La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha anunciado este jueves que, en el marco de la negociación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), se ha acordado elevar el llamado 'contador a cero' de 180 a 196 días y aplicarlo durante todo 2021. Loque viene a significar que Díaz promete 196 días de paro 'gratis' el próximo año para los afectados por ERTE.

Noticias relacionadas

El 'contador cero' se refiere a que cuando los trabajadores están en ERTE, no se consume el tiempo de la prestación por desempleo. Es decir, se sigue manteniendo el derecho a cobrar la prestación por desempleo según el tiempo trabajado y cotizado.

Además, Díaz ha avanzado, en declaraciones a Telecinco, que se implantará una prestación para los trabajadores fijos-discontinuos por la falta de temporada turística, y ha insistido en que la prestación asociada al ERTE se mantendrá en el 70% de la base reguladora aunque transcurran seis meses.

La ministra cree que "se está cerca" de alcanzar un acuerdo para prorrogar los ERTE a partir de octubre y ha asegurado que su Departamento "se va a dejar la piel y no se va a levantar de la mesa" hasta conseguirlo. Este jueves hay una nueva reunión tras la de anoche, en la que no se logró cerrar un acuerdo global. "Me parece que estamos cerca, es cierto que hay matices, pero creo que estamos cerca (del acuerdo)", ha afirmado.

Díaz ha señalado que el plazo de vigencia de los ERTE no será cerrado y que todas las empresas que necesiten protección la van a tener. En este sentido, ha explicado que se sabe ya en qué sectores están los problemas (turismo, agencias de viajes, transportes, ocio, cultura, etc.), aunque entiende que "todo lo que está alrededor de ellos" debe quedar también protegido.

"Por ejemplo, la tienda de zapatos, los supermercados, las librerías... Ese perímetro hay que protegerlo y es muy difícil porque hay riesgo de que se nos quede fuera alguna actividad", ha apuntado la ministra, que ha añadido que es un momento complejo, porque se está en una transición, y que la cuestión ahora es "acertar" en el esquema de exoneraciones empresariales.

Díaz ha subrayado que nunca se ha puesto sobre la mesa proteger solo a determinados sectores y ha señalado que actualmente quedan en ERTE unos 740.000 trabajadores, la mayoría por fuerza mayor.

Redefinición de los ERTE por rebrote

La ministra ha insistido en que se está trabajando en "redefinir" algunas de las medidas, como los ERTE de rebrote. "Tenemos que pensar en un mecanismo hiperflexible para dar acogida a todas las empresas que nos pueda caer", ha señalado.

También ha dejado claro que hay "dinero suficiente" gracias a los fondos que se recibirán de Europa y ha cifrado el coste de la última nómina de los ERTE, en la parte que concierne al Ministerio de Trabajo (prestaciones), en 898 millones de euros.

"Los agentes sociales tienen los datos y los conocen y no nos debemos distraer con esto", ha apuntado la ministra ante la demanda de la CEOE de que se les ofrezcan datos "reales" sobre el coste de los ERTE.

Por otro lado, preguntada por cuántos trabajadores aún no han cobrado el ERTE, Díaz ha afirmado que en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) no queda ningún expediente colectivo y que puede haber personas que no hayan cobrado la prestación por errores de tramitación. "Con que exista un error en el DNI ya no se tramita", ha apuntado.

Escrivá habla de "café para todos"

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, por su parte ha señalado que no puede haber "café para todos" en el acuerdo de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) porque la pandemia "no afecta a todas las empresas por igual". Así lo ha apuntado en una entrevista a Antena3 donde ha afirmado que se debe tener un nivel de mayor focalización en los ERTE.

"El esquema que hemos utilizado funciona muy bien", ha apostillado, tras afirmar que es verdad que hay una nueva situación con los rebrotes y que, por ello, se quieren introducir elementos de flexibilidad "para que nadie que se vea afectado, se escape" de la protección.

Según Escrivá, el diseño que se está haciendo en el marco del diálogo social "contempla todas las situaciones". "Lo que hay que hacer es diferenciar, no todo el mundo necesita el mismo nivel de protección y apoyo", ha insistido.

De hecho, ha explicado que ésta es ahora mismo la principal discrepancia en la negociación con los agentes sociales. "Estamos dispuestos a dar ayudas vía prestaciones o exoneraciones para empresas afectadas, pero el nivel de apoyo y diferenciación no puede ser el mismo, porque el impacto es diferente", ha indicado.

También ha resaltado que se van a seguir protegiendo las rentas y al tejido empresarial "el tiempo que sea necesario mientras esta situación siga".

"Ya desde el principio de julio hemos visto olas que han ido y venido y lo que hemos podido constatar en muchos territorios es que la mayoría de los casos se han controlado y han sido compatibles con un nivel de actividad bastante alto", ha añadido.