Respecto de la información difundida bajo el titular Los dedazos de la SEPI y el retraso en las ayudas públicas, JOSÉ MARIA ORIHUELA quiere realizar las siguientes consideraciones:

Noticias relacionadas

El origen de la complicada situación de la compañía es muy anterior a mi llegada y mi gestión, por el contrario, ha mejorado considerablemente el status heredado y una prueba de ello es la entrada del fondo de apoyo a la solvencia para empresas estratégicas (FASEE), que no hubiera podido legalmente “rescatar” a Duro Felguera si no fuera así. Durante nuestra gestión hemos resuelto numerosos problemas heredados, especialmente en los proyectos legacy, es decir, hemos saneado notablemente el balance pero todavía quedan complicadas situaciones por resolver.

El incluir como condición del rescate el nombramiento de un nuevo CEO no tiene nada que ver con la gestión realizada por mi equipo, la cual ha permitido implementar, entre otras actuaciones, una nueva estructura organizativa, diseñar un plan de viabilidad (incluyendo un nuevo plan financiero y un nuevo plan comercial), la refinanciación de la deuda bancaria, la obtención de una línea de avales, la obtención de liquidez suficiente para relanzar el plan estratégico y, en definitiva, la operación del FASEE, evitando el concurso de acreedores y generando una nueva oportunidad de viabilidad a la compañía. Así lo han entendido los inversores y accionistas, manifestándose en la evolución de la cotización de la acción desde marzo de 2020 hasta la fecha actual.

No he emprendido ninguna batalla contra nadie, simplemente, espero que la empresa cumpla con sus obligaciones contractuales con respecto a mí, como con respecto a cualquier persona que trabaje o preste servicios para ella.

La totalidad de las decisiones relevantes que afectan a la compañía han sido adoptadas por unanimidad en el consejo de administración. Es decir, no ha existido una gestión paralela o independiente por mi parte al margen del resto del consejo de administración. No ha existido mala praxis en mi gestión de la refinanciación de la deuda sino todo lo contrario, ni tampoco mi gestión o la de mi equipo ha provocado incumplimientos en el contrato de Argelia.

Además, mi equipo consiguió, en junio de 2020, la obtención de medidas cautelares para evitar la ejecución de los avales y como parte de las condiciones que impuso el juez para otorgar dichas cautelares, tuvimos que interponer un arbitraje contra el cliente en Argelia.