Como se esperaba, los datos de empleo han seguido el guión y el impacto del coronavirus es muy notable en España. Solo por el impacto de la pandemia en la segunda mitad de marzo, a partir del anuncio y declaración del Estado de Alarmala cifra de afiliados a la Seguridad Social cayó casi un millón de personas. Concretamente, 833.979 personas, un 4,3 % menos. 

Esto dejó en España, a 31 de marzo, un número total de personas afiliadas a la Seguridad Social de 18.445.436. Según la estadística, es la mayor destrucción de empleo de la historia de España.

Y esto a pesar de que, hasta el 12 de marzo, el empleo aún evolucionaba
sumando afiliados, con 64.843 respecto a febrero. Pero la expansión del COVID-19 y el Estado de Alarma llevaron a que entre los días 12 a 31 de marzo se perdieran, en total, 898.822 afiliados.

Se trata de una situación que ha provocado a su vez un incremento del paro del 9%. Al término del mes, la lista de personas inscritas en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) sumó 302.265 nuevos demandantes en marzo respecto a febrero, un aumento del que tampoco hay precedentes en España.

El total de desempleados, sumando esta subida, se sitúa en 3.548.312. Con todo cabe matizar que en estas cuentas no entran los más de 600.000 trabajadores afectados por los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE). 

Mazazo en temporales y construcción

En cuanto al dato medio mensual de afiliados a la Seguridad Social, que es el que facilita el Gobierno habitualmente, el descenso es de 243.469 afiliados, siendo el segundo peor marzo de la historia solo por detrás del de 2009. 

La caída es mayor si se mira el dato desestacionalizado, con el efecto calendario corregido, que muestra una caída media de 415.800 afiliados, "un dato significativo y que rompe una tendencia que se ha mantenido en positivo desde noviembre de 2013", indica el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Con todo, llama la atención que son los contratos temporales los que más se extinguieron. Destaca con gran diferencia la caída de la afiliación en los contratos temporales, un 17,30%, mientras que el descenso en la ocupación ligada a contratos indefinidos es de solo un 1,92%.

Por sectores, los mayores descensos (desde el 12 de marzo) se registraron en construcción (-17,08%), hostelería (-14,27%), Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares (8,91%), Educación (-5,24%), Transporte y Almacenamiento (-4,76%). En cambio, las actividades sanitarias crecieron en 7.085 afiliados.

Los autónomos también sufrieron esta sangría. Aunque la media mensual la caída de afiliación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es testimonial, es a partir del 12 de marzo cuando tiene un impacto más elevado. A partir de entonces, la caída de trabajadores por cuenta propia afiliados es de 40.877.

ERTE

A pesar de que los ministerios de Seguridad Social y Trabajo no han proporcionado todavía el número de ERTE que se pidieron a lo largo del mes, sí que indican cuántos afiliados están afectados. 

Concretamente, se cifran en 258.645. Es decir, que uno de cada 100 afiliados por la Seguridad Social está afectado por un ERTE y sus prestaciones de desempleo y cotizaciones están siendo costeadas por la Seguridad Social