Mónica Villas, asesora de tecnología y docente.

Mónica Villas, asesora de tecnología y docente.

#SOMOSMUJERESTECH

¿Innovar para sobrevivir?

27 noviembre, 2022 02:34

Durante los últimos meses, los temas recurrentes en mis conversaciones con distintas empresas e instituciones han girado alrededor de la necesidad urgente de transformación e innovación y la correspondiente falta de talento para lograrlo.

Basta con ojear diariamente las noticias económicas para darnos cuenta de la alta volatilidad del mercado, cada día desaparecen y surgen nuevas empresas mientras que otras irrumpen sorpresivamente en mercados en los que antes ni siquiera planeaban estar.

Un reciente estudio de McKinsey señala que las personas tendremos una vida mucho más larga que la vida media de las compañías. En los años 60 la vida media de las empresas del S&P 500 era aproximadamente 60 años y actualmente se sitúa en menos de 18 años. McKinsey estima que en 2027 el 75% de las firmas actuales serán compradas, se unirán a otras o simplemente desaparecerán.  Así pues, la transformación y la innovación ya no son solo retos importantes para cualquier empresa, se han convertido en herramientas para sobrevivir.

Si nos centramos en la innovación, como motor de la transformación de las empresas, es en particular la innovación abierta, según los expertos, la que proporciona mayor valor y mejores resultados en la transformación de las compañías.

La innovación abierta, cuya creación se atribuye a Henry Chesbrough en 2003, se basa en la idea de que el conocimiento puede encontrarse en cualquier sitio y de ahí la necesidad de identificarlo e incluirlo como motor de la transformación. Se trata de utilizar estrategias de distintos tipos para encontrar el conocimiento esté donde esté y utilizarlo para responder a los nuevos retos a los que cada día se enfrentan las empresas.

En definitiva, una de las claves de la innovación abierta es fomentar la colaboración. Hemos sido testigos recientemente durante la pandemia de ejemplos de colaboración para innovar, donde Siemens puso a disposición su red de fabricación aditiva para cualquier dispositivo médico necesario o como Ford colaboró con United Auto Workers, GE Healthcare y 3M para construir ventiladores. Estos son sólo algunos de los muchos ejemplos de cómo la colaboración es clave a la hora de resolver nuevos retos y hacerlo de manera más rápida.

A día de hoy, ninguna empresa cuestiona que la innovación abierta es uno de los mejores motores de transformación, sin embargo, el reto para la mayoría de las empresas es como implementar este tipo de innovación y hacer que funcione de manera continuada. De esta manera, han surgido multitud de herramientas, empresas o consultoras especializadas en innovación abierta, que permiten a las organizaciones avanzar en este ámbito.

Desde mi experiencia, una de las maneras más efectivas para progresar es la creación de los llamados ecosistemas de innovación, los cuales están formados por universidades, organismos públicos, centros de innovación, aceleradoras, incubadoras y todo tipo de empresas que tienen como objetivo común innovar mediante la colaboración conjunta.

Los ecosistemas de innovación permiten que cada una de las entidades que lo forman aporten lo que mejor saben hacer y son clave para fomentar la colaboración entre las entidades que participan en ellos, asimismo pueden ser el mejor entorno para que surjan nuevas empresas a raíz de esta colaboración, así como disponer de una financiación para ello. Son numerosos los ecosistemas de este tipo creados en España, y esto está contribuyendo a que la innovación abierta sea, cada vez más, una realidad y suponga un progreso económico para la economía española. Un estudio de Caixabank señala que "2021 ha sido un año de crecimiento para las start-ups con crecimientos destacados en volumen y actividad y un aumento en la financiación recibida a pesar de las incertidumbres del mercado". Aún nos queda camino por recorrer si nos comparamos con otros países, pero los avances están siendo muy significativos. 

Algunos ejemplos, de este tipo de ecosistemas son:  Lanzadera,  propiedad de Juan Roig que desde 2013 ha impulsado a más de 800 empresas innovadoras y ha realizado una financiación para la innovación de más de 20 millones de euros; Innsomnia,  en la que más de 35 empresas han desarrollado sus procesos de innovación abierta, trabajan con más de 6000 startups internacionales y están especializados en áreas como Blockchain, Ciberseguridad o IA;  o  Unirisco,  que lleva más de 20 años incentivando la creación de nuevas empresas tecnológicas en Galicia, junto con la colaboración de compañías como Inditex, Abanca o Santander. Estos son sólo algunos ejemplos de la multitud de ecosistemas en España que resultan imprescindibles para el continuo crecimiento de la innovación.

Otra de las claves de la transformación de las empresas, es la utilización y adopción de nuevas tecnologías, que se suelen denominar como disruptivas o exponenciales. El informe ONTSI (Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad) destaca que las empresas han incrementado su transformación gracias al uso de tecnologías como Cloud, análisis de datos, inteligencia artificial e internet de las cosas.

Esta última es la que más ha crecido, siendo adoptada por un 28% de compañías lo que supone un crecimiento del 11% frente al año anterior. La IA se posiciona como motor del desarrollo económico, aunque su crecimiento es mucho menor. El empleo de Big Data ya está presente en un 11% de las compañías y una de  cada tres empresas en España, ya utiliza servicios de Cloud, tecnología que ha experimentado un crecimiento del 4% respecto al año anterior. Aunque no es la única, la falta de talento en determinadas tecnologías se señala como una de las razones clave para la adopción de esta tecnología.

Esta carencia de talento está suponiendo, en muchos casos, una competencia feroz entre empresas por los perfiles más demandados. Además, está siendo un reto para los departamentos de recursos humanos, que en los últimos años también han tenido que reinventarse para realizar una mejor identificación y gestión de ese talento. Por un lado, se está convirtiendo en una prioridad la creación de nuevos incentivos dentro de las empresas para la retención de determinados perfiles y por otro se ha vuelto imprescindible la transformación de las capacidades de las plantillas tanto en disciplinas tecnológicas como en habilidades para innovar.

A este respecto, las empresas están invirtiendo en formaciones a medida en estas tecnologías para sus empleados así como en la realización de iniciativas de innovación que contribuyan a la generación de este conocimiento (pruebas de concepto, retos de innovación, creación de formaciones internas entre empleados, etc.).

Volviendo a lo anteriormente comentado, muchas empresas optan también por participar en ecosistemas de innovación, no solo para fomentar la innovación abierta, sino como motor de creación de nuevas capacidades en sus equipos, así como de identificación de nuevo talento.

En definitiva, en la transformación de las empresas va a ser clave establecer una cultura de colaboración que facilite la innovación. Por supuesto, cambiar la cultura dentro de las empresas no es una tarea fácil, requiere tiempo y los analistas la identifican como una de las áreas más complejas de abordar a la hora de transformarse.

En mi experiencia como líder de equipos en una gran empresa tecnológica, este cambio de cultura requiere además de tiempo, cambios a distintos niveles. Por un lado, en el tipo de líderes, que deben ser modelos a seguir que impulsen la innovación y colaboración a todos los niveles, además de tener en sus prioridades el hacer crecer y retener el talento. Y, por otro, se requieren cambios estructurales en las organizaciones de las empresas, que hasta hace muy poco han estado acostumbradas a trabajar de manera aislada en silos.

Por tanto, es imprescindible contar con una estructura orgánica flexible, que facilite la comunicación y la colaboración. También avanzar hacia una gestión diferente de los incentivos económicos y de promoción que deben estar también orientados a la colaboración. Como decía el célebre Alexander Graham Bell, "grandes descubrimientos y mejoras implican la colaboración de muchas mentes".

*** Mónica Villas, asesora de tecnología y docente.

Ahora en portada

Recreación del metaverso de la Universidad de Vigo.

La universidad y el metaverso: "Es momento de investigar 'por qué' y 'para qué' aunque cometamos errores de bulto"

Anterior
Itziar Epalza Urkiaga, directora general de la Red de Parques Tecnológicos de Euskadi.

Los Parques Tecnológicos de Euskadi, protagonistas de la transición energética

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2023 El León de El Español Publicaciones S.A.