La industria forestal gallega está viviendo un momento dulce en lo que se refiere a su eclosión dentro del ecosistema tecnológico. El sector está considerado uno de los más potentes de la región y es por ello por lo que la administración pública y la iniciativa privada están tratando de transformarlo con vistas al futuro.

Noticias relacionadas

En la actualidad, en esta comunidad autónoma está previsto el desarrollo de 91 proyectos y 40 acciones formativas en este sentido que acabarán movilizando más de 17 millones de euros, según las previsiones de la Xunta de Galicia.

Y todo ello, en parte, gracias al apoyo de la Xunta, que ha aportado este año 5,5 millones de euros. En concreto, este apoyo económico va dirigido a 59 proyectos para favorecer la renovación tecnológica de la primera transformación; a 24 proyectos para fomentar el uso de la madera en la construcción, en la rehabilitación y en la producción y diseño de envases; y a 8 proyectos para la segunda transformación.

El compromiso de la Xunta con la industria forestal se reforzará el próximo año con un aumento del presupuesto de la Agencia Gallega de la Industria Forestal (Xera), que alcanzará los 22,5 millones de euros, y que permitirá continuar con los programas para el fomento de la construcción en madera pero también impulsar nuevas líneas de ayudas para favorecer los procesos de digitalización y trazabilidad de la madera certificada.

Hace unos días, el director de Xera, Ignacio Lema, acompañado del delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, visitó en Xove la empresa Forestal Díaz Casariego, que fue una de las beneficiarias de la orden de ayudas convocada por la Vicepresidencia económica y Conselleria de Economía, Empresa e Innovación para favorecer la renovación tecnológica en la primera transformación.

Tal y como explicó el director de Xera, esta línea tiene como objetivo promover inversiones en tecnologías forestales, procesado, movilización y comercialización de productos forestales en el sector de la transformación y comercialización.

Se trata de uno de los sectores estratégicos para el desarrollo económico del medio rural y para la consolidación y diversificación de su tejido empresarial. Actúa, además, como un elemento que contribuye a fijar población en estos ayuntamientos.

Importancia de la biofilia

La importancia que se le da en Galicia al sector forestal también se demuestra en cómo la administración está atenta a cualquier innovación que se produce en el sector. En este sentido, el propio director de la Agencia Gallega de la Industria Forestal (Xera), Ignacio Lema, participó recientemente en la inauguración del webinar sobre la importancia de la biofilia organizado por los clústers de la Madera y el Diseño y de la Salud de Galicia, donde se presentó el manual Lugares públicos de estancia con carácter biofílico.

En su intervención, el director destacó que el diseño biofílico representa una oportunidad para el desarrollo de la industria forestal gallega ya que la madera, como elemento natural, es un recurso esencial en este ámbito. Se trata de un concepto relativamente novedoso  que profundiza en la relación entre el uso de materiales naturales en el diseño y la arquitectura con beneficios en la salud, bienestar y confort de las personas. Por eso apuesta por espacios abiertos, variables, y verdes con presencia de plantas, agua, tierra, piedra y madera.

En este sentido, la Xunta trabaja por promover el uso de la madera en espacios públicos, centros sanitarios o escuelas infantiles, como ya hizo con los proyectos de A Galiña Azul de A Estrada, el PAC de A Laracha o el centro de salud de O Porriño, entre otros.

En este objetivo de apoyar la transición ecológica y hacer un mejor aprovechamiento de los recursos naturales, como la madera, el presupuesto de Xera crecerá un 70% en 2021 para desarrollar iniciativas que fomenten la construcción en madera, así como procesos de digitalización y trazabilidad de la madera certificada y las equipaciones y actividades del CIS Madera, explicó Lema.