Tino Fernández, presidente de Altia, lleva algo más de 30 años trabajando en el sector, 27 de ellos en la consultora tecnológica que dirige hoy en día. Y a pesar de todos los avances y transformaciones que ha vivido en estos años de carrera profesional, tiene claro que lo que vendrá en la próxima década será un cambio aún mucho mayor

En una entrevista con D+I, Fernández asegura que los próximos diez años serán un periodo de "grandísimas transformaciones" a todos los niveles, pero en particular para el sector empresarial gracias a la evolución de la tecnología. "Viene una década fantástica", asevera con entusiasmo.

En este sentido, señala que este primer año estamos "en medio de la niebla" por la incertidumbre generada por la crisis de la covid-19, pero aseguró que, cuando en 2030 miremos atrás, veremos que en los próximos diez años va a haber más cambios que en los 30 anteriores.

Fernández afirma que afronta este reto con "mucha ilusión" y tiene claro que las compañías no se van a beneficiar sólo por el mero hecho de que estos cambios pasen, sino que tienen que ser capaces de aprovechar las oportunidades y subirse a la ola sin que esta acabe con ellos

"La ola, cuanto más grande, más peligrosa. Y la ola que viene ahora es muy grande. Por ello, hay que llevarla bien, porque te puede hacer triunfar y te puede meter un revolcón de mucho cuidado", remarca el presidente de Altia. 

Apuesta por la digitalización

En este sentido, afirma que estamos en un buen momento para la transformación digital. Así, señala que, si algo bueno se puede sacar de la covid-19, que es mejor que no hubiera ocurrido, es que ha acelerado todo el proceso de decisiones relacionadas con la digitalización en las empresas. 

En cuanto a España, Fernández considera que, en general, el país va bien en su proceso de digitalización y tiene proyectos "muy buenos", pero apunta a dos aspectos que requieren mejoras: la digitalización de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y las capacidades y competencial digitales de la población.

Tino Fernández, presidente de Altia

El presidente de Altia destaca que la gran empresa española también ha hecho una apuesta grande por la digitalización con proyectos bastante potentes. Sin embargo, agrega que una característica "no tan positiva" del mercado empresarial español es la falta de empresas de tamaño medio

"Tenemos los grandes trasatlánticos y luego un montón de empresas de demasiado pequeñas", incide Fernández, que aboga por poner en marcha programas y caminos que permitan a esas pymes crecer y generar un ecosistema de empresas de tamaño medio en el país, gracias en gran medida a invertir en su digitalización. 

En cuanto a la administración pública, resalta que en España se han hecho grandísimos proyectos de digitalización a todos los niveles, algunos de referencia internacional, como el de la agencia tributaria o los sistemas sanitarios autonómicos.

Evidentemente, el que fuera presidente también presidente del Real Club Deportivo de La Coruña admite que siempre se puede hacer más y ve proyectos muy interesantes entre los presentados a los fondos Next Generation.

Capacitación digital

Otro de los puntos débiles de España es, según Fernández, la capacitación digital, no solo por la falta de tecnólogos, sino también en otro tipo de titulaciones o profesiones. Así, incide en que muchas veces la gente las identifica con programar, cuando va más de "ser capaz de entender qué puede hacer la tecnología por ti" y aprovecharlo. 

En este sentido, advierte de que el talento no es algo que se improvise o se compre hecho. Por ello, ve necesario adoptar medidas en diferentes campos, como el sistema educativo, lo que pasa por apostar por más titulaciones STEM y dar más peso a la tecnología en las otras carreras. "Lo tecnológico y lo financiero tienen que ser algo como la educación para la ciudadanía", afirma.

En esta línea, el presidente de Altia también añade que hay que tratar de captar a más chicas para que cursen este tipo de carreras y abordar así el problema de falta de mujeres en el sector tecnológico, que es común en toda Europa. 

Por otro lado, cree que hay potenciar mucho más la Formación Profesional, acabando con esa antigua idea de que la FP era el destino para los que fracasaban en la formación secundaria, y aboga por un plan de capacitación digital que vaya paralelo a la vida laboral de las personas.

Tino Fernández, presidente de Altia

"Tiene que haber muchas más oportunidades para aumentar las competencias digitales de las personas a lo largo de su vida laboral", remarca Fernández, quien incide en que no se trata solamente de generar personas con competencias, sino que después puedan aprovechar las oportunidades que surjan en un mercado laboral que ya es global.

¿Y que hace falta para retener el talento generado en ese mercado global? Fernández lo tiene claro: desarrollo empresarial y oportunidades profesionales. De lo contrario, pasará con la formación lo mismo que con las políticas de natalidad, que las inversiones que realizas en ello al final se pierden si las personas se van a otro sitio. 

La oportunidad de los fondos europeos

En esta apuesta por avanzar en el proceso de digitalización de España, Fernández considera que los fondos europeos Next Generation jugará un muy papel "muy importante", tanto por la cantidad, como por la apuesta que hace el plan español de recuperación, transformación y resiliencia por este campo, la mayor de todos los países europeos. 

"Los fondos son una gran oportunidad para convertir un momento coyuntural malo para el mundo en general, y muy malo para algunos sectores, en un momento estructural bueno, muy bueno", afirma Fernández, quien apunta además que hay una cartera "brutal" de proyectos que se están preparando para estos fondos. 

Por ponerle dos dudas a este proceso, el presidente de Altia menciona la falta de claridad que todavía existe en torno al mismo y el hecho de que históricamente en España hemos sido incapaces de invertir de forma totalmente correcta los fondos que Europa nos ha ido adjudicando en otro tipo de convocatorias pasadas.

En este sentido, reconoce que "gastar bien" estos fondos no es una tarea fácil. "Tirar el dinero lo puede hacer todo el mundo en veinticuatro horas, pero realmente tener buenos proyectos, ejecutarlos y que se conviertan en una realidad en los plazos de los que se habla va a ser también una dificultad", incide.

Asimismo, también apunta que estos fondos tampoco tienen que suponer un cambio radical del modelo productivo español, sino que hay combinar la apuesta por nuevos sectores en los que no estamos con "pasar a la siguiente pantalla" en los que ya estamos y han tirado de la economía del país, como el turismo.

Además, añade que, en un proceso como este, en el que la colaboración público-privada es fundamental y en el que ambos sectores van a realizar importantes inversiones, la confianza entre ambas partes es fundamental. Y además también es necesaria una colaboración "leal" entre administraciones en España y entre países, ya que se trata de desafíos tecnológicos globales. 

Crecimiento para Altia

Respecto al negocio de Altia, Fernández apunta que, una vez que la situación económica se está tranquilizando tras la crisis de la covid-19, la compañía se enfrenta a un mercado en el que no existe ya un problema de demanda, sino de "cierto atasco de la producción" y de dificultad de encontrar los perfiles altamente cualificados que se necesitan.

En este contexto, remarca que el objetivo de la compañía es seguir creciendo "por números enteros, y ni por decimales", y estar mucho más arriba de lo que están ahora. Además, añade que en Altia están un momento de reflexión del propio modelo de la compañía.

En este sentido, detalla que esto no significa que vayan a dejar de hacer cosas, sino que se están planteando la organización de la empresa y si realmente toda su actividad tiene que estar "en el mismo contenedor". "Estamos reflexionando si este dibujo que tenemos de compañía es el mejor para seguir creciendo como lo queremos hacer", incide. 

Por ejemplo, el presidente de Altia señala que no descartan incorporar aliados en algunas de las áreas de la empresa en las que puedan estar interesados en entrar, incluso en el capital de estas, para impulsar su crecimiento. 

En términos geográficos, explica que su objetivo es seguir creciendo en España, especialmente en Baleares o Canarias, ya que la compañía tiene una presencia desigual a lo largo del país. Internacionalmente, dadas las restricciones a los viajes, el futuro más inmediato pasa por hacer fuertes donde ya están, aunque con intención de plantearse más adelante tener ya presencia física directa con oficina en otros países europeos. 

Noticias relacionadas

Contenido exclusivo para suscriptores
1€/ 3 meses
EL ESPAÑOL e Invertia 3 meses 1€, luego 6,99€/mes Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información