José Aljaro, CEO de Abertis.

José Aljaro, CEO de Abertis.

Empresas INFRAESTRUCTURAS

Abertis liquida casi la mitad del 'macrocrédito' que pidieron ACS y Atlantia para su compra

Abertis ha amortizado 1.342,98 millones de la deuda con los recursos obtenidos de la venta de su participación en Cellnex.

Noticias relacionadas

Abertis ha reducido a casi la mitad el macrocrédito sindicado de 9.954 millones de euros que ACS y Atlantia firmaron para comprar el grupo de autopistas y que posteriormente traspasaron a su balance a modo de 'dividendo extraordinario'.

La compañía de concesiones ha logrado liquidar y reestructurar 4.448 millones de esa deuda suscrita con una treintena de bancos, según notificó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Abertis ha amortizado 1.342,98 millones de la deuda con los recursos obtenidos de la venta de su participación en la firma de antenas de telefonía móvil Cellnex.

En paralelo, la compañía de concesiones ha liquidado otros 3.067 millones de euros más en virtud de la emisión de bonos que colocó hace unas semanas, la mayor de la historia en titulaciones corporativas de este tipo.

De esta forma, Abertis reestructura y reduce este crédito 'heredado' de sus dos accionistas hasta situarlo en unos 5.500 millones de euros.

Nueva hoja de ruta

La compañía de autopistas ha realizado la doble operación casi de forma simultánea en la jornada de este lunes.

Por un lado, ha asumido las obligaciones de ACS y Atlantia frente a los bancos que les dieron el crédito para comprar la propia Abertis. De esta forma 'pagaba' a sus socios el dividendo extraordinario aprobado en su última junta.

En paralelo, el grupo de concesiones que dirige José Aljaro ha realizado las dos liquidaciones. La deuda de Abertis, igual que sus resultados, consolida y computa en el balance de Atlantia, toda vez que la italiana tiene el 50% más una acción del grupo. ACS tiene un 30% de forma directa y otro 20% indirectamente, a través de su constructora alemana Hochtief.

Abertis acomete esta reestructuración de pasivo mientras ultima junto a sus accionistas su nuevo plan estratégico, una hoja de ruta que estará enfocada hacia en crecimiento, principalmente en países en los que aún no está presente como Estados Unidos.