Un vehículo de Zity.

Un vehículo de Zity. Cedida

Empresas MOVILIDAD URBANA

Los 125.000 usuarios de Zity ya han recorrido 6,5 millones de kilómetros

Zity ha pisado el acelerador en Madrid. La compañía participada por Ferrovial y Renault ha conseguido durante el mes de septiembre llegar a los 125.000 usuarios. Una cifra que le otorga posibilidades de firmar el próximo diciembre el mejor año de debut de una empresa de 'car sharing' en Madrid.

La compañía ha alcanzado en septiembre sus picos máximos de actividad desde que se lanzara el servicio el pasado diciembre. Una demanda por el coche compartido gracias a la cual los clientes de Zity ya han recorrido 6,5 millones de kilómetros en los 500 coches que componen su flota.

Zity nació con la intención de diferenciar su servicio del de Car2Go y Emov. La compañía optó por el modelo eléctrico Zoe Z.E 40. Este la convirtió en la única empresa que ponía en las manos de sus usuarios un vehículo de 5 plazas. Del mismo modo la autonomía de estos vehículos es de 300 kilómetros en condiciones reales, un rango más amplio que el de sus dos principales rivales que en ambos casos quedaban en la mitad.

Ahorro de emisiones

Los pulmones de los madrileños también se han visto beneficiados por la buena aceptación de Zity. La utilización de este servicio ha evitado que se generen más de 740 toneladas de C02. Según cálculos de especialistas en movilidad cada vehículo de 'car sharing' retira entre 10 y 15 coches de particulares de la circulación.

Así funcionan los coches eléctricos de Zity Silvia P. Cabeza

Una alternativa al transporte tradicional que no para de ir a más ya que a los 1.600 coches de las flotas de Car2Go, Emov y Zity hay que sumar los 500 que añadió el pasado mes de julio Wible, la propuesta de 'car sharing' de Repsol y Kya. 

Noviembre caliente

Las compañías de 'car sharing' están a las puertas de una fecha que, potencialmente, va a impactar de forma muy positiva con su negocio. El próximo mes de noviembre el ayuntamiento activará la zona de prioridad residencial en el centro de la capital. Esto provocará que todos los vehículos de gasolina cuya matriculación sea anterior al 2000 y todos los diesel anteriores al 2006 no podrán entrar en la zona denominada Madrid Central.

Según las estimaciones del Ayuntamiento de Madrid, esta medida va a afectar a entre un 17% y un 20% del parqué automovilístico madrileño. Una cifra muy significativa que, según fuentes del sector consultadas van a traer muchas alegrías a las compañías de 'car sharing'.