Justo en la semana en que se filtraba el borrador de la futura regulación europea sobre inteligencia artificial, el think tank español centrado en este asunto -We The Humans- celebró su segundo encuentro anual. Una cita que, debido a las restricciones por la pandemia, se celebró en un formato híbrido para toda la comunidad de personas interesadas en que las tecnologías de vanguardia se desarrollen en base a los criterios humanistas y éticos que representan los valores europeos.

Noticias relacionadas

El evento fue inaugurado por Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. Artigas repasó la Estrategia Digital 2025 del Gobierno y se detuvo especialmente sobre la ENIA (Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial), un documento, que “contempla no sólo el avance científico, tecnológico y empresarial, sino que abarca también el desarrollo ético y normativo”.

En ese sentido, recordó que aspectos como el sello de calidad de sistemas basados en IA es algo imprescindible y anunció la creación de un Observatorio del Impacto Social de los Algoritmos, dependiente del ONTSI. Carme Artigas también anticipó también un proyecto de Data para el Bien Común en línea con el concurso de We The Humans.

Carme Artigas, durante el II Encuentro de Inteligencia Artificial y Ética de We The Humans

En el turno de réplica, el presidente de We The Humans -Juan Ignacio Rouyet- recordó la misión y objetivos de este grupo, que pretende reflexionar sobre la evolución de la tecnología y su impacto en la ética y en la sociedad.  Sobre la inteligencia artificial, recordó, “está experimentando un importante crecimiento en inversión a pesar de la pandemia, con un aumento de fondos del 9,2% el año pasado, en sectores tan críticos como el farmacológico, el educativo o el del vehículo autónomo, entre otros”.

En palabras de Rouyet, quien mantuvo un diálogo filosófico junto a José María Lassalle, las compañías empiezan a recuperar rentabilidad de su inversión en IA, pero al mismo tiempo “se presentan nuevos retos, como la traslación de la investigación al negocio, la concentración en manos de unos pocos y la indiferencia de grandes compañías ante los retos éticos”.

A su vez, Ángel Niño -concejal de Emprendimiento e Innovación del Ayuntamiento de Madrid- anunció la inminente creación del primer centro de inteligencia artificial especializado en Madrid, en pleno centro de la capital (Chamberí) con foco "no sólo en startups, empresas e investigadores, sino también en la divulgación de esta tecnología entre toda la sociedad". El propósito, detalló Niño, es dar a conocer las bondades de la IA entre la ciudadanía en general y avanzar en la formación en habilidades dentro de este campo.

Los tres proyectos ganadores

En el marco de este encuentro se anunciaron los tres proyectos liderados por emprendedores, startups y grandes empresas que utilizan inteligencia artificial con fines sociales que resultaron ganadores del II Concurso de IA con Fines Sociales –The Good Algorithms-, entregados por el mismo think tank.

‘IA para la Detección de Incendios’ es el nombre del primer proyecto que logró el premio en la categoría Emprendedores. Su propuesta ofrece un desarrollo para detección de incendios forestales a partir de imágenes mediante el uso de algoritmos supervisados basados en SVM (vectores de apoyo). La solución permite su uso en tiempo real, aplicando sobre video los modelos generados a partir de imágenes.

El proyecto SmartDypsnea recibió el galardón de categoría Startups. Sus creadores presentan una solución de detección de saturación de oxígeno a través de la voz, utilizando IA. La solución incorpora diferentes fuentes de datos para enriquecer y aportar valor a la solución que emplea redes neuronales y que en su despliegue cuenta una arquitectura serverless dinámica y basada en cloud que permite escalar fácilmente.

En la categoría de iniciativa consolidada el proyecto ganador resultó Covid 19 City Sentinel, de SUEZ. La solución permite realizar un seguimiento de la evolución del SARS-COV-2 y sus variantes a través del análisis de aguas residuales y otras fuentes de datos. El jurado ha valorado la capacidad de esta iniciativa para anticipar las posibles apariciones de nuevos brotes con sus algoritmos, trabajando de forma preventiva y no reactiva, lo cual se considera un gran avance y aportación social. Presentan una herramienta que aporta valor y ayuda en la difícil situación de toma de decisiones de la administración en este contexto de pandemia.

Experiencias reales

El avance de la implantación de IA en los distintos sectores se analizó en la mesa redonda que antecedió a la entrega de premios, con la presencia de Alberto Estirado, CIO de HM Hospitales; Carlos Rebate, Director de Transformación y Procesos de Negocio de Securitas; y Javier Delgado, Director General del área comercial y digital del Grupo Iberostar.

El máximo responsable del área tecnológica de HM Hospitales destacó el gran impulso que ha supuesto la pandemia para un sector “que estaba más retrasado que la media antes del impacto del Covid-19 y que de pronto tuvo que incorporar la telemedicina, predecir la evolución de la pandemia e investigar tratamientos y hacer seguimiento de pacientes en medio del más absoluto de los caos”, señaló. A su juicio, el reto más importante ha sido la gestión del dato, y en ese contexto pusieron en marcha el proyecto Covid Data Saves Lives, mediante el cual pusieron a disposición de toda la comunidad científica los datos de los 20 hospitales de HM de forma anónima para el avance en la investigación del fin de la pandemia.

Para Carlos Rebate (Securitas) el uso de la IA y de los datos es fundamental para detectar intentos reales de infracciones y robos y diferenciarlos de otros falsos avisos; y poder de esa manera extraer patrones. La compañía gestiona 150 millones de señales de alarma al año y es necesario “pasar de una seguridad física con muchas limitaciones a una tecnológica con unas posibilidades mucho más interesantes”, señaló.

Por último, Javier Delgado (Iberostar) explicó la tarea que están acometiendo de dinamización de la gestión del dato dentro de la organización que contaba con una cultura “antigua y obsoleta en esta materia”. El directivo explicó que, a pesar del tremendo impacto en su negocio como resultado del cierre de los hoteles durante la pandemia, “las inversiones no se han recortado para el año 2021 con el fin de reconvertir e incorporar tecnologías del dato en la compañía”, concluyó.

*** Ejercicio de transparencia: El autor de este artículo es miembro del think tank We The Humans.