Autopista Northeast Anthony Henday en Alberta, Canadá de ACS.

Autopista Northeast Anthony Henday en Alberta, Canadá de ACS.

Empresas

ACS vende su participación del 50% en la autopista Northeast Anthony Henday en Alberta, Canadá

La compañía se adjudicó el proyecto de concesión en 2012 del que sale ahora con unos beneficios después de impuestos de 19,9 millones

Noticias relacionadas

El Grupo ACS, a través de sus filiales ACS Infrastructure Canada (Iridium) y Hochthief, ha procedido a la venta de su participación del 50% en la sociedad concesionaria Northeast Anthony Henday al fondo francés, Meridiam por 438 millones de euros. La operación supone beneficio después de impuestos de 19,9 millones de euros.

ACS se adjudicó el proyecto de concesión en 2012, con una inversión total de 1.000 millones de euros. La obra incluyó la construcción de nueve kilómetros de nueva carretera y la rehabilitación 18 kilómetros de autopista existente, con un total de 48 puentes. La construcción se ejecutó en tiempo, obteniéndose la certificación para la apertura al tráfico en octubre del 2016.

Anthony Henday Drive es una circunvalación sin peaje con un volumen aproximado de tráfico de 50.000 vehículos diarios, y es una parte vital de la red de carreteras provinciales de Alberta, que mejora la movilidad y calidad de vida de los residentes de la Ciudad de Edmonton.

Desvía una parte del tráfico del centro de la ciudad, permitiendo que el tráfico de larga distancia evite el centro de Edmonton. Todo ello tiene como resultado la reducción de la congestión, mejora de la calidad del aire y mejora la movilidad para los residentes de Edmonton y lo vecindarios adyacentes.

Según ha comunicado ACS esta operación "refuerza su balance para continuar la inversión en los proyectos que tiene en cartera en Norteamérica". La compañía presidida por Florentino Pérez gestiona una cartera de 16 proyectos de concesión por importe de 19.000 millones de euros en el mercado norteamericano, entre los que se incluyen el Nuevo Puente de Champlain sobre el río San Lorenzo en Montreal que abrió al tráfico la semana pasada.