Región

Down Salamanca, apoyo para la máxima autonomía y plena integración social

25 marzo, 2018 11:41

El pasado 21 de marzo tuvo lugar el Día Mundial del Síndrome de Down, cuya prevalencia es cada vez menor en España. De hecho, es el país del mundo donde nacen menos personas con este síndrome, aunque todavía hay unas 35.000 personas en nuestro país. Algunas de ellas en la provincia charra, donde la asociación Down Salamanca trabaja desde el año 1998 para facilitarles la máxima autonomía y plena integración social.

Dos décadas desde que un grupo de padres se uniera al percibir necesidades que no eran cubiertas por la administración pública. "Otras pesonas ya estaban en otras entidades, pero en estos años se han sumado familias, en la actualidad atendemos a dieciocho", explica la educadora social Patricia Mateos. Lo hacen en la sede de la asociación de la calle Francisco Gil, 11-13, en el barrio Puente Ladrillo, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Salamanca y la obra social de La Caixa. Para poder contactar con esta asociación, disponen del teléfono 923187903, del correo electrónico downsalamanca.info@gmail.com y de un perfil en la red social Facebook. "Empezamos con sólo un teléfono como sede, en 2007 llegó la nueva sede y cada día intentamos mejorar la atención", recuerda.

Down Salamanca promueve el bien común de las personas con Síndrome de Down y sus familias, "no nos podemos olvidar de ellas", mediante actividades educativas, asistenciales, recreativas y culturales con el fin de alcanzar el máximo grado de autonomía y la plena integración social. Así, defiende el principio de igualdad de derechos; la normalización e integración, el respeto a la diversidad y la participación activa en la sociedad de las personas con Síndrome de Down.

Esta asociación trabaja en la mejora de la calidad de vida de los sujetos afectados y de sus familias, potenciando sus capacidades individuales través de la utilización de los servicios ordinarios de la comunidad. En concreto, un programa de orientación y atención a familias, otro de voluntariado, un club de ocio y deporte, habilidades sociales, logopedia, apoyo escolar y atención temprana, entre otros.

Programa de Atención Temprana

Se entiende el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar.

Surge así un nuevo concepto de atención temprana, en el que la intervención pretende, además de estimular al niño, favorecer la creación de contextos adecuados en los que el niño pueda establecer interacciones en condiciones óptimas. El objeto de intervención es el niño, pero también su familia y el entorno. El ámbito natural del niño favorece la construcción de su desarrollo a partir de las interacciones que lleva a cabo con sus adultos de referencia.

La intervención con la familia favorece la interacción. Esta debe aprovechar para favorecer la estimulación en los momentos de interacción natural durante las rutinas de la vida diaria y crear o mantener un clima de seguridad afectiva. Así, se promueve la lectoescritura y las matemáticas, con refuerzo de la logopedia, incidiendo en una terapia musculativa que interviene en la voz, en sesiones individuales. "Aunque tengan características comunes, cada chico y chica tienen unos objetivos de trabajo", explica Patricia Mateos.

Programa de habilidades sociales y autonomía personal

Down Salamanca tambié lleva a cabo un servicio a través de un programa de habilidades sociales y autonomía personal y un programa de educación afectivo-sexual, "para que vayan interpretando emociones". Pese a que la afectividad y sexualidad es un contenido de habilidades sociales, la entidad consideró importante crear y desarrollar un programa específico para que implicase no solo a los chicos sino también a los profesionales de la entidad y a las familias.

Debido a que el comportamiento de este colectivo y su desenvolvimiento en la sociedad es altamente dependiente de sus familiares y las personas que les rodean, por lo que se hace necesario conseguir su normalización e integración familiar, escolar y social, mediante el aprendizaje de habilidades sociales e instrumentales que favorezcan una mayor y más pronta autonomía personal para iniciar una mejora su calidad de vida. Por ejemplo, desde cómo acudir al cuarto de baño hasta conectarse a un ordenador, "que aprendan a resolver situaciones sin apoyo. Se trabaja con la interacción social, la educación vial o el manejo del dinero".

Ademas, Down Salamanca ofrece un programa de ocio, deporte y tiempo libre. Este servicio se pone en marcha teniendo en cuenta que la educación en el ocio está relacionada especialmente con la autonomía personal y social y que debe comenzarse desde la edad escolar, para que puedan elegir su ocio sin necesitar que nadie decida por ellos, o que dependan de estructuras organizativas poco normalizadoras que cubran la ocupación del tiempo libre. Debido a la edad de la mayoría de los usuarios y a la falta de autonomía personal derivada de la misma,  las actividades de ocio y tiempo libre realizadas, han sido llevadas a cabo, en su mayoría, con el apoyo y la participación de las familias o en su caso, supervisadas por adultos.

Destaca un club de lectura en la biblioteca de la Casa de las Conchas, "para que también se desenvuelvan como cualquier persona". En deportes, sobre todo el tenis, pero también hay talleres de cocina, escalada, visitas a exposiciones, teatro... "habildades que ellos eligen, por eso hay tanta variedad". Un paso más allá será este año un proyecto en el que un grupo realiza ya la actividad sin ayuda ni acompañamiento, para potenciar su total autonomía.

Fnalmente, está el club de ocio ‘Punto de Encuentro’, que pretende facilitar el desarrollo y participación de las personas con discapacidad mediante la realización de actividades de ocio encaminadas a establecer relaciones positivas y significativas con los otros.

Las actividades están dirigidas a chicos y chicas, a partir de los doce años de edad con Síndrome de Down. Dichas actividades se desarrollarán dentro del entorno comunitario más cercano a los usuarios del club, para su realización se precisa de la presencia de un profesional y de voluntarios que sirvan de apoyo a este y juntos supervisen, medien o guíen las distintas actividades propuestas.

El club de ocio ofrece unas actividades que permiten a sus socios y usuarios disfrutar de su tiempo libre acudiendo al cine o al teatro, a merendar en una cafetería, a visitar museos, a pasear por parques y jardines, a participar en divertidos juegos o aprender con interesantes talleres… y en todas aquellas actividades que más gustan, fomentando siempre su capacidad de elección dentro de un entorno normalizado.

Todo esto es gracias a la aportación de los socios y la ayuda que llega a Down Salamanca a través de donaciones y administraciones públicas. Por eso, esperan seguir contando con apoyo para financiar el día a día, sobre todo potenciar ahora la inserción laboral, "aquellos bebés de hace veinte años han crecido". Además, existe un programa de voluntariado, "un elemento fundamental en pequeñas asociaciones como ésta, sin ánimo de lucro, ya que gracias a ellos se pueden llevar a cabo diferentes programas y servicios".