La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha adelantado que las previsiones del Gobierno apuntan a que el PIB español crecerá más de un 10% en el tercer trimestre, con unos datos de empleo que acompañan al asegurar que el número de afiliados a la Seguridad Social aumentó en 333.000 entre julio y lo que va de agosto.

Noticias relacionadas

La cifra de crecimiento está por debajo de la otorgada por la AIReF, que calculaba un repunte del 15,2% para el periodo.  

Durante la inauguración del curso 'El sistema financiero y la crisis del Covid 19. Retos y compromisos' organizado por la Asociación de Periodistas Económicos (APIE) y BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la ministra ha explicado que, para ello, es necesario que se controlen los rebrotes.

Recuperación asimétrica

En este sentido, Calviño ha reconocido que "a nadie se le escapa que la recuperación está siendo asimétrica". Aun así, confía en la recuperación de los próximos meses, apoyándose en la evolución del empleo y de medidas como los ERTE aprobados para ayudar a las empresas más afectadas por la crisis.

Respecto al mes de agosto, la ministra ha avanzado ese incremento de casi 333.000 las afiliaciones del Régimen General de la Seguridad Social y de casi 19.000 las del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) en comparación con el 30 de julio. Desde Economía matizan que esos datos (de julio y de lo que llevamos de agosto), hay que tomarlos con cautela, pues el último día del mes suele ser negativo por el fin de la temporada de verano. 

Desde abril, los datos de afiliación muestran un incremento de 440.000 trabajadores por cuenta ajena y de cerca de 60.000 en el caso de los autónomos, lo que hace que la cifra total de trabajadores por cuenta propia esté en línea con la registrada antes del estado de alarma.

No obstante, ha explicado que la recuperación del mercado de trabajo también está siendo asimétrica y que en Canarias y en Baleares la situación está siendo "difícil". Pese a ello, ha puesto en valor que el mercado laboral ha resistido de manera "muy reseñable" gracias a la flexibilización y al apoyo público que se ha dado a los ERTE.

Calviño ha hecho hincapié en que se ha conseguido preservar una buena parte del tejido económico para afrontar la fase de recuperación. "Todas estas medidas suponen un importante coste fiscal y necesitan un esfuerzo de la población para evitar una destrucción de empleo", ha remarcado.