Podrá seguir usándola en los próximos meses, pero no las tiene todas consigo para ganar la batalla. McDonald's podría perder los derechos del uso en exclusiva de la marca de una de sus hamburguesas más conocidas, Big Mac.

Esto se desprende de la resolución de la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (Euipo), que se pronunció hace unos días después de que en abril de 2017 la cadena irlandesa Supermac's reclamara el uso de esta marca. Así, la Euipo considera que el gigante de las hamburguesas no ha presentado las pruebas suficientes que demuestren la extensión del uso de la enseña por toda la Unión Europea, y no solo en algunos países.

Se trata, para Supermac's, de la "justa" victoria de un pequeño contra un grande. Aunque la cadena irlandesa no tiene ahora mismo en su carta ningún producto con ese nombre, asegura que McDonald's registra marcas para bloquear su expansión. Sin ir más lejos, le fue imposible registrar la marca "Supermac" porque el gigante presentó objeciones, al entender que podría suponer confusión para el consumidor. Pero, ¿qué supone esta resolución?

McDonald's seguirá luchando por ella

Lo cierto es que en McDonald’s no piensan dejar de batallar para ceder la exclusividad de Big Mac. Consultados por este periódico, desde la cadena aseguran que no comparten la decisión tomada por la Euipo, y alegan que, a su parecer, "no se han tenido en cuenta las pruebas sustanciales" que presentó la cadena y que demuestran el uso de la marca Big Mac en Europa. Entre estas pruebas, la cadena aportó los datos de ventas de su conocida hamburguesa en Alemania, Francia y Reino Unido, carteles y folletos publicitarios del producto, e incluso muestras del producto anunciado en sus webs europeas; en concreto, en 18.

Desde la compañía tienen la intención de recurrir la decisión. "Confiamos en que será anulada por la Sala de Apelación de la Euipo", aseguran desde la cadena, que reseñan que, a pesar de lo que ha determinado la oficina, McDonald’s es titular y puede exigir los derechos de la marca Big Mac en Europa y, por tanto, también en España.

Según fuentes jurídicas consultadas por este periódico, este recurso podría "paralizar" la decisión durante los próximos dos o tres meses, de forma que el rey de las hamburguesas gana tiempo. En su contra juega que no tendrán grandes oportunidades para desarrollar las pruebas que en la sala le exigen, más allá de las que ya presentaron en primera instancia. 

Es previsible que McDonald's mueva el caso de tribunal en tribunal; mientras, en Supermac's esperan alzarse con la victoria aprovechando que el gigante no ha sabido jugar bien sus cartas.