Curro en modo observación

Curro en modo observación

25 aniversario de la Expo'92

Curro lleva seis meses vagando por las calles de Sevilla esperando a que te acuerdes de él

En la Jungla. Una cuenta en distintas redes sociales reivindica con la famosa mascota el abandonado espíritu de la Exposición Universal. 

María S. Sánchez

Curro, el pájaro de pico y cresta multicolor, que ejerció como mascota en la Expo'92 fue uno de los principales iconos de este evento multitudinario que acogió Sevilla. Cuando se cumplen 25 años de aquella Exposición Universal con sabor andaluz, una cuenta en Instagram, Twitter y Facebook, ha rescatado a la mascota -o parte de ella- para que Curro recorra de nuevo las calles de la capital andaluza. Sí, Curro ha vuelto después de su famoso 'naufragio' en Isla Cristina.

Detrás de 25 Años Sin curro están el director de cine  Enrique Rivero y la artista  María J.L Hierro. Ella fue la encargada de crear y pintar la cabeza de Curro artesanalmente y después, a principios de año, comenzaron a fotografiar y narrar sus aventuras en las redes sociales y en Trumblr.

"Veíamos que a pesar de llegar la fecha del aniversario, oficialmente no se estaba organizando nada", explica a EL ESPAÑOL por teléfono Rivero. "Así que nos animamos a hacer algo en tono reivindicativo fotografiando esos lugares que fueron la máxima expresión de la Exp'92, como el recinto de La Cartuja, pero que han caído en el abandono. Realmente nos da mucha pena porque es un lugar privilegiado que no se ha integrado satisfactoriamente en la ciudad". Curro ha tenido después hasta fiestas conmemorativas, pero ellos, dicen, fueron los primeros en sacarlo públicamente del ostracismo.

Este mexicano que se estableció hace unos cinco años en Sevilla por motivos personales -"aunque siempre he vivido a caballo entre España y México y recuerdo perfectamente todo lo que supuso la Expo'92"- cuenta que les ha sorprendido muy gratamente el recibimiento que han tenido en la ciudad cuando han sacado a pasear su recreación de Curro: "Te das cuenta que la gente recuerda con muchísimo cariño aquellos años. Cuando ven de nuevo a la mascota siempre sonríen y es motivo de alegría y especialmente si hay niños, claro". 

Aunque la iniciativa surgió como una forma de repaso visual a aquello "que pudo ser y no fue", Rivero señala que después fueron ampliando el abanico para retratar otros lugares o iniciativas llevadas a cabo en Sevilla en este tiempo que también ha supuesto, de algún modo, una transformación en la ciudad. "Son lugares como las Setas de Sevilla, en la Plaza de la Encarnación, que ha generado mucha polémica. Tienen sus partidarios y sus detractores, pero que nosotros creemos que es importante poner el foco en ellos porque han tenido un impacto positivo". 

A pesar de que el 20 de abril marca el aniversario exacto desde la inauguración del evento, Rivero y López Hierro señalan que tienen intención de continuar con su iniciativa. "Seguiremos subiendo imágenes porque aún quedan muchos lugares por visitar y algunas sorpresas por desvelar".