Carlos Algora, uno de los tentadores más conocidos de la última edición de La Isla de las Tentaciones por sus coqueteos con Lucía y Lola, ha sido detenido por la Guardia Civil por su supuesta participación en los abusos sexuales a una mujer durante una fiesta ilegal en una casa de Colmenarejo (Madrid).

Noticias relacionadas

El tentador había sido detenido junto a otros dos hombres, también sevillanos, por haber supuestamente drogado a esta mujer que denunció haber sufrido abusos por parte de varios individuos, sin su consentimiento, el pasado febrero. 

Los hechos se produjeron el fin de semana del 13 al 14 de febrero en una casa de Colmenarejo, en la que había numerosos asistentes, entre ellos, “niños bien de los que salen en La isla de las tentaciones, chicos y chicas guapas, influencers”, según explicaron los investigadores.

Según las fuentes de la investigación, la joven presentó la denuncia dos días después a la Guardia Civil, y sostenía que la drogaron y la obligaron a mantener relaciones sexuales “con cinco o seis” hombres. En la misma explicaba que los hechos ocurrieron en la noche del sábado 13 al domingo 14 de febrero, y que en la fiesta, que estaba prohibida al saltarse todas las medidas de seguridad, había medio centenar de jóvenes.

La casa la alquiló una persona, ya identificada, y que también podría guardar relación con La isla de las tentaciones, y que aseguró al propietario de la vivienda que en aquella fiesta de alta gama no debían acudir más de doce personas. El sistema de vigilancia permitió al dueño darse cuenta que “aquello no era un evento, ni siquiera una fiesta. Era una orgía”, según indican las fuentes de la investigación.

Al darse cuenta de lo ocurrido, el propietario avisó a la Guardia Civil para desalojar la fiesta, que fue descrita como “Sodoma y Gomorra” con gente “sin mascarillas y haciendo de todo”. Dos días más tardes, una joven denunció que en esa fiesta tomó algo que le hizo perder la conciencia y que entonces “mantuvo relaciones sexuales en contra de su voluntad”.

La joven, una estudiante extranjera, llegó la fiesta tras una invitación por Instagram, si bien primero acudió a un local de la calle Arce de Madrid en la que comenzó la fiesta, y en la que conoció a varios ‘tentadores’ del reality. Ya en el chalé, la joven solo recuerda haberse tomado una copa y después perder la conciencia, y que le propusieron mantener relaciones sexuales y que se negó, por lo que la forzaron.

Denunciado por suplantar a un actor porno

Se da la circunstancia de que hace tan sólo unos días el colaborador de Sálvame, Miguel Frigenti, aseguró que le “consta que (Carlos) tiene tres denuncias: una de ellas por suplantación de identidad al actor de cine para adultos Christian Diamond”, con el cual guardaría cierto parecido físico.

Según se explicó en Sábado Deluxe, Carlos, sevillano de 34 años, mandaba mensajes a mujeres con la finalidad de lograr vídeos y fotos de contenido sexual. Frigenti aseguraba además no era por “la única persona por la que se ha hecho pasar”.

Empresario sevillano de 34 años, el joven se definió en su presentación como "el rey de la noche en mi ciudad, pero también lo seré en la isla". El joven, que cuenta con 18.800 seguidores en Instagram, es hijo del escritor e historiador sevillano Carlos Algora.