Fotograma de 'La casa de papel', serie emitida por Netflix.

Fotograma de 'La casa de papel', serie emitida por Netflix.

Empresas TELECOMUNICACIONES

La guerra del bajo coste y la fiebre por la tele marcan las cuentas de las telecos hasta marzo

Orange presenta resultados este martes, Telefónica lo hará la semana que viene y Vodafone el 14 de mayo.

Noticias relacionadas

Las operadoras de telecomunicaciones empiezan este martes su rally de resultados trimestrales, los primeros de 2019. La primera en saltar al ruedo será Orange ,que publicará a primera hora sus resultados en Francia; a comienzos de la próxima semana lo hará MásMóvil; el viernes 10 de mayo Telefónica; y, el 14 de mayo, Vodafone

Serán tres semanas frenéticas en las que se conocerán las principales magnitudes de un año que ha comenzado marcado por la guerra del bajo coste, el alto en la batalla del fútbol y la integración de Netflix y de buena parte de las plataformas de televisión en streamig en las telecos. Tres meses en los que las operadoras han seguido arrebatándose clientes en un mercado que prácticamente no crece.

Respecto a los resultados de este primer trimestre, las fuentes consultadas por este periódico indican que las operadoras tendrán un comportamiento plano de sus ingresos -con ligeras variaciones al alza o a la baja- lo que, sin embargo, les llevará a seguir reportando beneficios en la mayoría de las compañías del sector.  

Diferente es el caso de Vodafone ,que presenta resultados anuales ajustados a su año fiscal que comienza en abril y termina en marzo: la británica probablemente tenga un comportamiento similar al mercado, pero en la suma anual no saldrá favorecida. La compañía arrastra tres trimestres en los que ha acumulado una caída de ingresos del 7,4% y unas pérdidas operativas de 88 millones negativos al cerrar su primer semestre fiscal. 

MásMóvil registra un ebitda de 105 millones

Estamos hablando de un período que ha estado marcado por el bajo coste. Mientras las pequeñas marcas han ganado terreno, las grandes ha sufrido fuga de clientes. De esta manera, las cifras de portabilidad publicadas por este periódico indican que los mayores ganadores han sido Yoigo, Pepephone, Lowi y Digi. 

De hecho, según publicó este diario, el grupo MásMóvil (Yoigo, Pepephone y MásMóvil) alcanzó los 105 millones de euros de ebitda, aumentando en un 40% los beneficios operativos si se compara con igual periodo del año pasado. La compañía sigue ganando clientes y logra rentabilizarlos.

En el caso de las grandes marcas, los ingresos crecen pese a la caída de portabilidades, ya que han logrado aumentar su ingreso por cliente, una apuesta de Telefónica y de Orange en menor medida  Las fuentes consultadas indican que estamos en un mercado cada vez más competitivo y en el que ya casi no hay nuevos clientes, por lo que la guerra está en arrebatarlos a la competencia. Y en la calidad de clientes que se arrebatan a la competencia. 

En esta guerra, Vodafone ha decidido dar carpetazo a su mal 2018 reconvirtiendo su estrategia hacia el bajo coste. La compañía cerró este mes de abril el ERE anunciado a comienzos de año, por lo que ha quedado poco margen para poner en marcha sus novedades. Hace unas semanas presentó su nueva tarifa de datos ilimitados y su televisión a la carta, dos propuestas revolucionarias pero que no tendrán efecto en los resultados del primer trimestre.

Las 'telecos' se vuelcan con la televisión

Pero no solo de bajo coste viven las telecos. El primer trimestre ha estado marcado por la profundización de las ofertas de televisión de las operadoras y una carrera por tener todas las plataformas. Telefónica incorporó Netflix a su oferta convergente en enero y semanas después hizo lo propio Orange, aunque con distintos niveles de integración. Euskaltel ganó la carrera por integrar en su descodificador Amazon Prime Video y Vodafone confirmó la renovación en exclusiva en HBO.

Todos estos movimientos estuvieron encaminados a la consolidación de las ofertas convergentes y de las televisiones, apostando por ese esquivo cliente de alto valor. No obstante, fuera de aumentar sus clientes de televisión, muchos analistas no ven que estas apuestas se estén convirtiendo en el principal catalizador de sus ingresos, sino que más bien son unos argumentos para taponar fugas de clientes. 

En esta lucha se produjeron dos movimientos interesantes en abril. Vodafone lanzó una oferta de televisión con paquetes a bajo coste, pero con el objetivo de que los abonados personalicen y segmenten sus paquetes. Por su parte, Movistar lanzó una OTT por ocho euros para que no abonados pudiesen contratar todo su contenido original y su paquete de  series premium. No obstante, sus lanzamientos -en abril y junio- solo incidirán en los resultados de este segundo trimestre.