Acacio Rodríguez, presidente de Duro Felguera.

Acacio Rodríguez, presidente de Duro Felguera.

Empresas

Los trabajadores de Duro Felguera en Madrid rechazan la propuesta de un traslado colectivo

La plantilla afectada no confía en que la empresa no se vea obligada a presentar un concurso voluntario de acreedores.

Noticias relacionadas

La gran mayoría de los trabajadores de Duro Felguera en Madrid han rechazado la propuesta de traslado colectivo. Concretamente, esta medida ha sido rechazada por el 99% de los trabajadores afectados debido a la falta de confianza en que la empresa no se vea obligada a presentar un concurso voluntario de acreedores.

Según los representantes de la plantilla, la empresa no ha aclarado la viabilidad de dos de los principales proyectos, los cuales pueden acabar con la ejecución de un aval por un importe superior a los 12 millones de euros por no haber cumplido el contrato. A ello se puede sumar una posible rescisión anticipada de otro de los principales de proyectos por tampoco haber cumplido el contrato, pudiendo originar pérdidas millonarias. 

Además, los trabajadores tampoco tienen conocimiento de que Duro Felguera haya llegado a un acuerdo con  la Agencia Tributaria para aplazar la deuda de más de cien millones de euros que tiene con Hacienda, lo que puede originar un embargo generalizado de los bienes para cubrir esa deuda.

Tampoco se ha informado a los trabajadores del importe que se va a tener que abonar por rescindir de forma anticipada el contrato de arrendamiento de la actual sede de Madrid y que puede producir indemnizaciones millonarias.

Afectados por el ERE

A esta grave situación económica se une la falta de garantías de la plantilla acerca de que una vez se trasladen a Gijón no vayan a estar afectados por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Esta medida, según han manifestado los representantes de la empresa, es innegociable, por lo que es muy probable que la totalidad de la plantilla del grupo en Madrid acabe solicitando la extinción de su contrato de trabajo.

A esta situación se une que la compañía en la actualidad no está pagando regularmente a algunos proveedores, con lo que muchas compras se encuentran paralizadas, y muchos de los empleados de la compañía sin carga efectiva de trabajo.