El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) no gana para disgustos. Tras todos los retrasos sufridos en la tramitación y gestión de las prestaciones puestas en marcha por el Covid-19 por el alud de solicitudes, la extensión de los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) y su nueva formulación ponen nuevos problemas sobre la mesa.

Noticias relacionadas

Como adelantó Invertia en julio, los ‘nuevos’ ERTE suponen una importante carga de trabajo adicional para el SEPE, puesto que obliga a las empresas a informar mes tras mes de sus niveles de actividad y de ‘reactivación’ de trabajadores, cuestiones de las que las oficinas de empleo tienen que estar al tanto.

Esto provoca, a su vez, que la posibilidad de ‘errores’ en el sistema informático se multiplique, algo que ya está ocurriendo. Según ha podido saber este diario, el SEPE está reclamando a un número indeterminado de trabajadores "cobros indebidos" de prestaciones por valor de miles de euros a cada uno de ellos.

Una oficina de empleo en una imagen de archivo.

Así figura en el perfil del que disponen los trabajadores afectados en la web del SEPE. Y todo ello sin que hayan percibido dichas cantidades, tal y como indican a Invertia. Empresas con personas en esta situación se han puesto en contacto con el SEPE y, según cuentan desde el Servicio Estatal, todo se debe a ajustes informáticos que ahora mismo se están procesando.

Este problema se viene dando desde hace semanas. Así lo indica el que María José Gómez, asesora de la subdirección general de Prestaciones del SEPE, tuviera que dar explicaciones al respecto en el espacio Madrid Trabaja de Madrid Radio a mediados de junio.

Allí, Gómez precisó que la causa de estos "cobros indebidos" son “ajustes pendientes de procesar” por el sistema. Afirmó que estas situaciones se regularizarían en “próximos días”, sin que el SEPE vaya a reclamar las cantidades que figuran como "cobros indebidos" y que habitualmente su devolución se exigiría.

En esta cuestión también tienen que ver determinados errores en la actualización de la información que envían las empresas sobre sus trabajadores, según indican trabajadores del SEPE, un problema que ya se viene dando desde la primera extensión de los ERTE.

Más retrasos

Tras el alud de peticiones de prestación que las oficinas de empleo tuvieron que atender al principio de la pandemia, ahora tienen que gestionar los volúmenes de información a los que obligan los nuevos ERTE. Esto obliga a que gran parte del personal de estas oficinas se tengan que dedicar a ellos.

Esto provoca que las citas presenciales en las oficinas de empleo, recuperadas en la nueva normalidad, sufran importantes retrasos en muchas zonas de España. La media está, según voces de los trabajadores del SEPE, en al menos un mes