José Luis Ábalos y Pedro J. Ramírez entre los ponentes del primer foro ferroviario de El Español.

José Luis Ábalos y Pedro J. Ramírez entre los ponentes del primer foro ferroviario de El Español.

Empresas

Liberalización ferroviaria: un nuevo Big Bang con el cliente en el centro

España ha sido, es y quiere seguir siendo vanguardia en el sector ferroviario. El  I Foro Ferroviario EL ESPAÑOL ‘Innovación y Liberalización del transporte ferroviario' reunió a los primeros espadas del sector para debatir sobre los dos factores clave que van a marcar los próximos años el devenir de esta industria: la liberalización del transporte de pasajeros (prevista para 2020 en toda Europa) y las claves de la innovación en el sector.

Foro Ferroviario

El evento, que contó con la colaboración de Ashurts y Bombardier y se celebró en el Hotel InterContinental Madrid, arrancó de la mano del director de EL ESPAÑOL, Pedro J. Ramírez, quien quiso incidir en el importante papel que ha desempeñado el ministerio de Fomento a lo largo de la historia de España.

Para Ramírez, la próxima liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril supone un nuevo Big Bang para el sector ferroviario al que se le abre un mundo inmenso de oportunidades de desarrollar nuevos negocios y extender los actuales.

Un futuro en el que la industria española parte de una posición de privilegio con un exitoso presente marcado por el estreno del AVE a la Meca, puesto en marcha por un consorcio de empresas españolas, y por el proyecto ganado en Estados Unidos por Renfe, la alta velocidad Houston-Texas.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, fue el encargado de abrir el primer evento centrado en la industria ferroviaria organizado por EL ESPAÑOL. El mandatario quiso hacer bandera del ferrocarril y de las infraestructuras en general como elementos vertebradores del país.

Igualdad de oportunidades

“Independientemente de dónde viva un ciudadano debe prevalecer la igualdad de oportunidades. Las infraestructuras permiten que el lugar donde vive una persona no limite sus capacidades. Tenemos que sacar a las infraestructuras de la guerra política. Debemos poner al ciudadano en el centro independientemente de quien Gobierne. Necesitamos un pacto de estado en este sentido. Intentemos tener una visión colectiva y que el sector ferroviario sea un objetivo común para todos”.

Para Ábalos existen similitudes entre los primeros proyectos ferroviarios españoles y la nueva etapa que abre la liberalización: "Mucho hemos avanzado desde la puesta en marcha de la primera línea peninsular en 1848. La llegada del ferrocarril fue un hito que permitió mejorar la movilidad y los negocios. Hoy nos encontramos ante un cambio de paradigma, la materialización del sistema europeo ferroviario liberalizado. Un momento que igual que en el primer ferrocarril abre un mundo de oportunidades para mejorar la vida de las personas”.

El ministro de Fomento quiso dejar claros los pilares sobre los que va a construir su mandato: "Trabajaré para tres direcciones: que aumente el uso y mejore la rentabilidad social de la inversión pública. Que contribuya a la integración de los ferrocarriles europeos y que ayude a la expansión de la industria española".

Un socio para los nuevos entrantes

Oscar Vazquez, presidente de Bombardier España, fue el primer empresario en tomar la palabra. El directivo cree que el ferrocarril va a jugar un papel fundamental en los próximos años. "Esta industria fabrica igualdad de oportunidades. En el escenario actual, en el que la movilidad es clave, el ferrocarril va a jugar un papel primordial. El sector ferroviario es el socio de referencia a largo plazo para las entidades locales, autonómicas y nacionales".

Para Vazquez es fundamental que España mantenga su posición de actor de primer nivel en el sector ferroviario mundial. "Tenemos que seguir invirtiendo si no queremos quedarnos atrás. La intermodalidad, las soluciones punto a punto, la máxima seguridad tienen que guiar nuestros objetivo. Las fronteras cada vez van a estar más diluidas lo que abre una oportunidad tremenda para el sector".

El mandatario alertó de los retos que los avances tecnológicos traen a esta industria. "Nuestro negocio en el futuro no va a ser fabricar solo trenes. La innovación no va a venir únicamente de lo técnico. Vamos a tener que crear disrupciones en los modelos de negocio y, además, vamos a tener que hacerlo colaborando entre los distintos jugadores".

Estimulación de la competencia

La primera de las mesas redondas se centró en los efectos de la liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril. Este hito, previsto para 2020 por la Comisión Europea, va a cambiar las actuales reglas del juego del sector. Dará paso a nuevos retos y oportunidades tanto para las empresas como para los usuarios.

Manuel López, socio de energía e infraestructuras del despacho Ashurst, fue el encargado de romper el hielo en la mesa y lo hizo explicando las oportunidades que hay en el extranjero para el negocio español. "Actualmente la tracción está en manos de Renfe. Para una liberalización real es clave que los nuevos agentes tengan tengan autonomía en la tracción. Estamos en contacto con empresas en Londres interesadas en invertir en tracción en España. Igual que las aerolíneas contratan sus aviones en leasing, hay oportunidades para que los operadores ferroviarios utilicen esta opción para tener acceso a mejores condiciones de material rodante". 

Por el lado de los fabricantes, Javier Tamayo, director de la división de servicios y mantenimiento de Bombardier España reivindicó el papel de la canadiense como "empresa española" de facto. "La actividad centenaria de Bombardier cubre toda la cadena de valor del sector: desde señalización al mantenimiento e incluso a la operación de trenes. Bombardier puede aportar mucho valor en este proceso ya que nos podemos situar en muchas partes de esta cadena de valor, tanto individualmente como en asociación con terceros. Analizaremos como queda configurada la liberalización para ver que papel jugamos". 

El mundo de las mercancías ya lleva años liberalizado. Los participantes de este sector tan cercano al de pasajeros cuenten con larga experiencia para este cambio. Juan Diego Pedrero, secretario general de Asociación de Empresas Ferroviarias aportó lo aprendido en este tiempo en el campo de las mercancías. "Este tipo de modificaciones genera mercados de pocos operadores y eso exige regulación. La liberalización de las mercancías, hasta ahora, ha sido un mercado de más de 300 millones. La de pasajeros va a ser mucho más grande, cerca de los 2.000 millones según las estimaciones”.

En todo proceso liberalizador la supervisión de un ente que marque las reglas del juego es clave. José Jaime Bernárdez, director de Transporte y Servicio Postal de la CNMC acercó la visión del regulador. "Es la última gran industria de red por liberalizar de este país. De la liberalización podemos esperar un aumento de la demanda, más calidad, tensión en precio y un mejor uso de las infraestructuras. Como país hemos invertido 33.000 millones de euros en esta infraestructura y tenemos otros 13.000 millones en ejecución. Hay que sacar el máximo provecho a esta infraestructura. Por nuestra parte regularemos con transparencia, de forma objetiva y no discriminatoria".

José Estrada, director general de circulación y gestión de capacidad de Adif, fue el encargado en cerrar la mesa aportando el optimista punto de vista del administrador de la infraestructura. Insistió en la importancia de Adif a la hora de gestionar la capacidad y remarcó que aún no tienen ningún acuerdo con ningún operador. También subrayó que, aunque no hay tanta experiencia equivalente en nuestro entorno, el caso de Italia es el más claro. "En Italia, el operador Italo no ha perjudicado tanto a Treinitalia. El gran perjudicado por la llegada de la competencia al tren ha sido la aviación”

Innovación en el sector ferroviario

La segunda mesa de la jornada abordó los retos que la industria del ferrocarril tiene en materia de innovación de cara a los próximos años. Jon Ander Vegas, director de ventas de Bombardier Iberia, arrancó poniendo el foco en el usuario. "Bajo nuestro punto de vista ya no hablamos de tecnología sino de cómo se usa esa tecnología. La digitalización tiene que enfocarse en mejorar la experiencia del usuario. El big data nos va a ayudar a hacer más eficientes los costes a mejorar la seguridad y, en definitiva, a dar un mejor servicio a la gente”.

José Miguel Monteagudo, jefe de área de la subdirección general de infraestructuras de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, se centró en los retos futuros de la industria. "La innovación tiene que llegar al ciudadano. A partir de 2021 contaremos con un presupuesto de ayudas europeas cercano a los 100.000 millones de euros. El que termina en 2020 fueron 77.000 millones de euros. Va a ser un aumento considerable que va a tener como prioridades la llegada de la descarbonización y la automatización del transporte de pasajeros y cercanías. Se trata de llevar la tecnología a otra dimensión pero de forma sostenible".

No se puede hablar de futuro sin hablar de Hyperloop, la revolucionaria forma de transporte que combina el ferrocarril y lo aeroespacial. Juan Vicén, CMO y cofundador de Zeleros explicó los detalles de este transporte revolucionario. "Aunque no lo parezca Hyperloop es un concepto que tiene más de 200 años aunque Elon Musk lo lanzara en 2013. El año que viene vamos a probar un piloto en Sagunto con toda la tecnología que tenemos actualmente. A nivel de startup vemos muy interesantes las colaboraciones publico privadas. Es un campo donde podemos proponer soluciones a los jugadores ya asentados".

Si clave es idear los proyectos de los que surgirán las soluciones del futuro, tanto o más lo es conseguir los medios que los financien, algo de lo que sabe mucho Ángeles Tauler, gerente de I+D+I de la plataforma Tecnológica Ferroviaria Española. "Entre 2007 a 2011 invertimos muchísimo en I+D. Le cogimos el gusto. La investigación tiene que seguir estando liderada por la industria. Tenemos proyectos de Blockchain en curso, de IOT, de machine learning. La automatización del servicio será el siguiente gran paso. Pero al margen de la tecnología tenemos que pensar en movilidad como servicio y como derecho: lo importante va a ser el viajero".

También en materia de financiación, José Christian Bertram, socio de derecho financiero de Ashurst, explicó el papel clave que va a jugar la estandarización de la regulación en un contexto cada vez más global. "Cuanto menor riesgo haya mejores condiciones va a tener cualquier financiación. Una garantia de material rodante no tiene nada que ver en UK o en India. En el sector aéreo todas las financiaciones de areonaves se han hecho con el convenido de Ciudad del Cabo. El ferroviario aún no está ratificado en España. En cuanto esto pase podrán hacerse este tipo de financiaciones. Contar con un único tipo de garantía lo facilitará todo. Cumplirá funciones jurídicas diversas pero homogeneizará ya que crea un único registro único, que en el caso de los trenes está en Luxemburgo. La garantía se queda allí telemáticamente. Lo que se consigue con esto es que la ejecución de las garantías sean sencillas y las mismas en todos los países. Ante cualquier tipo de incumplimiento se ejecuta todo de la misma manera. Posibilita que el foco del financiador se centre en los activos que financia más que en los riesgos".

Por último, pero no menos importante, Manel Villalante i Llauradó, director general de estrategia y desarrollo de Renfe Operadora, cerró el evento aportando la visión que va a guiar los próximos años de la operadora ferroviaria. "La innovación no es solo tecnología. Es transversal, colaborativa, abierta. Va a ser parte fundamental para el plan estratégico listo para final de año. Definirá el horizonte de Renfe para dentro de cinco años y dentro de 10 años. Poniendo en valor sus activos y también en el marco de la liberalización. Entendemos que la liberalización es un reto y un empuje para mejorar día a día. Vamos a crear centros para que nuestros empleados creen sus propias startups desde dentro de Renfe. Queremos estar pegados a las universidades a los centro tecnológicos. Tenemos un activo que es el volumen ingente de datos. No son nuestros, son de la gente y no vamos a dejar que se juega con la privacidad. Si se consiguen rendimientos queremos que incida en el total del sector de transporte en general  en toda la ciudadanía. Vamos a invertir muchísimo en Big data para mejorar nuestro conocimiento del cliente y adelantarnos a la demanda".

El foro contó con la difusión de Asociación Europea de Ferroviarios, Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas, Asociación de Amigos del Ferrocarril, Foro Infraestructuras y Vía Libre.