Isidro Fainé, presidente de la Fundación bancaria La Caixa, durante su discurso del XVIII Congreso de directivos CEDE.

Isidro Fainé, presidente de la Fundación bancaria La Caixa, durante su discurso del XVIII Congreso de directivos CEDE.

Empresas

Fainé reclama "espacios de negociación para consensuar reformas estructurales" tras el 10-N

El presidente de la Fundación bancaria La Caixa pide a las empresas acabar con la arrogancia, la burocracia y la complacencia en su interior. 

Málaga

Noticias relacionadas

Quedan poco más de tres días para las elecciones generales, y son cada vez más las voces que se alzan para que se forme un Gobierno que permita llevar a cabo las reformas que la economía del país necesita. La última en hacerlo ha sido la de Isidro Fainé, presidente de la Fundación bancaria La Caixa y de la Fundación Cede, quien ha pedido que a partir del lunes 11 de noviembre "se abran los oportunos espacios de negociación". 

El empresario ha destacado que es necesario "consensuar las reformas estructurales" que deberían cambiar por completo "la calidad del sistema educativo, el funcionamiento del mercado laboral y el diseño del sistema impositivo" para que sea más acertado. 

Cambios esenciales para que la economía española sea capaz de dar respuestas "a un entorno macroeconómico menos benigno que en el pasado reciente". 

La transformación de la empresa

Una petición que ha hecho durante la clausura del XVIII Congreso de directivos CEDE que se ha celebrado en Málaga, y en la que Fainé también ha pedido a los más de 1.400 líderes presentes en el auditorio que traten de "anticipar tendencias para construir nuestro futuro empresarial". 

Ese camino pasa por "lograr de manera simultánea el compromiso de los empleados, la fidelidad de los clientes, la satisfacción de los accionistas y el reconocimiento de la sociedad hacia la empresa". ¿Por qué? Pues porque de esa forma "serán prácticamente imbatibles". 

No sólo eso, para Fainé si una compañía es capaz de lograr esos objetivos "estará en excelentes condiciones para afrontar los retos del entorno". Ahí nos encontramos, dice, "ante una combinación formidable" de fuerzas tecnológicas, sociales y políticas que "cambiarán profundamente los mercados" en los que operan empresas y líderes. 

Por último, ha destacado la importancia de transformar las cosas ya que "si nosotros no cambiamos las cosas de manera continuada, el mundo nos cambiará a nosotros, y a nuestras empresas". Eso sí, siempre "con la orientación al cliente como guía de todos los ámbitos de la gestión empresarial".