Gabriel Escarrer Juliá, fundador y presidente de Meliá.

Gabriel Escarrer Juliá, fundador y presidente de Meliá.

Empresas

Meliá eleva sus ganancias un 13% hasta los 140 millones de euros

Sin embargo, los ingresos se redujeron un 1,5% y la deuda se elevó en 13,8 millones hasta los 607,5 millones de euros. 

Meliá ha cerrado el ejercicio 2018 en positivo. La cadena hotelera ha obtenido un beneficio sin plusvalías de 140,1 millones de euros en 2018, un 13% más que en el año anterior, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Sin embargo, los ingresos consolidados no han sido tan buenos ya que estos han seguido un comportamiento a la baja. Asimismo, se redujeron un 1,5% hasta los 1.831,3 millones de euros. 

El ebitda, por su parte, aumentó ligeramente. Según se detalla en la cuenta de resultados de la hotelera, se elevó apenas un 0,9% hasta los 307,8 millones de euros excluyendo las plusvalías.

En lo que respecta a la deuda, esta se elevó en 13,8 millones de euros hasta los 607,5 millones con los que cerró el ejercicio. Aun así, el grupo hotelero alcanzó sus objetivos de mantener el ratio de deuda neta por debajo de dos veces el ebitda por tercer año consecutivo.

“Los resultados de nuestro último Plan Estratégico nos sitúan en una excelente posición", ha apuntado el presidente de la compañía, Gabriel Juan Escarrer. Ahora, la empresa tiene la vista puesta en el nuevo ejercicio, en que el tratará de abordar "el incipiente cambio del ciclo, con un modelo de negocio más sólido y rentable, un portfolio más diversificado, renovado, y de mayor valor añadido", ha añadido.

Y así será porque Meliá ha cerrado el 2018 con un aumento en su rentabilidad. Según los datos aportados por la hotelera, el RevPAR (rentabilidad por habitación) aumentó un 1,7%a nivel global hasta los 84,6 euros. Sin embargo, este dato podría haber sido mayor de no ser por el efecto de la menor ocupación en américa- imputable al cierre por reformas de dos hoteles en República Dominicana y Puerto Rico- así como por problemas puntuales que ha hotelera ha tenido en México. 

Nuevas aperturas

Durante el pasado ejercicio, Meliá llevó a reformas en algunos hoteles y ha abierto otros. Uno de estos últimos ha sido el complejo The Grand Reserve at Paradisus Palma Real, al que han catalogado como "el nuevo buque-insignia" de la hotelera. Con ellos, y los otros 20 abiertos durante el pasado ejercicio, la empresa prevé aumentar los resultados de cara a los próximos años

Entre los que ha reabierto, por su parte, se encuentra el Meliá Caribe Tropical, junto al Paradisus Los Cayos, y el Meliá Internacional Varadero, en Cuba. Estos establecimientos, destaca la compañía, refuerzan su liderazgo en el segmento superior y lujo de la región del caribe. 

Además, próximamente contará con nuevas instalaciones. De cara a 2020, el grupo espera abrir más de 50 hoteles. De estos, 16 se ubicarán en Asia-Pacífico, 10 en América, 17 en la región de EMEA y ocho en África. De ellos, los primeros en abrir sus puertas serán los hoteles Paradisus Playa Mujeres y el Sol Tamarindo de Costa Rica. 

Auge de su canal de venta

En el ejercicio de 2018 también se ha registrado un importante crecimiento de las ventas a través de los canales propios de la compañía. De esta forma, las realizadas a través de melia.com aumentaron un 7,9% y las hechas a través de meliaPro -el canal creado para optimizar la relación con los clientes profesionales- se incrementaron un 34,7%. 

Este incremento se debió a la evolución de la penetración que el canal de venta melia.com llevó a cabo en las distintas regiones en las que opera. De esta forma, las ventas realizadas en Asia-Pacífico se incrementaron un 35,7%; las de España un 20%; y las divisiones de América, Mediterráneo y Cuba registraron un aumento en torno al 12%. 

Previsiones para 2019

El 2019 empieza con cautela ante el impacto de algunos factores como la evolución de hoteles de Canarias, que tiene en el primer trimestre del ejercicio una de sus dos temporadas más altas. A ello cabe sumar las reformas que se llevaron a cabo en algunos establecimientos y la recuperación de cuota de mercado en los destinos del norte de África. 

Para América, por su parte, se espera un ligero descenso del RevPAR debido a la caída de la demanda en el segmento MICE (el turismo de reuniones, incentivos, congresos y exposiciones) y a la confluencia de varios hoteles en fase de lanzamiento. 

Sin embargo, la empresa tiene buenas expectativas en el segmento urbano de España, Reino Unido y Europa continental. En Asia-Pacífico, por su parte, las nuevas aperturas y la plena operatividad de los hoteles abiertos en los últimos años permiten a la compañía estimar una consolidación de la tendencia positiva registrada en 2018, año de inflexión en que la división incrementó de manera importante su contribución y resultados.