El merodeador

La burda coartada de Ignacio González para su testaferro , Reabrir la televisión pública valenciana sería un error , Palmira, un punto de inflexión frente al Estado Islámico

La burda coartada de Ignacio González para su testaferro

Tal y como revela EL ESPAÑOL, los asesores jurídicos de Ignacio González y del presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, fabricaron una falsa coartada al testaferro que compró el ático del expresidente de la Comunidad de Madrid en Marbella. El objetivo era que testificara ante el FBI que era un avezado inversor y "veraneante habitual" y así dar carpetazo al escándalo destapado en 2012. González, su mujer Lourdes Cavero y Cerezo están llamados a declarar el 18 de abril por indicios de cohecho y blanqueo. Según la Fiscalía Anticorrupción, el dúplex fue siempre de González, por lo que la operación inmobiliaria podría responder a un montaje para ocultar el pago de una comisión al ex mandatario madrileño por parte del empresario o de un tercero. La madeja de mentiras del político se cae por su propio peso. El testimonio preparado a Rudy Valner no encaja con la declaración de la comercial de la urbanización de lujo donde se encuentra el inmueble, que asegura que enseñó el dúplex a Cavero y que nunca ha visto al testaferro. Las revelaciones de EL ESPAÑOL abren una nueva línea de investigación, ya que todos los indicios apuntan a que González y Cerezo fabricaron un falso testimonio para encubrir el blanqueo.

Reabrir la televisión pública valenciana sería un error

El coste anual del nuevo Canal 9 que pretende abrir la Generalitat Valenciana se ha cifrado entre cien y 150 millones. Hace más de dos años que el gobierno de esta Comunidad Autónoma apagó Radio Televisión Valenciana (RTVV), un ente que dejó 1.200 millones de euros en deudas. Sin embargo, el Parlamento valenciano está embarcado desde enero en la búsqueda de un nuevo modelo para reabrir la cadena pública. Es evidente que la prioridad política en una región tan endeudada y con tantos problemas para controlar su déficit no puede ser reabrir una televisión que, si por algo se caracterizó, fue por sus episodios de manipulación informativa. Por ejemplo, el control político de Canal 9 implicó que durante años hubiera un silencio informativo en torno a las víctimas del accidente de metro de Valencia de 2006, en el que murieron 43 personas. Las televisiones públicas suelen ser nidos de enchufismo y agujeros negros para las arcas regionales. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, debería abandonar un proyecto inviable que agravaría la frágil situación financiera de su comunidad.

Palmira, un punto de inflexión frente al Estado Islámico

El Ejército sirio ha recobrado el control sobre la histórica ciudad de Palmira, el Patrimonio Nacional de la Unesco que llevaba en manos del Estado Islámico casi un año. Además del logro que supone recuperar un yacimiento arqueológico de semejante importancia, esta victoria es un golpe crucial para el grupo terrorista: más de 400 de sus miembros han muerto en la ofensiva y los expertos afirman que esta derrota podría poner en jaque el poderío de los yihadistas en Siria. El presidente sirio, Bashar Al Asad, no ha dudado en aprovechar el momento para ensalzar la fortaleza de la coalición de aliados internacionales como únicos capaces de derrotar al terrorismo que azota el país. A pesar de que una alianza con el régimen sirio es necesaria para erradicar esta amenaza en sus propias bases, eso no significa que el líder de una tiranía cuyas manos están manchadas de sangre pueda recibir un cheque en blanco. Una cosa es que la colaboración de Al Asad para luchar contra el yihadismo sea necesaria, pero eso no quiere decir que países democráticos vayan a dar legitimidad a un dirigente que no dudó en gasear a su propia población.