Francesco Starace, CEO de Enel.

Francesco Starace, CEO de Enel.

Empresas

Enel patina en Brasil: los analistas ven "cara" la compra de Eletropaulo y su acción pierde un 12% en un mes

  • Los expertos cuestionan el valor que puede generar la distribuidora a los accionistas al precio que la han comprado.
  • La italiana defiende la operación y confía en "extraer valor a un precio mucho más alto" que otros grupos.

Una compra cara. Así han definido los analistas el desenlace de pugna entre Enel e Iberdrola, para hacerse con el control de Eletropaulo.

Enel Americas, filial de la italiana, ganó el pulso a Neoenergia poniendo sobre la mesa 45,22 reales por acción (unos 10,41 euros), frente a los 39,53 reales (9,1 euros) ofertados por la filial de Iberdrola. No sin algo de estupor, los italianos vieron en la apertura de los sobres, pasadas las 19.00 horas en Sao Paulo, que su oferta -un 40% más alta que la última que habían presentado-, superaba en más de un 14% a la de su rival.

Una pasada de frenada que le llevará a desembolsar más de 7.567 millones de reales (unos 1.743 millones de euros) para hacerse con el 100% de la mayor distribuidora de Brasil por facturación.

“Esto podría considerarse ligeramente negativo para Enel y, posiblemente, como algo ligeramente positivo para Iberdrola. La oferta de Enel es casi tres veces más alta que el precio que tenía la acción de Eletropaulo a principios de año (16 reales), lo que podría levantar preocupaciones sobre si semejante prima podría llevar a una destrucción de valor”, han indicado los analistas de Deutsche Bank en una nota a clientes.

La acción de la brasileña se ha revalorizado casi un 100% desde que, a mediados de abril, Iberdrola y Enel se engancharon en una tensa pelea por hacerse con el control. De los 18 reales a los que cotizaba entonces ha pasado a 35 reales, cotizando casi un 3% al alza en la sesión de este jueves.

“Como hemos apuntado en otros informes, entendemos el valor estratégico de Eletropaulo y no sabemos qué sinergias potenciales ha detectado Enel desde la última oferta. Dicho esto, no vemos cómo Eletropaulo creará ningún valor para los accionistas de Enel después de haber sido adquirida a un precio tan elevado”, afirman desde Exane BNP.

La italiana, sin embargo, defiende su decisión. La compra de Eletropaulo le permitirá ganar escala en Brasil y, con ello, “extraer valor a un precio mucho más alto que otros grupos”, señalan fuentes de la compañía a este periódico.

Enel sostiene que, con un ratio de apalancamiento de 2,5 veces deuda financiera/Ebitda, su balance es “uno de los más sólidos” tanto en Europa como entre las energéticas de todo el mundo y que tiene músculo para “respaldar diez adquisiciones de este tamaño”, añaden las mismas fuentes. La energética italiana tiene una deuda que supera los 37.800 millones al cierre del primer trimestre, 860 millones más respecto al mismo período de 2017.

Desde JB Capital Markets también muestran su sorpresa “por la magnitud del aumento de precio” en la oferta de ambas energéticas, especialmente porque Iberdrola se lanzara a aumentar su precio casi un 23% respecto a la última oferta de Enel, pero consideran que los accionistas de la eléctrica vasca no reaccionarán negativamente ante la situación dado lo caro que habría salido comprar la distribuidora brasileña.

Los títulos de Iberdrola han cerrado este jueves en 6,07 euros, un 1,65% menos, mientras que los de Enel perdían un 1,03% en Milán, hasta los 4,70 euros. Las acciones de la italiana llevan desde principios de mayo a la baja.

Si bien en las semanas en que Enel e Iberdrola protagonizaron una guerra de opas por Eletropaulo sus acciones llegaron pasar de los 5,2 euros, desde el pasado 2 de mayo se han deshinchado un 12,35%. La operación de Eletropaulo no es el único ancla que ha encontrado la italiana en el mercado.

La incertidumbre política en Italia, que todavía trata de formar Gobierno tres meses después de sus elecciones, también pesa sobre los títulos de Enel, participada por el Estado italiano (casi un 30%). Entre los inversores hay cierta preocupación por si un enfoque que potencie las renovables abaratará demasiado el precio de la energía y, con ello, reducirá sus ingresos.

Decisión estratégica

Con Eletropaulo, Enel sumará otros siete millones de consumidores a su base de clientes en Brasil, llegando a 17 millones. El encaje estratégico de Eletropaulo para Enel estaba claro: “Estamos hablando de la distribuidora de mayor facturación de Brasil, que abastece a Sao Paulo, la ciudad más grande del país".

Con esta operación, Enel agrega esta ciudad a las distribuidoras que ya controla que operan en Río de Janeiro, Ceará y Goiás y se posiciona como líder en distribución, por delante de CPFL Energía, controlada por el grupo chino State Grid”, afirma a este periódico Victoria Torre, analista de Selfbank.

Para la experta, el precio pagado es, “efectivamente, una cifra alta”, pero considera que Enel “genera una cantidad de flujos que le hace posible haber elevado su oferta hasta los 10,41 euros”. “El alto precio pagado obedece a una decisión estratégica”, agrega.

Proceso de OPA

Después de los vaivenes que ha sufrido el proceso para controlar Eletropaulo, el regulador brasileño pidió a Enel y a Neoenergia que presentaran sus últimas ofertas este miércoles con el objetivo de que una de ellas quedara fuera del proceso que se cierra este lunes. En la subasta del 4 de junio sólo se registrará la oferta de Enel, sin que se permita ya la subida de precio por parte de otros competidores.

Enel desembolsará los 7.567 millones de reales para hacerse con el 100% de Eletropaulo, aunque el precio está condicionado -entre otras cosas- a que al menos el 50% de los accionistas de la brasileña acepten la oferta. El consejo de Eletropaulo ya había recomendado aceptar la oferta de Enel, aunque reconocía que su inclinación se debía a que el precio que la italiana estaba dispuesta a pagar era mayor que el que ofrecía Neoenergia.

Además de la opa, está previsto que Enel suscriba una ampliación de capital por unos 1.500 millones de reales (345 millones de euros), con lo que el total de la operación podría llegar a unos 9.000 millones de reales (más de 2.070 millones de euros).