Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.

Empresas ENERGÍA

Repsol obtiene un beneficio de 608 millones en el primer trimestre, similar al año anterior

La compañía energética asegura que los resultados demuestran "la solidez" de Repsol, en unos meses marcados pos precios del crudo inferiores.

Noticias relacionadas

Repsol alcanzó un beneficio neto de 608 millones de euros en el primer trimestre de 2019, una cifra similar a los 610 millones que la compañía obtuvo entre enero y marzo del ejercicio anterior.

Gráfico del beneficio de Repsol del primer trimestre en los últimos años

Gráfico del beneficio de Repsol del primer trimestre en los últimos años Europa Press

Durante este periodo, el beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía (al excluir el efecto del valor de los inventarios y los resultados no recurrentes), se situó en 618 millones de euros, un 6% más que los 583 millones registrados en los tres primeros meses de 2018.

Para la compañía, estos resultados muestran "la solidez" de Repsol y su capacidad de adaptación y generación de valor en cualquier escenario. En este sentido, se refiere así a que el primer trimestre de 2019 estuvo marcado por unos precios del crudo inferiores a los registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior, con el Brent cotizando a una media de 63,1 dólares por barril, un 6% inferior a la registrada entre enero y marzo de 2018, cuando se negoció a 66,8 dólares por barril.

Desempeño por áreas

Atendiendo a los resultados por áreas, el de Upstream continuó mostrando el buen desempeño de los últimos periodos, e incrementó su resultado un 12,5%, hasta alcanzar los 323 millones de euros. "Las medidas de eficiencia adoptadas por la compañía siguieron demostrando su eficacia en la mejora de los resultados de este negocio", ha apuntado Repsol. Para la compañía, también fue relevante el "éxito exploratorio" del periodo, en el que la compañía logró en Indonesia el mayor descubrimiento en tierra registrado en el mundo durante los primeros tres meses del año.

Por su parte, el área de Downstream logró un resultado de 404 millones de euros, con un comportamiento destacado de las áreas de Refino, Trading y Química, e influido de forma positiva por la apreciación del dólar frente al euro. En este área, ha indicado la energética, Repsol avanzó en el desarrollo de su negocio de electricidad y gas con la firma de acuerdos mayoristas de relevancia e incorporando nuevos clientes.

Durante el primer trimeste, la compañía aumentó su Ebitda hasta los 1.810 millones de euros, lo que representa un ligero incremento respecto a los 1.804 millones de los tres primeros meses del ejercicio anterior.

En cuanto a próximas fechas relevantes, la Junta General Ordinaria de Accionistas de la compañía  se celebrará, previsiblemente en segunda convocatoria, el próximo 31 de mayo. Con las propuestas recogidas en el orden del día, ha explicado Repsol, se trata de avanzar en las mejores prácticas de Buen Gobierno, como, entre otras, la separación y transparencia de funciones entre Presidente y Consejero Delegado, la presencia de mujeres en el Consejo de Administración por encima del 30%, la mayor presencia de Consejeros Independientes, y la reducción del número de miembros del Consejo.

Adicionalmente, el Consejo de Administración acordó el nombramiento de Mariano Marzo Carpio como consejero Independiente coordinador.

Asimismo, el Consejo ha propuesto a la junta la reelección como consejeros de Antonio Brufau, en la que será su última renovación, Josu Jon Imaz, José Manuel Loureda, John Robinson y HenriPhilippe Reichstul, y el nombramiento como consejeras externas independientes de Aránzazu Estefanía Larrañaga y de María Teresa García-Milà Lloveras. Con estos últimos nombramientos, Repsol contará con cinco mujeres en el Consejo de Administración, que quedará reducido a 15 miembros.

Además, el Consejo de Administración aprobó proponer a la Junta una retribución al accionista equivalente a unos 0,525 euros brutos por acción, a través del Programa “Repsol Dividendo Flexible” y en sustitución del dividendo complementario del ejercicio 2018. Esta retribución se suma a la que la compañía aprobó, como parte del mismo programa y en sustitución del tradicional dividendo a cuenta de 2018, por un importe equivalente a unos 0,425 euros brutos por acción, por lo que la retribución total al accionista aumentará hasta el equivalente a los 0,95 euros por acción, un 5,6% superior a la del ejercicio anterior.