Sede de Iberdrola, en Bilbao.

Sede de Iberdrola, en Bilbao.

Empresas Resultados 2017

El mercado prevé que Iberdrola gane un 3% más pero que reduzca su Ebitda un 5,8%

La eléctrica publica sus resultados del ejercicio 2017 este miércoles. Neoenergia y Avangrid ya han reportado sus cifras: la brasileña gana un 34% más y la estadounidense reduce su beneficio un 40% tras la venta del negocio de gas.

El beneficio neto de Iberdrola para el ejercicio 2017 será un 3% superior al del año anterior. Así lo considera el consenso de los analistas, que esperan que la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán gane 2.788 millones. Los más optimistas, los analistas de BBVA, calculan que el beneficio superará los 3.377 millones; los más pesimistas, los de Deutsche Bank, sitúan esta cifra por debajo del ejercicio 2016, en 2.325 millones.

El negocio internacional fue clave para la eléctrica durante 2017 debido a las malas condiciones climatológicas en España, con una menor producción hidroeléctrica y renovable, y los menores márgenes y caída de la demanda en el negocio liberalizado en Reino Unido. Y, para el cierre de año, los expertos esperan que estas dos patas sigan pesando en la cuenta final. 

Factores como la menor hidraulicidad en España, el cierre de la central de carbón de Longannet en Reino Unido, la depreciación de la libra y tarifas más comprimidas que dejan menos margen, "no serán compensadas por los nuevos activos que entran en México, Reino Unido y Estados Unidos, así como por la consolidación de Neoenergía en Brasil, ni por la apreciación del real", considera Ángel Pérez, de Renta 4.

En este escenario, el analista calcula que el resultado bruto de explotación (Ebitda) caerá un 7%, hasta los 7.246 millones. El negocio más afectado será el de Generación y clientes, con una caída de un 26,5%, según sus estimaciones. Aun así, recuerda que en 2016 se produjeron partidas extraordinarias positivas, con lo que "en términos comparables el descenso sería más contenido".

El consenso de mercado no es mucho más optimista. La media de las estimaciones apuntan a un Ebitda de 7.349 millones, un 5,8% menos que los 7.807 millones alcanzados en 2016.

Desde Renta 4, destacan en positivo "el fuerte repunte en los resultados de activos no corrientes por el reparto de dividendo extraordinario de Siemens Gamesa". Iberdrola recibió casi 200 millones por este concepto en el primer trimestre de 2017. Además, la eléctrica ya anticipó que la reforma fiscal aprobada a finales de año en Estados Unidos le generaría retornos por 1.200 millones, "los cuales serán compensados por las provisiones de eficiencia y el valor final del negocio en Brasil tras la ampliación de capital de Neoenergía y la suspensión de su salida a Bolsa", indica Pérez. A la vista de esto, se espera "un ligero repunte del beneficio neto (+3% frente a 2016), hasta los 2.783 millones", agrega.

Filiales en Brasil y EEUU

Las filiales de la eléctrica en Brasil y Estados Unidos, Neoenergia y Avangrid, han presentado este martes sus cuentas del último período.

En el caso de la brasileña, en la que Iberdrola tiene una participación del 52,45%, obtuvo un beneficio neto de 406,08 millones de reales (101,7 millones de euros), un 34% más que en el ejercicio de 2016. Sus ingresos del primer ejercicio que cierra como compañía integrada, después de que la fusión entre Elektro y Neoenergia se cerrara en agosto, han alcanzado los 20.517 millones de reales (5.119,5 millones de euros), un 38,2% más.

En 2017, el volumen de suministro de energía del grupo en sus áreas de concesión aumentó un 15,68%, hasta los 44.575 gigavatios hora (GWh), mientras que el número de clientes se elevó un 25,35%, hasta los 13,57 millones. Además, la inversión de la energética durante 2017 ascendió a 4.404 millones de reales (1.003 millones de euros), un 39% más que en 2016.

En su filial en EEUU, el resultado no ha sido tan bueno, impactado por el efecto contable de la venta de su negocio de almacenamiento de gas. El beneficio neto de Avangrid fue de 381 millones de dólares (unos 308,6 millones de euros), un 39,7% menos respecto al ejercicio anterior. Sin contar este impacto y el de cargos por reestructuración y deterioros de inversiones y ajustes en el mercado de renovables, el beneficio aumentaría un 6%.

A finales de 2017, la filial de Iberdrola puso a la venta los negocios de almacenamiento y comercialización de gas. En línea con esto, registró los activos y pasivos asociados con los negocios como activos mantenidos para la venta. Entre enero y febrero de este año ha vendido la unidad de comercialización a Commodities International y la de almacenamiento a Amphora Gas Storage USA.

Desde la filial estadounidense subrayan que las cifras son "consistentes", pese a que en el ejercicio se registró una producción eólica inferior a lo previsto. Por otra parte, Avangrid prevé elevar sus inversiones un 18% respecto a 2016, hasta los 2.300 millones de dólares. 

Nuevo plan estratégico

La eléctrica española presentará sus resultados del ejercicio 2017 este miércoles antes de la apertura del mercado. Además, presentará un nuevo plan estratégico que amplía en dos años su horizonte, hasta 2022.

En la actualización que hizo en febrero del año pasado, la compañía elevó sus previsiones para el período y elevó su plan de inversión hasta los 25.000 millones, 1.000 millones más de lo que tenía previsto. También se atrevió a elevar su previsión de beneficio neto medio anual de un 6% a un 7,5%, lo que situaría sus ganancias para 2020 entorno a 3.500 millones. 

En cuanto al Ebitda, la energética esperaba crecer a un ritmo medio de 6% al año, hasta los 10.000 millones en 2020.

Junta y ampliación de capital

La eléctrica ha indicado este martes que celebrará su junta general de accionistas el próximo 13 de abril. En el orden del día, además de la reelección como consejera independiente de Georgina Kessel, se votará para que asuma también este cargo Anthony L. Gardner. Su entrada al consejo se produce después de que Braulio Medel comunicara su decisión de cesar en el cargo.

Además, la eléctrica propondrá a sus accionistas dos aumentos de capital, por un valor de mercado de referencia máximo de 1.310 millones y 1.140 millones, que permitirán a la compañía ejecutar su programa de dividendo flexible. Los accionistas optarán por recibir este dividendo en efectivo o en acciones liberadas, según Iberdrola.