La ciberseguridad es uno de los diez ejes estratégicos de la Agenda España Digital 2025 lanzada por el Gobierno en julio de 2020, así como del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) presentado en octubre del mismo año, dado el destacado papel que ésta desempeña en el desarrollo sostenible y confiable de la economía digital.

Noticias relacionadas

Para que el proceso de digitalización y la hiperconectividad permitan lograr una transformación socioeconómica en términos de productividad y empleo, es necesario que esta transformación se haga en un entorno confiable y seguro por parte de ciudadanos y empresas.

A este objetivo se orientan todas las inversiones y reformas desarrolladas en el ámbito de la ciberseguridad dentro de los planes puestos en marcha por el Ejecutivo, que trabaja para impulsar este campo a partir del fortalecimiento de capacidades, el incremento del tejido empresarial y la creación de empleo

En este contexto, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, a través del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), ha abierto un proceso de solicitud de manifestaciones de interés para recibir propuestas que permitan el fortalecimiento de las capacidades de ciberseguridad de las pymes y el impulso de la industria de ciberseguridad.

El Plan Estratégico 2021-2025 del Incibe incorpora varias líneas de actuación orientadas, por un lado, a fortalecer las capacidades de ciberseguridad de las empresas españolas, con especial atención a las pymes. Por otro, busca impulsar el crecimiento y la internacionalización de la industria de ciberseguridad española, así como el incrementar y mejorar las capacidades de I+D+i vinculadas a la ciberseguridad e identificar, generar y desarrollar el talento en este sector.

Estas líneas de actuación se verán reforzadas en los próximos tres años por las iniciativas que Incibe desarrollará para el fortalecimiento de las capacidades de ciberseguridad y el impulso del ecosistema de ciberseguridad a través del PRTR, con una dotación económica que, en 2021, está cercana a los 260 millones de euros.

Para garantizar la consecución y eficiencia de las líneas de actuación recogidas tanto en el plan de recuperación como en el plan estratégico del Incibe, el Gobierno ha lanzado esta petición de colaboración público-privada, abierta hasta el 21 de abril, que permitirá identificar los instrumentos, iniciativas o actuaciones concretas y específicas para alcanzar los objetivos marcados.

En este proceso, se valorarán todas las propuestas que apuesten por el fortalecimiento de la ciberseguridad de las pymes españolas, que eleven su nivel de concienciación y capacidad y que impulsan la demanda de estos servicios por su parte.

Además, deben fomentar la divulgación y el conocimiento de la tecnología de ciberseguridad en el tejido económico y empresarial y mejorar la capacidad y resiliencia de las pequeñas y medianas empresas frente a las amenazas y los riesgos digitales.

Del mismo modo, las contribuciones deberán apostar por retos como la dinamización y el impulso de las empresas españolas de ciberseguridad mediante el emprendimiento, la internacionalización, la mejora de las capacidades de I+D+i, la identificación y generación del talento.

Las propuestas que se remitan en este proceso también podrán abordar cuestiones relacionadas con el desarrollo de servicios y soluciones competitivas que respondan a las crecientes necesidades de prevención, protección y respuesta a incidentes de ciberseguridad.