Botellas de plástico de Sant Aniol envasadas para Cabify.

Botellas de plástico de Sant Aniol envasadas para Cabify. Carlos R. Cózar

Empresas DISTRIBUCIÓN

Sant Aniol: esta es la empresa que te da de beber en los coches de Cabify

Nerea San Esteban Carlos R. Cózar

Nadie podría haberlo aventurado, pero lo cierto es que las botellas de agua gratis hacen feliz a la gente. Lo sabe Cabify, que en cada trayecto pone a disposición de sus clientes pequeñas botellas para que el viaje se haga más agradable. Una iniciativa que hace diferente a la plataforma de transporte privado frente a otras competidoras como Uber, y que no solo beneficia a su empresa. Sant Aniol es la ganadora de esta ecuación.

Fundada hace 25 años, esta compañía de la comarca gerundense de La Garrotxa, de donde obtiene su agua mineral, no mueve sus botellas por cualquier parte. Sus principales clientes son grandes hoteles y restaurantes -muchas veces, de estrella Michelín-, a quienes dedica el 65% de su producción. Otro 25% se dedica a retail, sobre todo en Baleares, y el resto a exportación, una de sus grandes apuestas.

Además de haber contado con clientes como ING o La Caixa, Sant Aniol tiene a Cabify como joya de la corona.

Cabify saca pecho por ofrecer agua

El hecho de ofrecer agua gratis ha permitido sacar pecho a los conductores que operan bajo la marca Cabify. Durante la manifestación de los trabajadores de VTC -en la que cortaron el Paseo de la Castellana durante varias horas- uno de los gritos fue el de “nosotros damos agua, ellos tiran piedras”.

Desde la compañía explican a EL ESPAÑOL que “ofrecer el máximo confort a los usuarios es primordial para Cabify”. En este sentido, fuentes de la plataforma aseveran que “son los propios clientes los que valoran positivamente” el hecho de sentarse en el coche y saber que disponen de este pequeño detalle, pero que ninguna otra empresa (ni VTC ni del Taxi) había reparado en él.

Cada vez que un cliente se baja del trayecto, el conductor vuelve a revisar cuidadosamente el coche. Tiene que estar impoluto. Una agradable temperatura, música adecuada, buen olor y que siempre haya botellas de agua en los cajones interiores de las tres puertas en las que los usuarios pueden montarse. Este hecho, ha propiciado que la compañía embotelladora de agua haya crecido de manera vertiginosa.

El disponer de botellas de agua en los coches llegó de la mano de otro de los servicios que ha hecho posicionarse frente al resto de sus competidores: el acceso a red wifi de manera gratuita. “Queremos seguir convenciendo a los usuarios de que Cabify es, actualmente, la alternativa de movilidad más completa del mercado", resaltan desde la compañía.

Pero, de entre todos los éxitos, la plataforma de servicio privado tuvo un borrón. El mismo día que anunció que sus usuarios tendrían agua y acceso a internet gratuito, también explicaban que los usuarios podrían leer revistas mientras recorrían su trayecto, algo que en pocos coches se ha visto. Hoy en día en casi ninguno se oferta este bonus en el viaje.

Y con acuerdos como el de la empresa de VTC, a Sant Aniol le va bien. Según sus datos remitidos al Registro Mercantil, la compañía, que forma parte de Hijos de Bassols S.A., facturó 6,5 millones de euros el pasado ejercicio. Una cifra que está lejos de los 3,7 que facturó en 2014, cuando el contrato con Cabify todavía no estaba firmado.

Personalizar botellas para empresas diferentes

“También trabajamos la personalización de botellas, así que hacemos frente a los encargos de cualquier empresa”, explican desde la compañía a este periódico. El formato que más triunfa es el de 250 ml, que en la empresa llaman 500 gotas, y que es la botella que entregan en los vehículos de Cabify.

El formato que más triunfa de Sant Aniol.

El formato que más triunfa de Sant Aniol.

Además de este formato, trabajan también con botellas de cristal y con una gama de plástico dedicada al comercio doméstico, que es la que vende en supermercados.

Botellas que Sant Aniol también exporta. Aunque a esto solo dedican cerca del 10% de su producción, la compañía envía sus botellas a hoteles de Alemania, Reino Unido, Bélgica y Países Bajos, Estados Unidos, Arabia Saudí o China. Lo hacen tras darse a conocer en ferias y eventos en aquellos países, y también a través de socios que ya trabajan con la empresa en España.

Más allá de reforzar esta presencia internacional, la compañía trabaja ahora en mejorar su distribución en España. Por ahora, Cataluña y Baleares son los lugares en los que están presentes. Congresos, hoteles, restaurantes y, por qué no, vehículos de VTC, son su puerta de entrada al resto de objetivos.