picalagartos

Los bolsillos de Iglesias

  1. Opinión
  2. Pablo Iglesias
  3. Mariano Rajoy Brey
  4. Periodismo
  5. Congreso de los Diputados
  6. Gabriel Rufián

En comparación con Iglesias Turrión, Rufián es todo un orador; vamos, todo lo que cabe de orador en alguien de ERC, que ésa es otra variable a tener en cuenta los días en que Tardà ladra lo justo. Y eso a pesar de que lo ideológico en Gabriel Rufián es metafísicamente imposible, como un engaño destinado a las marujas del extrarradio barcelonés que no vieron futuro cuando el 92 y ahora se estelan la permanente. Por ver si cae algo.

Quizá Rufián se fije en los ujieres, en la guapa gente funcionarial de San Jerónimo, y vaya dejando ya esas pintas de niño malo y diga España en español, y quizá todo lo suyo sea una bordería pasajera que acabe con cierto estilo; como la de Loquillo, cuando levantaba nenas y cerraba bares. Cuando se ponga corbata con la americana.

Pero Iglesias, no. Iglesias es el canto máximo a la chulería como forma de hacer política. Se trata de agitar a su parroquia. Por Pablo Iglesias, Lenin baja lo mismo a mear a los billares vallecanos que sube a los púlpitos, con el mismo jersey y mejor suavizante. Pablo Iglesias 2 viene bien pagado de sí mismo; una vez que los platós televisivos ( los propios, los iraníes, los sorayos y los otros) se le quedaron pequeños y encontró el hueco en Cortes.

El miércoles, Iglesias Turrión no tuvo otra que afear al gran Basteiro. Iglesias recriminó a Basteiro un detalle meramente informativo, significativo, en el que nos informaba de la posición oratoria de PI cuando preguntaba a Rajoy: manos en los bolsillos y lectura atropellada, que es algo de mala fe según los padres jesuitas. Pero como de costumbre, Iglesias pontificó sobre el Periodismo puro, angelical; la verdad en pelotas y en coleta. Y Pablo Iglesias es la mismísima verdad y la vida, y los periodistas intoxicamos por vicio. Claro.

Y “como de costumbre”, con el podemismo se hace imposible un diálogo. El podemismo lleva implícita esa multiplicación bíblica de la bilis y los trolls; es un verte la papela de periodista y que el timelime se te bloquee.

Y “como de costumbre”, todo un parlamento podría achicharrar al presidente más nefasto de la democracia: Rajoy. Pero “como de costumbre”, Pablo, tu reino no es de este mundo y la consigna es pintar un graffitti en el muro de Rajoy, reír las gracias tuyas y embalsamar los restos del fidelato con tu misión histórica.

Y al mensajero, a matarlo en un descampado, Iglesias. Con una mano en el bolsillo. Como el fascista de Wayne filmado por Ford...