El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, interviene en la última junta de accionistas.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, interviene en la última junta de accionistas.

Empresas

Sacyr eleva un 9% su beneficio, hasta 131 millones, por la aportación de Repsol

La facturación roza los 3.100 millones y el EBITDA crece un 17,5% gracias a la mejora generalizada de todos los negocios.

El beneficio neto atribuible de Sacyr en 2017 alcanzó los 131 millones de euros, un 9% más que los 120 millones de euros de 2016. En términos comparables, eliminando el efecto de los beneficios extraordinarios por venta de activos concesionales, por importe de 21 millones de euros en 2016, el beneficio neto creció el 32% aproximadamente.

La positiva evolución de la actividad permitió alcanzar una facturación de 3.093 millones de euros, a pesar del difícil entorno de la actividad de construcción en España y Portugal.

Este volumen de negocio se vio favorecido por el fuerte empuje de la actividad Industrial, que crece un 30%, los ingresos por concesiones de infraestructuras, que suben un 15%, y la facturación de la actividad de Servicios, incrementada un 5%.

Mejora el negocio de Construcción

El negocio de Construcción recupera, en el último trimestre del ejercicio, el ritmo de facturación, al corregir los retrasos que venía acumulando en el inicio de obras y recoger la contribución de la autopista Pedemontana–Veneta, en Italia.

El crecimiento de la facturación va acompañado de una evolución del EBITDA muy positiva, con un crecimiento del 17,5% respecto a 2016, hasta 423 millones de euros. El crecimiento alcanzó el 14% en Industrial, el 10% en Servicios y el 12% en Concesiones.

En la actividad de Construcción, la evolución viene dada por la mayor actividad del último trimestre del año junto con la aportación de la autopista Pedemontana-Veneta en Italia. Esta mejora, permite alcanzar un margen EBITDA sobre la cifra de negocios consolidada del 13,7%.

El resultado neto de explotación alcanza 257 millones de euros, un 23% más que en 2016, mientras que los resultados financieros netos se reducen un 13 % respecto a 2016.

El resultado de participadas se salda con unos ingresos de 259 millones de euros, de los que 244 millones de euros corresponden a nuestra participación en el beneficio neto de Repsol una vez realizado el ajuste de valor correspondiente. El valor contable de Repsol se situó a 31 de diciembre en 15,97 euros por acción.