El lector interesado en conocer qué se cuece a lo largo y ancho de la geografía española en materia de innovación y tecnología ya sabrá, a estas alturas, que Galicia está peleando por ser referente en muchos ámbitos.

Noticias relacionadas

Estos frentes abiertos, recordemos, tienen que ver con la aviación no tripulada, con el salvamento inteligente en el mar -precisamente gracias a sistemas de movilidad autónoma- y con la revolución tecnológica en los astilleros.

En todos estos campos se han venido realizando avances significativos. Y más que se van a poder seguir haciendo gracias a un elemento cohesionador que les unirá a todos: el 5G. También en el desarrollo de esta tecnología está dando pasos interesantes la región.

Recientemente, Gradiant -Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia- ha anunciado que acaba de poner en marcha el primer gran centro de ensayos y pruebas de la nueva tecnología 5G en la región, con una inversión inicial en I+D+i de 1 millón de euros y el objetivo de captar más de 10 millones en inversiones.

El proyecto tiene la finalidad de atraer a una de las 10 grandes multinacionales tecnológicas, para que instalen una planta en Galicia, y con las que Gradiant ya ha iniciado contactos. Lógicamente, no ha querido dar ni siquiera pistas sobre cuál puede ser.

El nuevo centro mantiene líneas de colaboración con el laboratorio universitario 5G de la Universidade de Vigo, lo que generará sinergias y evitará duplicidades.

En resumen, aprovechando el músculo tecnológico de la región, su centro tecnológico de referencia ha decidido que el desarrollo 5G debe dar un salto cualitativo y debe darlo en Galicia.

"No es una oleada más"

Su director general, Luis Pérez Freire, explica a D+I que el 5G "no solo es una oleada más de la tecnología; ya ha comenzado el despliegue pero lo cierto es que aunque haya cobertura y tengamos los primeros dispositivos disponibles, aún es necesario mucho trabajo para aprovechar el potencial en la industria".

Y ahí es donde Pérez Freire reconoce que, analizando lo que están avanzando ciertos sectores, se puede producir la 'tormenta perfecta' gracias a este nuevo laboratorio.

"Galicia es una de las regiones pioneras en el desarrollo de pilotos 5G, con diferentes aplicaciones de uso, gracias en parte a la gran concentración de empresas tecnológicas. Este tipo de propuestas nos permiten un trabajo constante en el que aprendemos cada día para mejorar el desarrollo de la tecnología", resumen.

Aterrizando en campos como el de la aviación no tripulada, el director general de Gradiant sonríe al imaginar el futuro, en el que los taxis aéreos ya no son una ensoñación sin fundamento.

"El Polo de Aviación No Tripulada y el 5G se necesitan mutuamente en Galicia para catapultar a la región a un liderazgo mundial. Estamos ante una apuesta muy potente por el sector porque va a tener un gran crecimiento tecnológico y económico. Con el 5G, este sector lo llevamos a otro nivel, más cerca de las ciudades", admite.

Astilleros y emergencias en el mar

Lo mismo sucederá, lógicamente, en las diversas aplicaciones de desarrollo de proyectos de salvamento marítimo o de los astilleros 4.0.

En el primer caso, D+I ya dio cuenta en su día del proyecto MAR-1, una iniciativa desarrollada por IMATIA y encaminada a garantizar la seguridad de los tripulantes de las embarcaciones de todo tipo gracias a la tecnología -embarcaciones, drones o helicópteros de pilotaje autónomo, sensorización de sistemas...-.

En el segundo caso, el proyecto F4AST capitaneado por Navantia, avanza en la reconfiguración de la construcción de embarcaciones gracias a la tecnología, para hacerla modulable y automática. La rapidez del 5G será clave para sus próximos pasos.

Se deduce, pues, que tanto el nuevo laboratorio privado de 5G como el público ya existente, podrían ser clave para que estos proyectos no solo pervivan sino que permitan convertir a Galicia en un referente.

En este tipo de centros, según explica Luis Pérez Freire "se debe dar apoyo tanto a los que quieren usar 5G como a los que lo están desarrollando a través de diversas aplicaciones. Nosotros facilitamos un espacio de pruebas, porque normalmente los ensayos no se pueden hacer ya a nivel comercial".

En este sentido, admite que "es imposible que un laboratorio concreto de 5G pueda abarcar todas sus aplicaciones por eso es muy interesante la especialización". Lo explica en relación, precisamente, a estos sectores especializados emergentes en la región gallega.

En resumen, "Galicia pasará de ser solo uno de los bancos de prueba del 5G a ser actor principal en el desarrollo de esta tecnología y en este sentido será clave elegir en qué usos nos queremos especializar".

Cooperación con 200 compañías

En este sentido, Gradiant trabaja habitualmente en cooperación con unas 200 compañías gallegas en el desarrollo de I+D+i aplicado a los principales sectores económicos gallegos.

El nuevo laboratorio de Gradiant, que estará a pleno rendimiento en el primer semestre de este año, cuenta con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación, así como de la Xunta de Galicia y de la Unión Europea, dada la experiencia de Gradiant en la investigación y desarrollo de la nueva tecnología 5G. La plataforma se centrará en el estudio, diseño, desarrollo y validación de tecnologías de quinta generación y otras futuras.

Además del objetivo de captación de plantas de producción de software y hardware, Gradiant pondrá al servicio de todas las tecnológicas gallegas (sus principales clientes objetivo) este banco de pruebas para que puedan optimizar y dimensionar sus ensayos en 5G.

El laboratorio 5G se ubica en las instalaciones de Gradiant en Vigo y dispone equipos de última generación y especialistas en tecnologías celulares, de red y radio, además de expertos en ciberseguridad, inteligencia artificial (IA), algoritmia, internet de las cosas (IoT, en sus siglas en inglés), análisis de datos a gran escala, diseño de hardware o desarrollo de software.

Este proyecto cuenta con la experiencia de Gradiant, que desde su constitución, ha desarrollado iniciativas para más de 200 compañías de Galicia, especialmente pequeñas y medianas empresas. Con una plantilla que ronda los 100 empleados, en 2020 registró unos ingresos de 5,3 millones de euros. 

Gradiant ha concluido desde el 2007 más de 340 proyectos con empresas y organismos de 30 países, entre las que se incluyen Boeing, Eleven Paths, Microsoft, Navantia, Samsung o entidades como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Toda una garantía para los sectores emergentes y disruptivos que comienzan a poblar Galicia.