El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en una imagen de archivo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en una imagen de archivo. Efe

Economía NUEVO GOBIERNO

PSOE y Podemos acuerdan derogar la reforma laboral y subir impuestos a las rentas altas y las empresas

El partido morado impone su sello y fuerza la aplicación de sus propuestas económicas más duras, uno de los grandes temores de la empresa.

Fernando Cano Alberto D. Prieto Daniel Basteiro

Noticias relacionadas

Pablo Iglesias se impone a Nadia Calviño. Por el momento. Las propuestas económicas que ha presentado este lunes en el programa de la futura coalición de Gobierno entre PSOE y Podemos dan ventaja al líder del partido morado que ha logrado incluir algunas de sus propuestas económicas más duras.

Según el documento al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el acuerdo incluye la derogación parcial de la reforma laboral, subidas de impuestos a las rentas más altas y más tasas a las empresas.

Una batería de medidas que servirán para financiar otros proyectos como la actualización de las pensiones conforme al IPC real, el aumento del poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas y la eliminación del Factor de Sostenibilidad y el Índice de Revalorización de Pensiones de la Seguridad Social previstos en la Ley 23/2013.

Del mismo modo, se controlarán las subidas del alquiler permitiendo que los ayuntamientos y/o comunidades autónomas que así lo consideren puedan regular las subidas "en las zonas previamente declaradas tensionadas".

También se realizará una "regulación urgente" de los juegos de azar para prevenir y frenar la ludopatía, "se pondrá en marcha una reforma del mercado eléctrico y bajada de la factura" de la luz.

Nadia Calviño

Pedro Sánchez prometió en campaña una vicepresidencia económica para Nadia Calviño como una manera de tranquilizar a empresas, Bruselas y a inversores en un contexto de desaceleración económica. Con la ministra de Economía se garantizaba el equilibrio presupuestario y la disciplina fiscal. 

No obstante, tras su acuerdo de noviembre con Podemos se comenzó a especular con un choque de trenes entre una visión más proempresa de Calviño y otra más social controlada por el partido morado. Un equilibro que al menos en este primer documento se decanta del lado de Podemos.

La gran novedad de este Acuerdo para un Gobierno progresista es la práctica derogación de la reforma laboral del año 2012 aplicada por Mariano Rajoy. En el plano laboral, el paquete de medidas presentado a pocas horas de que se ponga en marcha la investidura va mucho más lejos de lo previsto inicialmente por las empresas.

De esta manera, está previsto derogar el despido por absentismo causado por bajas de enfermedad, se eliminarán las limitaciones al ámbito temporal de los convenios colectivos y se derogará la prioridad de los convenios de empresa sobre los sectoriales.

Subida del IRPF

El objetivo es también limitar la subcontratación de servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa y también se frenará la modificación unilateral de las condiciones del contrato por parte de la empresa.

La derogación de los aspectos más destacados de la reforma laboral era uno de los grandes temores del mundo empresarial. Es así como el acuerdo de PSOE y Podemos podría generar gran incertidumbre en el sector en momentos de desaceleración económica.

El plan económico de la coalición de Gobierno incluye además otras medidas ya pactadas en los Presupuestos fallidos de 2019 que ya se habían acordado con Podemos a comienzo de este año que ya acaba. 

Es así como se retoman los principales impuestos a las rentas altas y los tipos mínimos de Sociedades. El IRPF subirá dos puntos para las rentas de más de 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. En este caso se sube el listón desde los 100.000 euros pactados hace casi doce meses.

Ingreso Mínimo Vital y copago

También se subirá el impuesto de Sociedades hasta un tipo mínimo del 15%, del 18% para los bancos y las empresas de hidrocarburos. El tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementará en cuatro puntos a partir de 140.000 euros, desde el actual 23% al 27%.

Como ya era esperado, se abre la puerta a una importante alza del salario mínimo hasta alcanzar los 1.200 euros al finalizar la legislatura. En el caso de las pensiones se elimina el factor de sostenibilidad y el índice de revalorización previstos en la ley de 2013.

Otro de los objetivos que se persiguen es crear un Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social. En cuanto al alquiler se retoma el acuerdo de principios de año en el que se estableció la limitación del precio de la vivienda. En  Sanidad se promete eliminar el copago, primero a los pensionistas y hogares vulnerables y se prevé introducir la atención dental en el Sistema Nacional de Salud.