El paso a Fase 1 se ha confirmado como el gran punto de inflexión en la recuperación de la movilidad en España tras el confinamiento. Si tanto la semana pasada, como la anterior, Madrid y Barcelona quedaban rezagadas frente al resto de ciudades, el avance de ambas del pasado lunes ha provocado que lleguen a niveles de actividad más cercanos al de otras poblaciones que ya campan por la Fase 2. 

Noticias relacionadas

La tercera entrega del Estudio sobre la movilidad española de Invertia señala que el cambio entre fases no conlleva el mismo acelerón de la actividad. Así como el paso a Fase 1 ha supuesto incrementos importantes para todas las ciudades, el salto a la Fase 2 no ha significado un avance del mismo nivel.

Este estudio analiza el uso del coche y el transporte público entre el 27 de abril y el 25 de mayo en todas las provincias y en 10 ciudades españolas tras el confinamiento. En su realización se han combinado datos de las plataformas de movilidad de Apple, Google, Moovit, junto con la citada información del Ministerio Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, la de la DGT y la de todas las instituciones tanto municipales como autonómicas que han querido colaborar.

A nivel provincial, lo primero que salta a la vista es la citada recuperación de Madrid y Barcelona. Pese a que ambos territorios se sitúan aún a la cola de actividad el incremento en comparación a semanas anteriores es notable.

Entre las provincias con más movilidad encontramos que Ávila, Burgos, Orense, Soria y Zamora ya han recuperado más del 90% de la actividad. Tras ellas, 26 provincias ya han superado la barrera del 80%. En el lado contrario encontramos que sólo Madrid y Barcelona no alcanzan aún el 70% de los niveles previos al confinamiento. 

Bilbao y Valencia, a la cabeza en transporte público

Al acercarnos a la evolución de la movilidad dentro de las ciudades, tanto Bilbao como Valencia, que aún estaba en Fase 1, se muestran muy destacadas al resto, sobre todo en lo que respecta al uso del transporte público. Pese a que, como en todas las poblaciones analizadas, el coche se impone como opción de movilidad, en ambas la recuperación del transporte público ya supera la mitad de la actividad en comparación a jornadas previas al confinamiento.

Las urbes más cercanas en este sentido serían Palma de Mallorca y Vigo. Este segundo grupo sólo ha conseguido recuperar un tercio de la utilización del transporte público, casi 20 puntos porcentuales menos que en Bilbao y Valencia. Una distancia enorme que aún se acrecienta más al compararlas con las otras seis poblaciones analizadas, todas ellas por debajo del 30%.

El gráfico muestra como todas las ciudades se mueven más rápidamente de izquierda a derecha (incremento de tráfico) que de abajo a arriba (incremento de uso del transporte público). Para entender mejor esta evolución hemos trazado una diagonal entre los ejes X e Y.

diagonal-movilidad-25M

Cuanto más cerca está una representación de una ciudad de esta línea, más balanceada es la evolución del uso del coche y del transporte público. El avance por debajo de esta línea señala un mayor peso del automóvil respecto al transporte público. Si un punto cruza esta linea y pasa a la parte superior, el transporte público está creciendo con más fuerza que uso del vehículo individual en esa ciudad.

Esta visualización aún destaca más a Valencia y Bilbao como ciudades con un crecimiento más equilibrado entre coche y transporte público. Además, es reseñable como, con el paso a la Fase 1, Madrid, Barcelona y Málaga han conseguido adelantar a Las Palmas y Sevilla en lo que respecta al uso del transporte público.

En lo que respecta al uso del automóvil, el estudio señala que todas las ciudades ya han superado la barrera del 60% de recuperación. En este punto hay una novedad, algunas poblaciones que ya tenían un uso más intensivo del vehículo, como Valencia o Zaragoza, han frenado la velocidad de este incremento durante la última semana.

Pese a que hay que esperar a las siguientes semanas para confirmar esta tendencia, parece que, tras el rápido aumento de actividad de un número importante de ciudadanos, el resto se está produciendo de forma más gradual. Con el paso del tiempo podremos valorar mejor si cuestiones como el avance del teletrabajo o la ausencia de turistas tiene un impacto profundo en la movilidad de las ciudades. 

Madrid atrapa a Barcelona

El aumento de actividad muestra un patrón cada vez más similar entre Madrid y Barcelona. Tanto es así que, si semanas atrás la principal diferencia la encontrábamos en que el coche era significativamente más usado en la capital catalana, tras el paso a Fase 1 de ambas, Madrid ha recortado gran parte de esta distancia. El nivel de recuperación del vehículo privado llega al 63% en la Ciudad Condal frente a un 61% en el caso de la capital de España.

Al analizar el transporte público, todos los servicios han conseguido superar el 20% de actividad y muchos de ellos rondan el 25%. La notable diferencia respecto al uso del coche no se ha recortado con el paso a Fase 1 de ambas. 

En el caso del metro, las dos ciudades tienen niveles muy similares con una utilización algo mayor en Barcelona. El principal cambio lo encontramos esta semana en el incremento del Bus urbano donde la capital catalana ha tenido un avance mayor que Madrid. En concreto de 4,1 puntos. Por su parte, los autobuses interurbanos y los servicios de cercanías ferroviarios siguen registrando una recuperación de actividad mayor en Madrid que en Barcelona. 

En lo que respecta al volumen de desplazamientos a pie, esta semana vemos un cambio de tendencia. Existe cierto apalancamiento en Madrid y un ligero acelerón en Barcelona. Pese a ello, los madrileños siguen paseando más que los barceloneses. En concreto, Madrid registra una recuperación de los niveles previos al confinamiento un 11% más acentuada que Barcelona.

70% de España en Fase 2

Con el adelanto ayer del anuncio de cambios de fases, hasta ahora se anunciaba los viernes, el 70% de los españoles estará el próximo lunes en la Fase 2 de la desescalada. A los territorios que ya habían conseguido avanzar se incorporan la Comunidad Valenciana, Málaga, Granada, Toledo, Ciudad Real, Albacete, cuatro zonas sanitarias de Cataluña y una comarca de Castilla y León.

Unos 32 millones de españoles comenzarán junio ya en Fase 2, mientras que otros 15 seguirán en la etapa anterior. Tras este avance y viendo la evolución de los datos, es previsible que durante los próximos días el esfuerzo de las ciudades se centre en empujar parte de los usuarios del coche al transporte público. 

Ante la rápida escalada del automóvil, ayuntamientos como el de Madrid han puesto en marcha desde la vuelta de las zonas de aparcamientos de pago a un significativo aumento de las circulaciones tanto de autobús como de metro. La primera semana de junio será un buen momento para confirmar si estas medidas, sumadas a la recuperación de la confianza de los usuarios, permiten un mayor uso del transporte público.