Javier Arnau Elena Arrieta Palacio

El próximo 14 de febrero, todos los ciudadanos catalanes están llamados a las urnas. La pandemia hará que esta campaña electoral sea diferente, con grandes mítines anulados y con más cantidad de actos telemáticos. Sin embargo, hay algo que no cambia: la ciencia, la innovación, la digitalización y el emprendimiento continuarán ocupando un lugar secundario en el debate político.

Noticias relacionadas

Son estas materias, no obstante, las que determinarán el futuro de nuestra sociedad y de nuestra economía. La tragedia de la Covid-19 ha evidenciado la emergencia de apostar por las ciencias de la salud, la trascendencia de una buena red de telecomunicaciones y la oportunidad que nos abre la capacitación digital.

“Aunque la gestión sanitaria del Govern, del Gobierno de España y de la propia UE, van a tener presencia en el debate público, todo los indicios apuntan a que los mensajes estarán centrados en poner en valor o desprestigiar, depende del caso, las actuaciones propias frente a la de terceros”, constata Guillermo Martín, director de Asuntos Públicos y Relaciones Institucionales de H+K Strategies.

Así, a día de hoy y a falta de pocos días de empezar las elecciones, “entre los programas electorales y las declaraciones de los candidatos, podemos ver que este no será un eje central de la conversación el 14F”, añade Martín.

Puntos de acuerdo y desacuerdo

En cualquier caso, cada uno de los partidos políticos candidatos tiene su propia aproximación a estas materias. El PSC es el partido que dispone de una propuesta más desarrollada, seguida de la del PDeCat. Concretamente, el ‘programa abierto’ socialista incluye un punto especifico (6) sobre conocimiento, innovación e industria con subapartados dedicados, por ejemplo, a la digitalización (aparece un total de 78 veces en el documento) y tecnología.

Podemos ver algunos elementos comunes entre los partidos. “La mayoría, aunque expresado de distintas formas, apuestan por la atracción de startups o centros de I+D+i en el territorio catalán, además de ayudar a la modernización y digitalización del actual sistema productivo”, avanza el directivo de H+K Strategies.

En este sentido, “ERC y JxCat apuestan por que Cataluña se convierta en un hub tecnológico referente europeo, mientras que PSC y PP recogen el guante de algunas iniciativas que piden destinar un mínimo del PIB a la innovación/ciencia. Siguiendo una linea similar, encontramos a En Comú Podem, aunque en este caso, el énfasis está puesto en el cambio del modelo productivo y las medidas de lucha contra el cambio climático”, resume.

Las formaciones coinciden también en la importancia de las telecomunicaciones. Durante un debate telemático organizado hace unos días por la Asociación Catalana de Ingenieros de Telecomunicaciones, Telecos.cat, quedó claro que todos los partidos tienen la voluntad de completar el despliegue de fibra óptica.

El más concreto fue Jordi Albert, de ERC, que anunció que, en caso de revalidar su posición en el próximo Govern, "en 2025 el 100% del territorio catalán tendrá fibra óptica y el 99,5% tendrá cobertura móvil". Considera que "donde no llega lo privado, tiene que llegar lo público".

Darío Castañé, de la CUP, fue más allá. Durante el debate, propuso crear un operador de telecomunicaciones público y "generar un ecosistema digital basado en el programa libre y reutilizable en empresas cooperativas y en la administración pública".

Esta formación presentó su programa electoral este miércoles. En él no se habla expresamente de una teleco pública, pero sí se contempla la nacionalización o intervención de “industrias estratégicas”. Además, es el partido más ambicioso con respecto al incremento de la inversión en I+D+i, y propone que solo la financiación de la investigación pública alcance el 3% del PIB. “Revertiremos la privatización de la investigación”, apuntó Castañé durante el citado debate.

"En Cataluña dedicamos el 1,52% del PIB a I+D+i cuando hace diez años era el 1,66%. Estamos desinvirtiendo", advirtió Alicia Romero, secretaria de Universidades e Investigación del PSE.

Ciudadanos, por su parte, mantiene su posicionamiento como 'partido de los emprendedores', con una propuesta apoyada en las mejoras fiscales. "No haremos ciencia infusa. Aplicaremos incentivos fiscales, ayudas a la innovación y ayudaremos a quien emprende, a quien apuesta por una startup", dijo Dimas Gragera en este evento.

E insistió: "Tenemos 18 impuestos propios en Cataluña y lo más sangrante es que complican la vida a las empresas, a los ciudadanos y al emprendedor, pero no tienen un retorno importante en cuanto a recaudación. Es repelente que haya partidos muy abiertos a las TIC y que luego están a favor de la tasa Google".

Por otro lado, el partido naranja celebró el 16 de enero el primero de sus encuentros telemáticos sobre ciencia, de la mano de varios expertos de este campo. Llamó la atención por su escaso -incluso nulo- tono político, ya que su contenido fue técnico. “La pandemia ha recordado a mucha gente la importancia de la ciencia y de la investigación”, apuntó la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante la introducción.

La bajada de impuestos es también el mensaje fuerza del Partido Popular para estas elecciones. Ayer en el acto de arranque de la campaña, en Castelldefels, el líder del partido Pablo Casado no se refirió a las materias que hoy nos ocupan, salvo para atacar la gestión sanitaria llevada a cabo por el candidato socialista y ya ex ministro de Sanidad, Salvador Illa

En sentido opuesto, ERC propone "que todas las empresas que usan datos paguen un gravamen porque es evidente que sacan rendimiento económico gracias al uso de datos", dijo Albert. La CUP, de su lado, propone instaurar una 'tasa Covid' a grandes patrimonios personales y grandes empresas.

Reviviendo el 'decretazo digital'

El separatismo 2.0 también entra en escena en esta campaña electoral. "Queremos una República digital, no un decretazo digital", afirmó durante el debate Jordi Puigneró, en representación de JxCat. El actual conseller de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat se refería así a un decreto ley del Gobierno central aprobado en noviembre de 2019 gracias a los votos de PSOE, PP y Ciudadanos por el cual el Ejecutivo puede intervenir comunicaciones incluso sin orden judicial en algunos supuestos concretos.

ERC, en la misma línea, definió ese decreto como "una coacción directa contra la soberanía digital y tenemos que promover una intervención directa".

Por último, la opinión de Marc Arza, candidato del PDeCat a la demarcación de Tarragona, invitaba a la reflexión. "Es verdad que es bueno ganar capacidad de gestión. Pero sus propuestas hablan más de una autarquía que de una soberanía y eso tendría poco sentido en un mundo que aún está muy globalizado".

En su programa electoral, el PDeCat dedica un capítulo entero a “los cuatro retos globales que, sí o sí, tenemos que afrontar”. Entre ellos, la sociedad del conocimiento, la digitalización y la movilidad sostenible.

Como últimas ideas destacadas y diferenciales de los partidos, cabe reseñar que, en octubre de 2020, el conseller Puigneró (JxCat) anunció la inversión de 18 millones de euros en la 'Nasa Catalana', con el lanzamiento de dos satélites durante 2021. La inversión se extenderá durante un lustro. Según sus cuentas, se generarían 1.200 puestos de trabajo.

También VOX se presentará a las próximas elecciones del 14F, si bien no disponen de propuestas específicas conocidas respecto de la digitalización o la I+D, ni en su programa 'Diez medidas para Cataluña'.

Oportunidad perdida

En definitiva, “pese a que la situación de este año debiera haber obligado a que hubiera un debate sobre políticas públicas muy intenso, eso no ha ocurrido”, corrobora Nacho Corredor, socio director de la consultora beBartlet.

Es una oportunidad perdida para abordar asuntos de máxima trascendencia social y económica, y de proponer planes concretos de inversión en elementos estructurales. La conversación política se ha quedado atascada en la confrontación y el debate superficial que también protagonizó los comicios en 2019.

“Catalunya tiene que decidir si pasa página a diez años perdidos en el procés o si inicia una nueva etapa en la que la Catalunya emprendedora e innovadora vuelve”, responde a D+I Francisco Polo, Alto Comisionado de España Nación Emprendedora. En las elecciones generales, Polo fue en las listas del PSC como número 2 de Meritxell Batet por Barcelona. 

Pese a todo, Corredor cree que el debate sobre estas materias de futuro se intensificará próximamente, alrededor del desarrollo y la solicitud de los fondos europeos Next Generation. Asimismo, este experto recuerda que “se están dando pasos muy importantes a nivel institucional en materia de ciencia e innovación”. Estas actuaciones “se están notando a nivel presupuestario, a pesar de que todavía no forman parte de la conversación pública”.