Los pagos de un empresario mexicano y fondos ubicados en Suiza se han saldado con dos regularizaciones fiscales por parte del Rey Emérito, Juan Carlos I. A la efectuada en diciembre, se suma una segunda declaración fiscal de 4.396.000 euros que este medio dio a conocer ayer en exclusiva.

Noticias relacionadas

Esta segunda regularización con Hacienda se ha producido "sin requerimiento previo" como ha detallado su abogado en un comunicado oficial. Este es el primer requisito para que la declaración tenga validez y se evite una infracción judicial o un posible delito fiscal. 

La nueva regularización reabre el debate sobre los fondos que el anterior rey de España habría recibido durante sus años como monarca. El nuevo pago efectuado deja en el aire algunas cuestiones sobre la relación del Rey Emérito con Hacienda y que ya ha sido cuestionada por Unidas Podemos

¿Qué significa regularizar?

Una regularización fiscal es un procedimiento que puede llevar a cabo cualquier contribuyente. Consiste en presentar una declaración completamentaria incluyendo partidas que en su momento no se incluyeron y pagando la cuota correspondiente del 20% en concepto de recargo, que entra en vigor cuando ha pasado un año, y de los intereses de demora.

Así, la regularización solo es válida cuando presenta la declaración y además realiza el pago correspondiente, algo que el abogado del Rey Emérito ya ha confirmado. Con este procedimiento, y tras la comprobación correspondiente de la Administración, el contribuyente evita recibir una posible sanción tributaria.

¿Cuándo se puede regularizar?

Este procedimiento puede efectuarlo cualquier contribuyente siempre y cuando no concurran ninguna de las tres situaciones siguientes: que no exista una notificación de la Fiscalía que haya abierto diligencias de investigación, que no esté en curso ninguna inspección por parte de la Agencia Tributaria, y que no haya ninguna denuncia por parte de la Fiscalía. 

Es decir, si es posible regularizar, como parece ser el caso, es porque no se ha dado ninguna de estas circunstancias. 

¿Qué se logra con esto?

Principalmente, se evita una posible sanción tributaria, así como las responsabilidades penales que se puedan atribuir. Sin embargo, esto solo sucede si la regularización es completa y veraz.

Una vez presentada la regularización fiscal, se procede a comprobar que la declaración no esté ya declarada, que no existan fondos o deudas relacionados y que no hayan sido incluidos. Esto es lo que permite certificar que es "completa y veraz" y que se puede dar por válida.

Tras la regularización presentada por el rey Emérito en diciembre, ahora corresponde a la administración tributaria la fase de comprobación. En este caso, lo que se debe determinar una vez presentada esta segunda regularización es establecer si la declaración corresponde a una materia diferente a la que ya efectuó en diciembre, en la que se hablaba de pagos en cuenta y el uso de tarjetas.

La segunda regularización efectuada por don Juan Carlos incluye también un análisis en esta línea, que determine si la nueva declaración entra en "colisión" de alguna forma con la ya presentada, y si esta última es también "completa y veraz".

Es decir, la Agencia Tributaria deberá investigar si los pagos procedentes de la Fundación Zagatka con los que se abonaron gastos del Rey Emérito son constitutivos de una nueva regularización separada de la ya efectuada, algo que se determina si son materias y partidas diferentes. 

¿Existe posibilidad de sanción? 

Si la regularización efectuada por Juan Carlos I es "completa y veraz", que es el factor clave para determinar que el proceso cuenta con la validez completa, no suponen ningún tipo de sanción económica. 

Sin embargo, en todo momento se deben hacer frente a los intereses de recargo y de demora en función del tiempo transcurrido. Desde Gestha apuntan que "una de las dudas que hay sobre este tema es el porqué la Agencia Tributaria a raíz de todo lo publicado no ha abierto ya una investigación".

En esta línea, si la Agencia Tributaria hubiera abierto investigaciones sobre el impuesto de la renta no podría regularizar nada sobre esos ejercicios si afectase a esos años. 

¿Qué pasa con las donaciones?

El pasado mes de abril, el rey emérito llevó a cabo una primera regularización, que efectuó ante la Comunidad de Madrid, no ante la Agencia Tributaria. Esto es así porque la declaración presentada en diciembre se hizo en concepto de donación

Ahora hay que comprobar que lo de ahora son pagos de la Fundación Zagatka si son comisiones o donaciones, algo que se espera se dé a conocer próximamente. Según ha declarado Álvaro de Orleans-Borbón desde Suiza, en este caso los pagos se hacen en concepto de viajes privados que Juan Carlos ejecutó como una "ayuda" porque "pertenezco a la rama familiar que, gracias a sus actividades en la industria italiana, tiene más medios a su disposición".

En este caso, la declaración se ha presentado ante la Agencia Tributaria porque afecta al impuesto sobre la renta. 

¿Se pueden hacer más regularizaciones?

Desde el punto de vista técnico, es posible hacer varias regularizaciones. No obstante, desde Gestha señalan que "no es habitual una cosa como esta". En caso de que se trate de cuestiones independientes y que cada una de las regularizaciones efectuadas sean completas, no habría problema en presentar nuevas declaraciones fiscales.