Juan Antonio Gómez-Pintado (Madrid, 1959) es un referente en el sector español de la promoción inmobiliaria residencial. Con más de 35 años de experiencia, ha vivido crisis, recuperaciones y años de bonanza en la construcción.

Noticias relacionadas

Ahora, como presidente de Asprima y APCEspaña tiene la responsabilidad de defender los intereses de todos los promotores y constructores con las lecciones aprendidas además de cambiar la imagen del ladrillo que tan devaluada quedó tras lo ocurrido en los primeros años del nuevo siglo.

Con el turismo muy castigado, la construcción puede alzarse como un pilar sobre el que asentar la recuperación económica del país y resolver, también, grandes problemas, como es el acceso a la vivienda de los jóvenes.

¿Cuál es la salud del sector promotor en España a junio de 2020?

La situación no es mala. Son compañías poco apalancadas, con lo cual la salud financiera es correcta. Las entidades financieras han tenido bastante cuidado desde la salida de la crisis en torno a cómo se financia el sector. Dado el nivel de preventas que se exige ahora a los promotores (30-50%) para la concesión de préstamos, la salud es francamente buena.

Las ventas de lo que se entrega este año están prácticamente efectuadas y las del año que viene en un 60%, más o menos. En ese sentido, nos ha pillado de una manera totalmente diferente a cómo lo hizo en la crisis de 2008.

¿Cómo puede ayudar el sector promotor a la recuperación económica de España?

Según la ministra Calviño, la recuperación será una V asimétrica. Vamos a ver efectivamente si es así, con una profunda caída del PIB de aquí a final de año y una recuperación a partir del primer trimestre de 2021.

Los que más van a sufrir son el sector turístico, la restauración y algunos servicios. Mucho personal que estuvo trabajando con nosotros hasta 2008 fue a esos sectores porque no necesitaban demasiado reciclaje. En las condiciones económicas que está el sector y si el Gobierno toma las medidas adecuadas, podemos ser un gran generador de empleo y de actividad económica.

Podemos ser un gran generador de empleo y de actividad económica

Desde la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCEspaña) enviaron un decálogo al Gobierno de medidas para impulsar el crecimiento sectorial y la vuelta a la normalidad. ¿Cuáles son las más importantes?

Hay tres cuestiones fundamentales: medidas para el mercado de compraventa, para el mercado del alquiler y formación profesional. Ana Botín ya se ha hecho eco de la fórmula que hemos propuesto para el mercado de compraventa. Pedimos que el Estado conceda un aval del 20% al banco que no tendría que presentar hasta el momento de la subrogación de la hipoteca en la entrega de la vivienda (más o menos dentro de dos años). Así, la entidad bancaria podría extender hasta el 95% la hipoteca y damos la posibilidad de comprar una casa a un núcleo de población muy importante.

Botín ya se ha hecho eco de la fórmula que hemos propuesto para la compraventa. Pedimos que el Estado conceda un aval del 20%

Hasta ahora nos hemos centrado mucho en la vivienda de reposición dentro de la obra nueva y si el Gobierno decidiese apostar por esta fórmula estaríamos dando entrada a los jóvenes entre 25 y 35 años, que es el colectivo con mayores problemas de acceso a la vivienda.

Tenemos identificado con capacidad de pago a más de un millón de personas. En ese plan, hemos sido muy prudentes y solo hemos pensado en 350.000. Esto generaría, solo con el compromiso del Ejecutivo, que en el momento de la compraventa de todas esas viviendas se habrían devengado por parte de esos clientes un pago de 8.900 millones de euros, es decir, el Gobierno sin poner nada más que su compromiso ya estaría cobrando 8.900 millones de impuestos directos y casi 4.000 millones de euros en indirectos. Estaríamos dando cobertura a un desarrollo a 350.000 viviendas en tres años y generando 800.000 puestos de trabajo.

Grúas en una imagen de archivo.

¿Cómo afectará esta crisis al sector?

Dependerá de si realmente y finalmente el Gobierno toma estas medidas, porque puede ser la locomotora que lance de alguna manera la actividad económica del país sustituyendo en parte a esos sectores que van a sufrir más. Si no, será una recuperación más lenta.

¿Cuál es el mayor problema al que se enfrenta?

Lo que tenemos en general como sociedad es una crisis de confianza que no sabemos cuánto tiempo va a tardar en pasar. Hasta que no se supere, creo que todos que trabajar para recuperarla.

El nivel de preventa de obra nueva roza el 90% para 2020. ¿Se notará la pandemia en 2021?

Siempre volvemos a lo mismo. Si el Gobierno toma las medidas necesarias, la recuperación de la crisis será muy rápida (que yo creo sinceramente que va a ser rápida) o el impacto lo veremos a finales de 2020. En 2021, empezaremos a ver una recuperación de la economía, pero el Gobierno tiene que tomar las medidas adecuadas en todos los sectores con el dinero que vendrá de la Unión Europea para que la economía se regenere y reactive cuanto antes.

En las zonas más tensionadas como Madrid, Barcelona o Baleares, ¿qué se puede hacer para que los precios bajen?

Esto es la ley de oferta y demanda. En Madrid y en Barcelona, con la cantidad de demanda que hay y la poca oferta que tenemos, los precios se van a mantener exactamente igual.

En Madrid y Barcelona los precios se van a mantener exactamente igual

¿La incorporación del teletrabajo llevará a mucha gente fuera de las grandes ciudades?

Estoy viendo que las grandes compañías, en general, está tardando más tiempo en incorporar al trabajo directo y su personal y mucha gente está teletrabajando con plazos que van hasta septiembre. Por ejemplo, bancos o compañías eléctricas. Algunos de ellos le dan permiso para que no estén incluso en la misma ciudad donde está el centro de trabajo, con lo cual sí que se puede ver en algún momento.

¿Va a ser muy duradero? Depende de lo que pase en octubre, si hay rebrote y el porcentaje de afectados que tenga. Si hay rebrote parece que no tendrá el mismo impacto que estos meses anteriores por todos los avances médicos y protocolos de seguridad e higiene que ha adoptado todo el mundo.

La continuidad del teletrabajo depende en parte de lo que pase en octubre, si hay rebrote y el porcentaje de afectados que tenga

La tendencia será que progresivamente volvamos a los centros de trabajo y que en un porcentaje, cada empresa tendrá que ver cuál, se empieza a teletrabajar. A lo mejor sí que vemos gente que en parte de su jornada semanal o mensual empieza a hacerlo. Pero creo que todavía eso es muy incipiente y tenemos que ver aún cuál será el impacto.

¿En qué punto están las conversaciones con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para promover la colaboración público-privada?

Estamos en conversaciones no solo con ellos, sino también con el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. La colaboración público-privada ha llegado para quedarse. Están desarrollando ahora mismo todos los pliegos de condiciones (lo que no sabemos es cuándo saldrán los concursos), pero sí que se está trabajando en ello y nosotros como sector esperando las fechas para analizar las condiciones de los pliegos y los plazos para ir a los concursos correspondientes.

Los políticos desde siempre han estado muy receptivos a esta colaboración público-privada. Es un mensaje que empezamos a lanzar hace tiempo. Lo captaron enseguida. De hecho, PSOE y PP lo incorporaron en sus mensajes durante la campaña electoral y tanto en las actuaciones del Ministerio como el Ayuntamiento y Comunidad de Madrid todos tienen su programa de colaboración público-privada.

¿Sería más sencillo si las competencias de vivienda estuvieran centralizadas?

No. El Ministerio es propietario de suelo, al igual que las comunidades y los ayuntamientos. Cada uno tiene la posibilidad de generar sobre sus suelos una colaboración público-privada y si estuviera centralizado no sería mejor, sería igual.

Conceptos como 'build to rent', 'coliving' o 'senior housing' ¿han llegado para quedarse en España?

Creo que son conceptos novedosos, pero ni nuestra normativa ni nuestros planes generales están adaptados a esta nueva tipología de vivienda. Esto funciona muy bien en el mercado anglosajón, pero porque ellos tienen un grado de flexibilidad dentro de su planeamiento bastante mayor que el nuestro, que es muy rígido. Encontrar edificios o promociones que se puedan desarrollar con esta nueva tipología no es fácil. Creo que será bastante minoritario en España mientras las normas no se flexibilicen.

Creo que conceptos como 'build to rent' serán bastante minoritarios en España mientras las normas no se flexibilicen

¿Hay alguna iniciativa en este sentido?

Que yo conozca no. Estamos muy centrados en que por parte de las administraciones faciliten las concesiones de licencias y se acorten los plazos. Trabajamos más en esa línea. Creo que hay más problemas ahí que intentar sacar nuevos nuevos modelos, que por supuesto. No es nuestra prioridad en estos momentos.

En las licencias sí están dando pasos adelante para agilizar su tramitación.

Sí. Afortunadamente. Hemos estado mucho tiempo trabajando con diferentes ayuntamientos y comunidades autónomas, incluso con el Ministerio, sobre cómo se pueden agilizar todos estos procesos. Para nosotros lo más importante era cambiar procedimiento, pero no normativa. Si nos metemos a cambiar normativas, es más complejo.

Cambiar procedimientos, como ha hecho el Ayuntamiento de Madrid, donde ha optado por lo que antes tenía que tramitar en una sola licencia hacerlo por partes, nos ayuda muchísimo porque comienza la actividad mucho antes.

El concepto 'ladrillo' arrastra para mucha gente una connotación negativa. ¿Qué ha hecho el sector para cambiarla?

Desde que salimos de la crisis y empezamos a trabajar en APCEspaña, el nuevo equipo (2013) ha cambiado la imagen de nuestro sector,que para mucha gente era el causante de la crisis.

Hubo una crisis por exceso de liquidez, donde todo el mundo podía comprar de todo y no importaba endeudarse. Lógicamente, en las familias españolas una de las principales compras era la vivienda. Esto cambiará gracias a los pasos que estamos dando en dos líneas de trabajo. En primer lugar, hacia la industrialización. Dejar de pensar que una casa se hace 'ladrillo' a 'ladrillo' y que sea una industria como puede ser la del automóvil. Cada vez damos más pasos en ese sentido.

La industrialización mejorará la imagen del sector. Dejar de pensar que una casa se hace 'ladrillo' a 'ladrillo' y que sea una industria como la del automóvil

Por otro lado, en mostrar que el sector está muy concienciado desde el punto de vista medioambiental y que trabaja, como estamos haciendo, de la mano del Ministerio haciendo nuestras aportaciones para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Con el paso del tiempo y cuando se vea la labor que estamos aportando con nuestro trabajo y nuestras ideas, creo que poco a poco la sociedad irá cambiando el concepto que tiene de nuestro sector.