El mundo está falto de talento en ciberseguridad. Y España no es ninguna excepción a este problema. De hecho, el último informe publicado por el Consorcio internacional de Certificación de Seguridad de Sistemas de Información (ISC2) cifra en casi 30.000 profesionales la brecha que existe en el país entre la oferta y la demanda en el campo de la ciberseguridad.

Noticias relacionadas

Para luchar contra este déficit de especialistas, el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (Incibe) lleva años trabajando en distintas iniciativas que fomenten el interés de la ciudadanía por una disciplina que es clave en todo en el proceso de transformación digital de la economía y que va a generar numerosos puestos de trabajo en los próximos años.

La última de ellas, que comienza mañana lunes, es Academia Hacker, una iniciativa de formación por equipos que busca fomentar de manera lúdica el aprendizaje en ciberseguridad a través de un entrenamiento continuado en el tiempo donde se formará a los participantes en distintas capacidades y habilidades técnicas.

La particularidad de esta nueva Academia lanzada por Incibe es que va dirigida a personas que tienen poco o ningún conocimiento en materia de ciberseguridad con el fin de despertar vocaciones, tanto en edades tempranas como en personas adultas, hacia un sector que ofrece una gran proyección futura y unas grandes oportunidades laborales. 

Así, la Academia, que está abierta a mayores de 14 años y de nacionalidad española o residentes en España, no solo va dirigida a jóvenes que puedan orientar su formación futura hacia el campo de la ciberseguridad, sino también a personas más mayores que estén buscando reinventarse profesionalmente o mejorar sus habilidades.

En una entrevista con D+I, la responsable de Talento en Ciberseguridad de Incibe, Sara García, apunta que han tenido muchas inscripciones de personas adultas, incluso mayores de 45 años, que quieren conocer cómo es eso de la ciberseguridad y tener unas primeras nociones sobre el tema.

La convocatoria ha sido un éxito y se ha superado el objetivo inicial, que preveía un número máximo de 400 equipos participantes de entre cuatro y ocho integrantes. Pese a que Incibe aumentó inicialmente el cupo de 'alumnos' para esta academia, quienes se hayan quedado fuera no deben preocuparse, ya que próximamente habrá nuevas ediciones

¿Cómo funciona Academia Hacker?

Academia Hacker se desarrollará entre los días 3 de mayo y 25 de junio de 2021 en formato online. Durante estas ocho semanas cada equipo tendrá que superar diferentes retos planteados con temáticas relacionadas con la ciberseguridad dentro de un escenario lúdico en el que pondrán aprender de manera práctica y divertida.

La iniciativa se ha planteado a modo de historia de detectives, en la que los equipos irán resolviendo pruebas en formato CTF (Capture the Flag), que se irán liberando cada dos semanas y, tras las cuales, se publicarán vídeos y documentos explicativos con las soluciones para que todos puedan aprender de la experiencia.

García explica que, antes de comenzar la Academia, los participantes se han descargado una máquina virtual con todos los retos inhabilitados, que se irán liberando. Además, los 'alumnos' podrán seguir accediendo durante el verano a estos retos para que puedan practicar en aquellos casos en los que no tuvieron tiempo de participar o en los que no contaban con las capacidades suficientes para encontrar la solución. 

Aunque se trata de una actividad colaborativa, en la que Incibe ha buscado compañeros de equipo a aquellos que se apuntaron de forma individual a la Academia, no es necesario que todas las personas estén conectadas todo el tiempo a la vez trabajando en los retos, sino que cada uno podrá practicar a su ritmo. 

Incibe ha diseñado cada reto para que un equipo tarde entre 30 minutos y dos horas en resolverlo, pero es evidente que unas personas tardarán más que otras y tendrán más dificultades. Para ellos, ha creado un sistema de puntos y pistas que da a la Academia un carácter de competición, pese a que, como incide García, se trata de un entrenamiento.

De esta manera, los participantes podrán gastar sus puntos para acceder a un máximo de tres pistas por reto. En Incibe consideran que con estas pistas será suficiente para resolver los distintos casos planteados, pero en caso de que no sea así los participantes tendrán acceso a la resolución a las dos semanas de su publicación, pero no puntuarán por él.

El origen de Academia Hacker

García afirma que, con Academia Hacker, Incibe responde a una demanda que les estaban haciendo desde hace tiempo tanto centros escolares como personas individuales, que solicitaban algún tipo de iniciativa que les permitiera practicar para las competiciones que el Instituto lleva tiempo realizando. 

En este sentido, admite que se han sorprendido por el interés que ha suscitado la propuesta, así como el alto número de inscritos para su primera edición. Por ello, la intención de Incibe es dar continuidad a la Academia e incluso ir añadiendo retos y nuevos niveles de dificultad. 

El objetivo final de Incibe con Academia Hacker es que haya más personas que profesionalmente se quieran dedicar a la ciberseguridad. Para ello, este proyecto supone "un primer paso" que permite a la gente conocer qué es la ciberseguridad y las diferentes actividades que engloba (escenografía, ingeniería inversa, codificación, etc.).

En definitiva, se trata de que la gente pueda entender en qué consisten las técnicas de seguridad y, si les gusta, poder luego empezar estudios formales en la materia, bien sean carreras universitarias o formación profesional para los estudiantes o cursos para gente que ya esté en el mercado laboral. "Es una actividad complementaria, no descarta la formación tradicional", incide García.

Para despertar ese interés por la ciberseguridad, la Academia plantea de los retos de forma "lúdica y divertida". De esta manera, según resalta García, buscan "llamar mucho más la atención" en torno a la ciberseguridad, ya que así es más fácil llegar a las nuevas generaciones que con métodos "más densos" como vídeos de charlas o prácticas. 

Así, apunta que en las competiciones de ciberseguridad se celebran todo tipo de gymkanas virtuales, en las que los participantes son detectives en busca de pistas para seguir avanzado hasta encontrar la solución. Así, dan a conocer una actividad en la que, según García, el trabajo del día a día tiene muchos componentes de investigación.

Falta de talento en ciberseguridad

Conseguir que más gente se interese por la ciberseguridad y decida formarse para trabajar en este campo ayudará a hacer frente a la falta de talento que existe desde hace tiempo en esta disciplina a nivel mundial. Un problema que la pandemia de la covid-19 no ha hecho más que agrandar. 

García señala que estudios de (ISC2) y de Gartner apuntan que el gap entre oferta y la demanda a nivel antes del covid-19 se situaba en torno a los tres millones de profesionales. Una cifra que los primeros estudios apuntan que la pandemia ha elevado a cinco millones, dado el auge de la digitalización en los últimos meses y la importancia que se le está empezando a dar a la seguridad en el mundo digital. 

En Incibe están trabajando ahora mismo en un diagnóstico sobre la situación del talento especializado en ciberseguridad España, pero, a pesar de no contar con cifras concretas aún, García apunta que la situación global es aplicable al país y el sector señala que no se están cubriendo todos los puestos que actualmente salen al mercado.  

Otro de los objetivos que se ha marcado Incibe es aumentar la presencia de la mujer en el sector de la ciberseguridad, donde, según los últimos estudios, ronda entre el 11% y el 24%. García apunta que, en general, todas las profesiones STEM tienen el estereotipo "muy marcado" de ser trabajos de hombres. 

Por ello, explica que en Incibe están trabajando con actores relevantes del sector y asociaciones de mujeres para conseguir que cada vez más chicas conozcan esta temática, la encuentren atractiva y decidan dedicarse profesionalmente a ello. Este es el fin de su programa 'Despega', orientado a impulsar y visibilizar a la mujer dentro del sector de la ciberseguridad.

En el caso de Academia Hacker, apunta que muchas mujeres se han inscrito para participar en la iniciativa, "y de todas las edades". De hecho, admite que les ha sorprendido el número de mujeres mayores de 45 años "que se quieren reinventar, que quieren probar o que tienen interés en esta temática y nunca se han atrevido a ponerse a ello".

Apuesta de España por la ciberseguridad

El Gobierno tiene previsto invertir más de 450 millones en los próximos tres años para el impulso de la industria de la ciberseguridad y la captación de talento. El Incibe será el encargado de articular este reto a través de nuevo Plan Estratégico 2021-2025, alineado con la agenda España Digital 2025 y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El plan se desarrollará a través de tres ejes principales: el impulso del ecosistema empresarial del sector y la captación del talento; el fortalecimiento de la ciberseguridad de los ciudadanos, pymes y profesionales; y la consolidación de España como nodo internacional en el ámbito de la ciberseguridad.

En este cotexto, el Incibe lanzará próximamente varios programas dedicados, por una parte, al emprendimiento a través de la colaboración público-privada, la capacitación tecnológica de las empresas y el impulso a la internacionalización, y, por otra parte, el impulso de la innovación en ciberseguridad a través de la compra pública innovadora.

Asimismo, García explicó que, en materia de talento, el Instituto ya ha lanzado iniciativas como las jornadas de espacios de ciberseguridad para centros escolares a todos los niveles educativos o los catálogos para potencializar y visibilizar la formación que existe en este sector. "Ahora mismo estamos haciendo muchas cosas, pero saldrán más", aseguró.