Harry Kane durante el partido del Tottenham ante el Brighton

Harry Kane durante el partido del Tottenham ante el Brighton REUTERS

Fútbol FICHAJES

La renovación de Kane pone celoso a Eriksen

Poco antes de comenzar el mercado de verano, el Tottenham cumplió con uno de sus grandes objetivos: renovar a Harry Kane. El conjunto inglés amplió el contrato de su gran estrella ante el interés del Real Madrid. El equipo blanco tenía en mente el nombre del punta para reforzar su delantera de cara a esta temporada pero los spurs consiguieron blindarle, haciendo que los madridistas se echasen hacia atrás.

Esto al principio fue una gran noticia para los ingleses, pero con el paso de los meses, está maniobra para retener al punta le puede salir muy cara al club londinense. Según The Sun, esto ha puesto celosos a varios futbolistas del Tottenham quienes demandan un aumento de sueldo como el que recibió en su día Kane.

Según afirma dicha publicación, los jugadores que quieren ganar más dinero son Christian Eriksen, Toby Alderweireld y Danny Rose. Con su nuevo contrato, Kane gana ahora unos 222.000 euros a la semana, una cifra a la que se quieren acercar los citados futbolistas. 

Harry Kane con el Tottenham.

Harry Kane con el Tottenham. EFE

Dicho medio informa que los tres jugadores están buscando unos aumentos salariales de alrededor del 40 por ciento, pero que Daniel Levy, el presidente del Tottenham, se niega a igualar los salarios de otros clubes importantes. De esta manera, se presentan unos meses convulsos alrededor del equipo inglés.

Además, cabe señalar que las situaciones de los tres son diferentes. Según el citado medio, Eriksen no se comprometerá con un nuevo acuerdo hasta que el club mejore su nivel salarial. De todos, el único que está dispuesto a quedarse en los spurs sería el danés.

Rose y Alderweireld podrían irse

El lateral izquierdo estaría frustrado con los términos actuales de su contrato y estaría desesperado por marcharse en el próximo verano. El central estaría en una situación parecida al carrilero inglés. De hecho, el holandés ya estuvo a punto de irse este verano al Manchester United