Durante la campaña de las pasadas elecciones a la Comunidad de Madrid, después de que Ana Rosa Quintana llamara a Pablo lglesias "fascista" por haberla tildado de "portavoz mediática de la ultraderecha", el candidato de Unidas Podemos anunció su intención de pedir amparo a la justicia si la presentadora no rectificaba "el bulo de las residencias". 

Noticias relacionadas

"Esta mañana ha vuelto a ocurrir un acosa muy grave: Ana Rosa Quintana, que presenta el programa de más audiencia de la mañana en España, volvía a difundir el bulo de que el responsable de las residencias en Madrid era yo y no la señora Ayuso. Una mentira que basta leer el BOE para desmentir, pero que está detrás de las amenazas de muerte a mi padre, mi madre, la ministra de Igualdad y yo, como pudo leer todo el mundo en la carta que recibimos, que venía acompañada con cuatro balas", decía Iglesias en un vídeo subido a las redes sociales.

"Ana Rosa sabe perfectamente que las competencias eran de las comunidades autónomas y conoce también perfectamente las órdenes que dio Ayuso prohibiendo que los mayores de las residencias fueran trasladados a los hospitales. Pero, aunque lo sabe, insiste en mentir", continuaba. 

Por todo ello, el líder de Unidas Podemos pidió formalmente una rectificación a Mediaset España "por seguir difundiendo esta mentira y esperamos que rectifiquen, o pediremos amparo a la justicia". 

Sin embargo, tanto El Programa de Ana Rosa como Telecinco se negaron a rectificar esta información, e Iglesias procedió a interponer una demanda, que ahora ha sido admitida a trámite, según avanza el diario Público. 

En su demanda, el exlíder de Unidas Podemos argumenta que "el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid desde 1983 en su artículo 1.23, establece entre las competencias del gobierno autonómico la 'promoción y ayuda a la tercera edad incluida la creación de centros de protección, reinserción y rehabilitación'".

De tener aparentemente muy buena relación -Ana Rosa llegó a realizar un reportaje con Iglesias en su piso de Vallecas-, ésta se fue desmoronando poco a poco hasta la batalla dialéctica que se produjo en las elecciones de la Comunidad de Madrid. 

La animadversión personal de la presentadora hacía el político llegó a tal punto que no dudó en calificar el acoso que sufrió de nazis como "jarabe democrático",en celebrar su marcha de la política con unas duras palabras. 

"Señor Iglesias, ya se lo dije en una ocasión. Se fue Felipe González y no paso nada, se fue Aznar y los españoles seguimos adelante, se fue Zapatero, Rajoy, ya veremos qué pasa con el actual presidente, ahora se va usted y tampoco va a pasar nada. Los ciudadanos seguiremos siendo libres y solo le pido que cierra la puerta giratoria al salir", dijo muy seria.

"Las mujeres asumen el liderazgo en Madrid. Aunque ayer el fugitivo dijo que era el tiempo de las mujeres, pero ayer fue el día de las mujeres, pero de otros partidos: Díaz Ayuso, a la derecha, y Mónica García, a la izquierda (...) Ya conocemos la primera consecuencia de estos resultados: Iglesias deja la política. Ya le debemos otra a Ayuso", añadió.