Marco Asensio y Cristiano celebran el pase del Real Madrid a semifinales.

Marco Asensio y Cristiano celebran el pase del Real Madrid a semifinales. REUTERS

Empresas

Emirates, T-Mobile y Standard se juegan la Champions de los patrocinios

Los principales sponsors de los semifinalistas de Champions League se frotan la mano con 'sus' equipos.

Real Madrid, Liverpool, Bayern y Roma. Estos cuatro equipos van a luchar de aquí hasta finales de mayo por intentar levantar la ansiada Champions League. La ‘orejona’ es el objeto más preciado que existe en el mundo del fútbol a nivel de clubes. Aficionados, jugadores y directivos sueñan con quedarse con el trofeo. Aunque hay otros actores muy interesados en que ‘su’ equipo dispute hasta el último minuto.

No son ni más ni menos que los patrocinadores de las camisetas de estos cuatro privilegiados que sueñan con levantar la Copa de Europa sobre el césped de Kiev. Fly Emirates, T-Mobile y Standard Changered.

Fly Emirates ‘vuela’ con el Real Madrid

Para ser uno de los clubes económicos más importantes a nivel deportivo hay que tener un buen presupuesto. Y para tener un buen presupuesto hay que tener unos ingresos gigantescos, principalmente de patrocinios. El Real Madrid (con 620,1 millones de euros de ingresos durante la pasada temporada) cumple todos los requisitos. El conjunto merengue ha sido el rey de reyes. Sólo el megacontrato de Adidas con el Manchester United y los contratos firmados en 2016 por el Fútbol Club Barcelona (un millón más que el Madrid) han relegado al club blanco al tercer cajón de los clubes más ricos, según el último estudio realizado por Deloitte.

De toda esa facturación, el Real Madrid ingresó 212, 5 millones de marketing y de patrocinios, lo que supone casi un 35%, según recogió el club en sus cuentas anuales pasadas.

El principal patrocinador del club blanco es Fly Emirates, que deja en la hucha al club presidido por Florentino Pérez hasta 35 millones de euros por temporada. Como estrategia no le ha podido salir mejor: ha estado presente en la décima, en la undécima y en la duodécima. El impacto visual ha sido incuestionable.

Pero todo tiene su fin. El Real Madrid pretende rentabilizar este escenario y su objetivo es sacar una mayor tajada en el próximo contrato ya que al final de la presente campaña acaba su relación con la aerolínea. De momento, fuentes cercanas al club indican que la negociación está parada y que próximamente se desvelará el resultado final.

Adidas, compañía de ropa deportiva que viste al Real Madrid es otro de los grandes beneficiados. Su relación de amor se extiende desde el año 2000 (precisamente el año que ganó la octava) y paga a la entidad de Chamartín hasta 40 ‘kilos’ por año. A este contrato, aún le quedan dos temporadas más.

Standard Chartered por fin luce por Europa

El Liverpool de Jurgen Kloop por fin se pasea alegremente por Europa. Atrás quedan los momentos en los que vagaba por media tabla de la Premier League y no alcanzaba puestos europeos. Fue en 2010 cuando la entidad bancaria puso los ojos en la camiseta red y, por fin -tras muchas decepciones deportivas-, su nombre es visto por cientos de millones de personas.

El pellizco para los ‘reds’ es importante. El banco paga casi 28 millones de euros por temporada por aparecer en la parte frontal de su camiseta con el logo y el nombre de la entidad. Su contrato expira la temporada que viene y se desconoce aún si se va a renovar el acuerdo que mantienen el club y la compañía. Si se echa mano de la calculadora, el equipo de la ciudad inglesa se va a embolsar hasta 252 millones de euros por lucir esta publicidad una vez finalizado el acuerdo.

Pero hay otra marca que también está sacando rédito. New Balance ha comenzado a vestir al Liverpool esta campaña. La marca deportiva ha apostado fuerte por el mundo del fútbol, deporte que tenía olvidado y ya tiene acuerdos con grandes clubes como el Sevilla, el propio ‘Pool’ o el Porto. El acuerdo está valorado en un mínimo de 25 millones de libras anuales (34,7 millones de euros).

Historia de un amor en Múnich

El Bayern, que se medirá al Real Madrid, mantiene un idilio con su patrocinador T-Mobile. Desde 2002, la ‘teleco’ se puede ver en la parte frontal de la casaca del club bávaro. El año pasado sellaron la ampliación del contrato y su relación se extenderá hasta junio de 2023.

Este acuerdo no sólo es de patrocinio. Deutsche Telekom, propiedad de T-Mobile, instaló 115 kilómetros de cable de fibra óptica en el Allianz Arena en lo que el club denominó al proyecto como ‘Stadium Vision’. Además, la compañía de telecomunicaciones se comprometió a poner 940 antenas para dotar de red wifi en todo el estadio.

Deutsche Telekom reporta alrededor de 30 millones de euros por temporada tras la última firma del nuevo contrato.

La Roma, 'a pecho descubierto'

La gran sorpresa de la Champions ha sido la Roma. El club de la Ciudad Eterna es uno de los pocos casos que existen en el mundo del fútbol de élite: no tiene publicidad.

Desde hace varias temporadas, el club romano no encuentra una viabilidad económica, arrastrando unas pérdidas de 53 millones de euros. La clasificación para semifinales podría ser un bálsamo para sus maltrechas cuentas.

En el apartado de marketing, el ejercicio pasado se produjo un estancamiento en esta parcela. La Roma ingresó sólo 4,88 millones de euros debido, en parte, a la ausencia de un patrocinador principal.