Transformar el conocimiento adquirido como ingeniera sénior en grandes tecnológicas como Facebook, Instagram o Amazon para fundar una startup con una filosofía radicalmente distinta: “Usar la tecnología para hacer que la gente se sienta mejor, más sana” y, además, sea capaz de comprender todo el proceso. Este es el objetivo de la española Lola Priego, fundadora de Base, una startup de healthtech en EEUU.

Noticias relacionadas

El ambicioso reto de esta joven emprendedora era crear un ecosistema a partir de un modelo suscripción de pruebas de laboratorio en el hogar para ayudar a las personas a mejorar patologías relacionadas con el sistema digestivo, la fatiga mental o el estrés, entre otros problemas de salud.

Para ello, esta ingeniera apuesta por la aplicación de la ciencia de datos, que tanto emplean las grandes tecnológicas con otros fines, para innovar en el cuidado de la salud, enfocado, sobre todo, en explicar al usuario tanto los síntomas como los tratamientos para trasladar ese conocimiento.

El punto de inflexión

“Me dejó de motivar trabajar en el lado de ingeniería y tecnología porque ponía mis esfuerzos en que la gente compre más, en que hubiera más publicidad o marketing o en que la gente pasara más tiempo con su teléfono. Personalmente, esta misión no me atraía mucho”, reconoce Lola Priego en una entrevista con D+I.

No obstante, admite que era atractivo para una joven ingeniera como ella trabajar con estas grandes tecnológicas, pero, con el paso del tiempo, se percató de que le “faltaba algo más”. Por ello, se lanzó al reto de emprender y en un país como Estados Unidos.

Este es un mercado para el que tiene un ambicioso objetivo: “Crear un sistema de salud que pueda dar soporte desde casa y ayudar a las personas a saber qué tienes que comer, qué suplementos puedes tomar, cuándo tienes que comer”.

Priego apunta que, al dejar las tecnológicas, buscó empresas que tuvieran misiones alineadas con este uso de la tecnología para ayudar a personas en el cuidado de su salud. Así aterrizó como jefa de ingeniería de Cor, una startup “pequeñita” especializada en el desarrollo de dispositivos médicos, pero seguía pensando que faltaba por desarrollar ese sistema de salud que anhelaba, por lo que se decidió a fundar Base.

Adoptar principios tecnológicos a la salud

No obstante, Priego no reniega de su pasado y asegura que se ha quedado con los “principios inspiracionales” asumidos en las grandes tecnológicas por las que ha pasado. “En Amazon aprendí mucho en cómo estar obsesionado con el usuario, que es algo que le hace mucha falta al sector de la salud”.

Por ejemplo, ha mantenido esa preocupación de Amazon por la atención al cliente, por su experiencia en el proceso y, sobre todo, por la seguridad del mismo. “Aprendí mucho sobre customer service y sobre el modelo del cliente en el centro” de la estrategia.

Así, en su paso por Facebook e Instagram, Priego destaca su aprendizaje para “desarrollar un producto divertido para que el usuario quiera pasar tiempo aprendiendo sobre algo mientras usa ese producto”.

El reto es “lograr traer estos principios tecnológicos al sector de la salud”, desde la seguridad y preocupación por la experiencia del usuario hasta ser capaz de atraerlo y engancharlo para usar sus dispositivos.

Del proyecto beta al mercado

Así, entre septiembre de 2020 y febrero de este año, la startup de Lola Priego lanzó en fase beta su tecnología al mercado para probar la aceptación entre los usuarios, ya que su modelo de negocio se dirige directamente a ellos (B2C por las siglas business to consumer) a través de un sistema de suscripciones.

El 9 de febrero de 2021 Base, que está respaldada por la aceleradora de empresas tecnológicas TheVentureCity, ha dado el salto definitivo al mercado y ya cuenta con “unos cientos de usuarios” suscritos a su sistema de test y recomendaciones.

Priego explica que los siguientes pasos se van a centrar en el producto para que “la experiencia sea clara y sencilla” para que el paciente, a partir de un síntoma, pueda trazar con ayuda de la tecnología de Base la hoja de ruta para dar el soporte a ese problema de dieta, sueño o estrés.

Por último, otro de los focos futuros está en el blog para generar contenidos centrados en el usuario para aportarle conocimiento y formación para comprender los síntomas que pueda tener.