El negocio ibérico se ha convertido en el eje clave de Coca-Cola European Partners, la compañía de embotellado de la multinacional de los refrescos, que saltó a bolsa el pasado mes de junio. La compañía, presidida por Sol Daurella, ha presentado este martes sus primeros resultados anuales como cotizada y, en ellos, desvela la importancia de sus negocios en España y Portugal.

Noticias relacionadas

Al cierre del pasado año, Iberia aportaba el 24% de sus ingresos, un punto porcentual más que en el año anterior. Hay que tener en cuenta que la multinacional logró unos ingresos contables de 9.133 millones de euros en el conjunto del ejercicio, tras crecer más de un 44%. Así, su actividad en este área geográfica está por delante de lo que ingresa en Alemania (que es el 20% de sus ventas), Reino Unido (19%) y Francia (16,5%).

En la recta final del ejercicio, en el cuarto trimestre, Iberia también aumentó su peso en el negocio del embotellado de los refrescos. Aportó el 23% de las ventas, cuando un año antes era el 21,5%. En estos tres meses, los ingresos contables de la multinacional fueron de 2.578 millones de euros, un 8% más que en el mismo periodo del año anterior. 

Así, Iberia aportó cerca de 593 millones a su volumen de actividad en el último trimestre y 2.192 millones de euros en el conjunto del año. Esta cifra anual es un 3,5% superior a la que logró en 2015. Coca-Cola European Partners todavía es una empresa joven. Es fruto de la fusión en verano de 2015 de los negocios de embotellado de Coca-Cola en España, Portugal, Alemania, Austria, Reino Unido, Países Bajos, Francia y Escandinavia.

Sol Daurella, en la Bolsa de Madrid. Efe

Tras unirse, la compañía dio el salto al parqué en junio del pasado año. Por eso, sus negocios aún están en vía de fusión o “de aprendizaje”, en palabras de su consejero delegado, Damian Gammell, según explicó durante la conferencia con analistas en la que detalló sus resultados. También apuntó que una de las claves de la evolución de la compañía han sido las temperaturas porque, al haber sido más altas que otros años, se ha beneficiado el consumo de refrescos.

¿Por qué ha funcionado el mercado ibérico?

Detrás del avance de Coca-Cola European Partners en la Península está, por un lado, “el sólido crecimiento de Coca-Cola Zero Azúcar”, según indica la compañía en su presentación de resultados. Por otro, la incorporación de la enseña Monster a su gama de productos (que antes distribuía el grupo Osborne) dado que el negocio de las bebidas energéticas era una de las asignaturas pendientes de la compañía. Gracias a ambas ha logrado “crecimientos tanto de los ingresos por caja unidad”, como en el “volumen de producto vendido”.

De esas categorías, además, puede venir su estrategia a futuro. Su consejero delegado detalló a los analistas que el campo de las bebidas energéticas presenta posibilidades de crecimiento tanto en España como en Alemania. “Entramos tarde en estos mercados”, reconoció Damian Gammell. Por eso, aspira a “incrementar la cuota de mercado”. En parte, porque los distintos tipos de refrescos, también el de las bebidas energéticas, están cada vez más segmentadon. Ahora, por ejemplo, están despuntando las bebidas energéticas sin azúcar.

Lo que no desvela Coca-Cola European Partners es que parte de su beneficio anual viene de España. El pasado año, el grupo tuvo un resultado neto de 549 millones de euros, un 6,5% más que en el mismo periodo del año anterior. Esta rentabilidad le permitirá distribuir un dividendo periódico trimestral de 0,21 euros por acción (un 20% superior al del año anterior).

Una de las más beneficiadas de este reparto de beneficio es Sol Daurella, la presidenta del grupo embotellador. Lo es porque Daurella es la accionista de referencia de Coca-Cola Iberian Partners, que tiene el 34% de las acciones de la embotelladora europea. Otro 18% del accionariado está en manos de The Coca-Cola Company, dueña de la marca y la famosa fórmula secreta de la bebida azucarada.