Cadena Ser ya trabaja en la confección de la parrilla de la próxima temporada con el objetivo de ajustar y engrasar las piezas más que con el de cambiar voces. Fuentes de la emisora consultadas por EL ESPAÑOL, indican que en la cadena hay tranquilidad pese a los malos datos del EGM registrados en abril, principalmente por los buenos resultados económicos en lo que va de año y la gran valoración que están teniendo sus informativos en el periodo electoral.

Noticias relacionadas

En abril, la emisora registró 3.987.000 seguidores, perdiendo 152.000 oyentes desde noviembre del año pasado. La Ser bajó de la barrera psicológica de los cuatro millones con caídas en casi todas sus franjas más emblemáticas: su programa estrella Hoy por Hoy perdió 120.000 oyentes, La Ventana de Carles Francino ganó apenas 3.000 seguidores y Hora 25 de Àngels Barceló se dejó 31.000.

Por su parte, los programas deportivos de Cope se quedaron a la menor distancia histórica de Cadena Ser. Tiempo de Juego superó a Carrusel en la media de todo el fin de semana por tercera vez en nueve años y El Partidazo se quedó a solo 110.000 oyentes de El Larguero, que cayó nuevamente a mínimos históricos. El programa deportivo de las noches marcó un nuevo mínimo histórico con 771.000 oyentes, 78.000 menos que en noviembre.

La continuidad de Manu Carreño, en el aire

Datos que han hecho que algunas voces pidan cambios de calado, en especial en las mañanas de la emisora. No obstante, la planificación de los directivos de la Ser liderados por el histórico Daniel Gavela se están decantando por la continuidad de sus voces. De hecho, según han indicado fuentes de la emisora a este diario, la única duda para la temporada que comienza en agosto es la continuidad de Manu Carreño, el presentador de El Larguero que sustituyó en junio de 2016 a José Ramón de la Morena.

Según ha informado El Confidencial Digital y ha podido confirmar EL ESPAÑOL, Carreño ha acusado el agotamiento de tener que presentar los deportes en Cuatro, de comentar partidos en Mediaset y de dirigir su propia productora Supersport, lo que le ha hecho replantearse su presencia en la radio. Carreño ha transmitido estas sensaciones a los dirigentes de la Ser y -según las fuentes consultadas- a día de hoy su salida de la emisora está más cerca que la renovación de su contrato.

Carreño termina su contrato este verano y su primera intención es no seguir presentando diariamente El Larguero, aunque en la Ser no lo dan todo por perdido e indican que “está todo en el aire”. Lo cierto es que otras fuentes indican que lo más probable es que Carreño siga ligado a la emisora aunque con menores responsabilidades y apariciones más esporádicas en antena.

Buenos resultados económicos

¿Y Pepa Bueno? Fue la gran señalada de los malos datos de abril, pero en la Ser insisten en que su continuidad no está en discusión. Herrera le pisa lo talones, pero en Gran Vía 32 consideran que su programa todavía tiene recorrido y que con algunos ajustes podría volver a remontar el vuelo y mantener el liderazgo. Lo mismo pasa con el resto de los presentadores.

La tranquilidad de Cadena Ser pasa por dos motivos fundamentales: el económico y la valoración de sus informativos En el primero de los casos, la caída de audiencias no ha contagiado los buenos resultados económicos. Según comunicó su casa matriz, Prisa, a la CNMV, en España la publicidad de Prisa Radio (que además incluye a todas las cadenas musicales) en el primer trimestre creció un 10%, con una mejora del 13,6% en publicidad nacional y del 8% en la local. En total, los ingresos publicitarios de la emisora llegaron a los 40 millones de euros en el periodo.

En Prisa consideran que estos resultados económicos validan el modelo de negocio y la parrilla de Cadena Ser, más allá de caídas puntuales en el EGM, lo que se suma a la cobertura informativa de las elecciones que se han registrado en el año, la que ha tenido una gran valoración en sus oyentes, según informes internos de la cadena.