Google, sacudido por el debate sexista

Google, sacudido por el debate sexista

La Jungla

Un documento interno coloca a Google en el centro del debate sexista

En la Jungla. Un manifiesto redactado por un ingeniero interno -y que no representa la opinión de la compañía- muestra por qué la industria tecnológica es un entorno tan complicado para las mujeres.

J.E.

Silicon Valley y la industria tecnológica siempre ha sido un ámbito especialmente difícil para las mujeres. Google está actualmente en el ojo del huracán de un nuevo escándalo apenas un mes después de ser multada por negarse a facilitar datos sobre la diferencia salarial entre ambos sexos.

Todo comenzó el pasado viernes, cuando diversos empleados de la compañía con sede en Mountain View realizaron diversos tuits refiriéndose a un manifiesto interno titulado "la burbuja ideológica de Google" elaborado por uno de los trabajadores de la compañía en contra de las políticas de igualdad que trata de implantar la empresa. La vicepresidenta de igualdad de la empresa no ha tardado en desmarcarse del documento.

"Un documento interno ha salido circulado en el trabajo explicando por qué el la brecha salarial en la industria tecnológica se debe a diferencias biológicas entre hombres y mujeres", apuntaba una de las trabajadoras de Google, a lo que un compañero le respondía "Esa basura de documento es asqueroso. Sois unas magníficas compañeras de trabajo y soy extremadamente afortunado de trabajar con vosotros".

Motherboard ha sido uno de los primeros blogs en hacerse eco, pero ha sido Gizmodo quien ha levantado la liebre con la publicación íntegra del documento de diez páginas y que han traducido en su edición española.

"Nuestra cultura no acepta nada que se encuente fuera de su caja de resonancia"

Google2

Google2

"Valoro la inclusión y la diversidad, no niego que el sexismo exista y no respaldo el uso de estereotipos. Cuando abordamos las brechas de representación en nuestra sociedad, necesitamos mirar las diferencias en la sociedad por sus niveles de distribución", comienza el texto. "La seguridad psicológica se construye sobre el respeto mutuo y la aceptación, pero desafortunadamente nuestra cultura de vergüenza y tergiversación no respeta ni acepta a cualquiera que se encuentre fuera de su caja de resonancia", continúa.

"La distribución de las preferencias y habilidades de los hombres y las mujeres se distinguen en parte debido a causas biológicas. Estas diferencias pueden explicar por qué no hay igual representación en hombres y mujeres en campos como la tecnología y el liderazgo. Muchas de sus diferencias son mínimas y hay coincidencias significativas entre hombres y mujeres, por lo que no es posible afirmar nada de un individuo a causa de sus niveles de distribución en una sociedad".

"Las mujeres prefieren trabajar con personas que con cosas"

"Las mujeres, de media, son más abiertas en sus sentimientos y cuestiones estéticas más que con las ideas. Las mujeres generalmente tienen también un interés mayor en las personas antes que en las cosas, siempre comparado con los hombres (también interpretado esto como empatizar vs sistematizar).

"Estas dos diferencias explican en parte por qué las mujeres prefieren relativamente trabajos en áreas sociales o artísticas. A los hombres les gusta programar porque requiere sistematizar e incluso dentro de la Sociedad Americana de Mujeres Ingenieras, más mujeres trabajan comparativamente en trabajos de front end, que requieren contacto con las personas y con la estética".

El documento también apunta algunas formas para acabar, según su opinión, con la brecha de género: "el feminismo ha conseguido grandes progresos en liberar a mujeres del rol de género femenino pero los hombres siguen en buena medida atado al suyo. Si nosotros, como sociedad, permitimos a los hombres ser “más femeninos”, la brecha de género se reducirá, aunque sea probablemente porque más hombres abandonen puestos tecnológicos y de liderazgo por otro que hasta ese momento sean tradicionalmente femeninos".

"Esta opinión no representa a Google"

Danielle Brown

Danielle Brown

Ante la situación, la vicepresidenta de Diversidad, Integridad y Gobernancia de Google, Danielle Brown, que apenas lleva dos semanas en el cargo y ya tiene una tormenta en su cabeza, ha emitido un comunicado de respuesta. "Como muchos de vosotros, creo que apunta presunciones incorrectas sobre el género. No voy a enlazarlo aguí porque no representa un punto de vista que yo esta compañía apoye, promocione o aliente", asegura.

"Cambiar una cultura es difícil, y a menudo incómodo, pero creo firmemente que Google está haciendo lo correcto, ese es el motivo por el que acepté este trabajo".