El impacto ocasionado por el Covid-19 y la consecuente bajada de emisiones de CO2 ha puesto sobre la mesa la necesidad de afrontar la descarbonización de la economía en España. Para ello, EL ESPAÑOL ha reunido a un grupo de expertos que ha apelado a la unión de acciones entre gobiernos, desde nivel europeo hasta local, y por el consenso político, clave para las crisis económica y climática actuales.

Noticias relacionadas

Así lo han puesto de manifiesto los participantes del evento online Cómo aprovechar el momento y descarbonizar la economía, organizado por EL ESPAÑOL y Acciona. La cita ha contando con los testimonios del director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja; el senior manager de regulación de Acciona, Pablo Alcaraz; el director general de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), Juan Virgilio Márquez, y el consultor en microeconomía e investigador del Oxford Institute for Energy Studies, David Robinson.

Una cita en la que se han puesto de relieve los desafíos globales por los que pasa ahora la humanidad. Más allá del Covid-19, la sociedad se enfrenta al calentamiento global, la pérdida de ecosistemas o la contaminación. “Ahora estamos eclipsados por el coronavirus pero tenemos una crisis económica y social”, ha destacado Daniel Calleja.

En este punto, los participantes han coincidido en que los planes a futuro pasan por el papel de la Unión Europea (UE) frente a la sosteniblidad, desarrollo sostenible o el cumplimiento de la Agenda 2030. “No podemos cometer los errores del pasado. Europa ha demostrado que es posible crecer y reducir emisiones”, ha puntualizado.

Precisamente, ven que la recesión que se avecina es comparable con tiempos de posguerra por lo que se hace necesario un cambio de modelo productivo porque las consecuencias del actual son “inasumibles”. Han apostado por cambios coyunturales y estructurales con medidas a corto y largo plazo y con la estrategia verde como eje principal. “El compromiso de UE lo tenemos, pero tenemos que compensar con políticas nacionales”, ha considerado Pablo Alcaraz.

Para los expertos, la prioridad estructural debe ser que Europa sea un territorio climáticamente neutro en 2050, objetivo que pasa por una responsabilidad social y económica. “El Covid-19 ha destacado la importancia de los cambios estructurales”, ha opinado David Robinson mientras ha propuesto un comité independiente de expertos que dé continuidad a la elaboración y ejecución de medidas.

“Tenemos que trabajar en el origen: la transformación del sistema de transportes y edificios, la renovación de los sectores, estimular la investigación o cambiar el comportamiento individual de los ciudadanos”, ha sugerido Daniel Calleja. “Necesitamos herramientas de consenso, a largo plazo y concretar en el día a día, que apuesten por las nuevas generaciones para que adopten un nuevo modelo de consumo", ha opinado Juan Virgilio Márquez.

Subastas renovables para dinamizar el sector

Preguntados por las futuras subastas de energías renovables, los representantes de Acciona y la Asociación Empresarial Eólica las han valorado por ser una herramienta capaz de dinamizar el sector y que el Gobierno debería impulsar. Sin embargo, ambos han puesto el acento en la importancia de un diseño diferente el cual condicionará su avance y efectividad.

“La clave es el diseño: conocer la cantidad de proyectos que se hacen, no el precio”, ha expresado Pablo Alcaraz a la par que ha apostado por establecer requisitos de precalificación contundentes para asegurar que los actores de las subastas tienen voluntad de construir. También ha optado por instaurar mecanismos de control para que los proyectos se hagan en tiempo y forma.

En el lado contrario se ha situado David Robinson quien solo ve necesario las subastas renovables si el mercado en sí no funciona. Por ello, ha optado por hacer reformas de mercado para que las subastas no se hagan y, como consecuencia, no tengan efectos sobre el precio para el consumidor.

Ley de Cambio Climático

Respecto a la nueva ley de Cambio Climático, los expertos han elogiado su impulso al ser clave para fomentar y garantizar la necesaria transición energética. “Tiene objetivos ambiciosos y es muy positivo en líneas generales aunque con áreas de mejora” ha dicho Pablo Alcaraz quien ha reclamado un mayor desarrollo de la fiscalidad.

A juicio de Juan Virgilio Márquez, la importancia reside tanto en darle apoyo parlamentario como en aportar seguridad a los inversores para que se configure un marco a la hora de desarrollar. “Necesitamos simplificar mecanismo y ser más ambiciosos en fiscalización pero la llegada de la ley supone un punto de inflexión”.

“El consenso político es clave y preocupa que no lo tenga. Es una ley que entra en detalle en sectores”, ha expresado David Robinson. En su opinión, es aquí donde está la relevancia de crear un comité de expertos para “ofrecer continuidad en el tiempo y dar confianza a los actores implicados”.

En línea con las acciones del Ejecutivo central, los participantes también han elogiado el plan de impulso para la automoción, “necesario” por la envergadura de la crisis económica. Pese a ello, han propuesto un mayor papel protagonista para la movilidad limpia y eléctrica mientras que han reclamado que se siga avanzando en esta senda.

Más crítico ha sido David Robinson quien ha echado de menos un papel clave para las familias con menor renta y los límites de emisiones. Igualmente, ha añorado una mayor transparencia en el plan para el sector.