Stephan DuCharme, socio director de LetterOne.

Stephan DuCharme, socio director de LetterOne.

Empresas

LetterOne pasa al ataque: pide el apoyo de los minoritarios frente al consejo de Dia

El fondo del magnate Mikhail Fridman pide que se vote en contra de las propuestas del equipo de Borja de la Cierva por ser contrarios a los accionistas. 

LetterOne ha dado un paso más en su ofensiva por hacerse con el control de Dia. El fondo que lidera el magnate Mikhail Fridman pide a los minoritarios que rechacen las propuestas del consejo de administración para salvar la compañía pues son "favorables para los acreedores, pero se hacen a expensas de los accionistas". 

En concreto, el fondo solicita que se vote "en contra" del plan de recapitalización de 600 millones de euros propuesto por el consejo de Dia, y recuerda que "si esta propuesta sale aprobada, se anulará la OPA de L1Retail" por la cadena de supermercados. 

También pide que se vote "en contra" del plan de reducir el capital social mediante una reducción del valor norminal de las acciones a un céntimo. "No removería por sí misma la causa de disolución de la compañía [...] y facilitaría que la ampliación de capital propuesta por Dia se efectúe a 0,01 céntimos y tenga un efecto dilutorio mayor para los accionistas" que los planes que tiene LetterOne para los supermercados. 

No acaba con los riesgos

Según ha comunicado el fondo de inversión, su objetivo es lanzar una ampliación de 500 millones de euros, una vez que haya triunfado la OPA por la compañía. Se trata de un proceso que se efectuará "a un precio no inferior a 0,10 euros por acción". Por tanto, pide que se vote "a favor" de sus intenciones, ya que la compañía ha solicitado que se añada este proceso como uno de los puntos a votar en la Junta de Accionistas del próximo 20 de marzo. 

El fondo de inversión considera que el plan de recapitalización que propone el equipo de Borja de la Cierva "no aborda los desafíos fundamentales" que requiere en estos momentos la empresa en términos de estructura de capital y de liderazgo. A su juicio, la opa voluntaria que lanza LetterOne "permite a los accionistas evitar la dilución potencialmente severa" que supone la ampliación de 600 millones pactada con la banca, pero también evita "el riesgo de ejecución vinculado con un proceso de transformación que durará cinco años". 

Para poder cumplir con esos cinco años de transición, LetterOne reclama "una estructura de capital viable a largo plazo" para conseguir el margen necesario y la flexibilidad necesaria para acometer las reformas. Todo un mensaje a la banca que, por ahora y según algunos medios, ha dado un portazo a las intenciones de Fridman en Dia. 

El máximo responsable de LetterOne, Stephan DuCharme, cree que "los accionistas tienen que decidir". Les recuerda que deben elegir entre "un plan propuesto por el Consejo de Dia que no implica cambios en el gobierno corporativo y prevé la dilución de los accionistas o por el de LetterOne que es favorable para los accionistas y les ofrece la oportunidad de vender sus acciones a un precio que incluye una prima de 0,67 euros por acción antes de que se requiera nuevo capital".

Los planes de Fridman 

Con esta petición de voto, el equipo de Fridman da un paso más en su intención por hacerse con Dia. Lo hace el mismo día en el que ha presentado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el folleto de su opa, y mientras permanece a la espera de que le lleguen las autorizaciones de la Comisión Europea y de las autoridades de competencia de Brasil. 

Entre los planes de Fridman se encuentra también la apertura de nuevas tiendas en España, donde ve un "potencial significativo", y en ofrecer una nueva propuesta de valor comercial en ellas para volver a ser rentables.

En concreto, la 'hoja de ruta' del millonario ruso pasa por "mejorar la densidad de ventas" de la cadena de supermercados con el objetivo de que crezcan los ingresos, que ayudará a maximizar el margen del resultado bruto de explotación (Ebitda), según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De esta forma, el plan de rescate de Fridman empezará con la reevaluación de los activos inmobiliarios de la compañía destinados al 'retail' y la implantación de una gestión activa de las ubicaciones de las tiendas, a través de un formato que tenga como objetivo maximizar su tráfico.

Tal y como adelantó EL ESPAÑOL la intención del fondo es ganar cuota de mercado frente a sus principales rivales. Para ello busca apostar por los frescos, la marca propia y una mejor relación calidad-precio.