El Instituto Palacios, dentro del campo de la mejora de la tecnología aplicada a la salud, ha anunciado este miércoles la ampliación de sus tratamientos con la introducción de la silla electromagnética, una novedosa tecnología que proporciona a aquellas personas que sufren de pérdidas de orina o de incontinencia urinaria una solución cómoda y no invasiva.

Noticias relacionadas

Tal y como explica esta clínica, la silla electromagnética actúa restaurando el control neuromuscular, fundamental para la reeducación muscular del suelo pélvico, que puede verse afectado con la pérdida de tonificación en las mujeres menopáusicas o tras el parto.

El objetivo de esta nueva técnica es mejorar el control y la capacidad de contracción de los músculos pélvicos, favoreciendo una respuesta rápida y coordinada frente a esfuerzos y la tonificación de las paredes vaginales.

Se trata de una herramienta que también está indicada para personas con sobrepeso, que padecen estreñimiento o para mujeres que realizan deportes que requieren de una gran presión intrabdominal.

"La incontinencia urinaria es de dos a cuatro veces más común en mujeres que en hombres y aumenta exponencialmente con la edad. No se trata de una patología que conlleve riesgos vitales, pero sí deteriora de manera significativa la calidad de vida del paciente", asegura el doctor Palacios, director del Instituto Palacios.   

Conviene explicar que el suelo pélvico está compuesto por músculos, tendones, huesos, nervios, arterias y venas que sostienen el abdomen, el aparato digestivo, urinario y reproductivo.

La disminución del tejido elástico, la reducción del tono del músculo liso o las lesiones musculares ocasionadas en el parto son algunas de las causas que pueden contribuir al desarrollo de problemas como la incontinencia, la sequedad vaginal o las molestias en las relaciones sexuales en las mujeres.  

En este sentido, fortalecer el suelo pélvico es fundamental para prevenir y mejorar el control neuromuscular. "Se ha demostrado que la rehabilitación muscular del suelo pélvico reduce los episodios de incontinencia urinaria en entre un 54-72% y las tasas de mejoría en entre un 61 y 91%", continúa el Dr. Palacios.  

El especialista en salud de la mujer señala que la eficacia clave de la silla electromagnética se basa en la energía electromagnética focalizada. También explica que en una sola sesión, en la que la persona permanece sentada, induce, de manera indolora y no invasiva, miles de contracciones musculares supramaximales del suelo pélvico equivalentes a 1.000 ejercicios de Kegel. De esta manera, se puede observar una mejoría desde la primera sesión. 

Por su parte, la doctora Ramírez, directora del Departamento de Investigación Clínica y Responsable de la Unidad de Láser en el Instituto Palacios, asegura que "la silla electromagnética es una forma sencilla de cuidar y rejuvenecer nuestra zona íntima".   

A pesar de que el tratamiento no se puede realizar si la paciente tiene algún implante metálico o durante la menstruación, desde el Instituto Palacios se ofrecen también otros servicios de cuidado, desde ejercicios y estimulaciones hasta tratamientos médicos o quirúrgicos con profesionales médicos especializados.