La administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, ha anunciado este jueves en el Congreso de los Diputados que presentará su dimisión cuando haya nuevo Gobierno tras las elecciones del próximo 28 de abril.

Noticias relacionadas

Durante su comparecencia en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para el Control de RTVE, ha recordado que ella aceptó este puesto "para dos o tres meses", es decir, "para un periodo muy provisional" y esa sigue siendo su intención. "No espero estar más que un tiempo muy determinado", ha apuntado.

Así, ha aclarado que presentará su dimisión "inmediata" al nuevo Ejecutivo que surja de los comicios de abril. "Podrá aceptarla o no", ha añadido, antes de recalcar que su intención "no es atarse a la silla en ningún momento" ni seguir en su puesto "a costa de lo que sea". "Es un trabajo al que me he enfrentado con toda mi buena intención, con todos mis conocimientos y con todos mis deseos de hacerlo lo mejor posible", ha indicado.

Sin embargo, el PP no quiere que la marcha de Mateo se retrase hasta después de las elecciones porque, según el portavoz popular'en esta comisión, Ramón Moreno, bajo el mandato de la administradora única "no está garantizada la neutralidad, objetividad e independencia" en la campaña electoral de los próximos comicios.

"Pleitesía al PSOE"

"Sería bueno que diera un paso atrás y quitarse de en medio", le ha reclamado el diputado, para enumerar lo que considera un "penoso" paso de Mateo por la dirección de la Corporación.

El PP ha hablado de "manipulación, "baja calidad informativa", "purga de trabajadores" o "ausencia de proyecto viable" y ha puesto como ejemplo del mandato de Mateo la "atención exagerada y sin precedentes" a la presentación del libro del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Moreno ha denunciado lo que considera una "subordinación y pleitesía descarada" hacia el PSOE y un uso "partidista" de un servicio público. Así, se ha mostrado "preocupado" por la situación de perjuicio que, en su opinión, vive el PP en la Corporación y ha advertido que su formación se "mantendrá vigilante" en las próximas semanas, a pesar de que, con la disolución de las cámaras, Mateo no deberá pasar por un tiempo por el control parlamentario.