La propuesta de la CNMC sobre los recortes a las retribuciones a las energéticas no dejó a nadie indiferente. Los proyectos de circulares se hicieron públicos a principios de julio, para ser sometidos a consulta pública, y las reacciones llegaron de forma inmediata. Las más dañadas, desde el principio, las empresas gasistas.

Noticias relacionadas

Desde entonces, todas las compañías -además de los sindicatos- se pusieron a trabajar en las alegaciones para enviarlas al regulador que preside José María Marin Quemada. En total, son 13 las circulares que prepara la CNMC por tener atribuidas las competencias en materia de gas natural y electricidad, y que tienen que estar aprobadas antes del 1 de enero.

En esto, en cuáles son las competencias, es en lo que se han despertado algunas diferencias con el Ministerio que preside Teresa Ribera. Por eso, el Ejecutivo se inclinó por convocar la Comisión de Cooperación, un mecanismo contemplado en la ley por la que se devolvió a la CNMC sus competencias en materia energética para dirimir este tipo de diferencias, y que se activará por primera vez en las próximas semanas, cuando se convoque la reunión.

En este sentido, a comienzos de agosto, en su informe sobre el borrador de circular por el que se establece la metodología para la retribución de las instalaciones de transporte y gas natural y de las plantas de gas licuado, el gabinete que dirige Ribera se inclinaba por convocar esta Comisión para buscar una solución consensuada a las discrepancias y adecuarla a sus orientaciones de política energética. Eso sí, insistía en el informe en que valoraba "positivamente" la propuesta de la CNMC.

Aquí reside una de las claves, y es que tanto desde el regulador como desde el Ejecutivo insisten en que nadie llegará a la reunión con las armas en alto, sino que el tono es otro: "Estamos condenados a entendernos", apuntan fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica.

Reunión inminente

Por eso, fuentes del sector restan importancia al encuentro, que ven como un trámite, e insisten en que las alegaciones y, por tanto, lo que se plasme finalmente en las circulares, van por otro lado. De hecho, no es necesario que termine el periodo de consulta pública -que concluye el 16 de septiembre para la última circular- antes de que se convoque la reunión.

Así las cosas, el regulador y el Ministerio están cerrando la fecha para sentarse en las próximas semanas. En esa mesa se sentarán el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, el director de Energía, Fernando Hernández, y el secretario del Consejo, Joaquim Hortalá, con el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, la directora general de Energía, María Jesús Martín, y un abogado o abogada del Estado.

"Hay voluntad de colaborar y de entenderse, vamos a vernos y a hablar", apuntan fuentes del regulador.