Las preguntas de la semana

¿Carod Rovira se está partiendo de risa?

  1. Opinión
  2. Preguntas de la semana

 si  Desde algún rincón de Tarragona. Josep-Lluis, aquí y en China. Y Pascual Maragall. Bueno, él no, porque seguramente no se acuerde. Y el otro José Luis, Zapatero, con su enigmático rictus entre Monalisa y Joker (menuda carta que nos tocó en la baraja). Porque el principio del caos político español comenzó a finales de 2003 en Cataluña, con ellos de protagonistas. Y de aquellos polvos vienen estos lodos. Si miráramos las hemerotecas, comprenderíamos qué nos está pasando ahora en España.

16 de noviembre de 2003. Elecciones autonómicas en Cataluña. Resultados: gana CiU con 46 escaños; segunda fuerza, PSC, 42, pese a ser el partido más votado; ERC, 23; Iniciativa, 9… Estos tres partidos perdedores firman un acuerdo para desplazar al ganador, los convergentes de Artur Mas (quien ayer se quedó compuesto y sin Generalitat. Más tonto que Mas, imposible). El socialista Maragall, el entonces líder de Esquerra Republicana, Carod Rovira, y el comunista Saura ratifican un documento conocido como Pacto de Tinell. Partían de una premisa, prohibido pactar nada con los apestados del PP (15 escaños), y una idea principal y obsesiva: conseguir un nuevo Estatuto de Cataluña para alcanzar una nación, Catalunya, socialmente avanzada.

10 de enero de 2016. Trece años después del fracasado experimento tripartito catalán, tiempo durante el cual ha habido allí cinco elecciones autonómicas y la que te rondaré morena (léase Virgen de la Moreneta), España camina hacia la misma jungla partidista. El PP, partido ganador/perdedor el pasado 20-D, no tiene quien le quiera suficiente, como le sucedió a CiU en 2003, mientras que el PSOE de Pedro Sánchez, partido perdedor/perdedor, parece decidido a reeditar un desesperado pacto “a la catalana”.

Si Sánchez logra ser presidente del Gobierno con ingredientes tan dispares, habrá que felicitar también a Zapatero

Como el objetivo de Sánchez, recién llegado de Portugal, es añadir votos presidenciables a sus “insignificantes” 90 diputados, parece darle igual unir en la suma los 69 de la franquicia Podemos, compuesta por marxistas, anticapitalistas y verdes, más los dos diputados comunistas de Garzón, más los independentistas de Junts pel Sí y de Esquerra Republicana… Respetables todos ellos, pero que nada tienen que ver con la historia del PS-Español, ganador de elecciones en 1982, 86, 89, 93, 96, 2004 y 2008.

Si Sánchez logra ser presidente del Gobierno con ingredientes tan dispares, habrá que felicitar también a Zapatero, porque el líder actual del PSOE no sólo logrará resucitar el Frente Popular de 1936; también materializará el sueño de la Alianza de Civilizaciones de ZP, versión española. Porque eso sería la tortilla del PSOE con el conglomerado Podemos más nacionalistas independentistas; incluso si en vez de éstos entrara en el tripartito Rivera con sus Ciudadanos, lo cual parece altamente improbable.

Y así estamos, 20 días después del 20-D. Con un Mariano O´Corcheiro de quien se cuenta que sólo ha disparado un tiro en su vida y fue contra un caracol por insolente: iba muy deprisa. Con un Sánchez afectado por el fenómeno del Dunning-Kruger, sesgo cognitivo según el cual un individuo con escasos conocimientos sufre el efecto de superioridad ilusoria (“Hemos hecho Historia”, dijo la noche del 20-D). Y con un Iglesias que hace un año, el 31 de enero de 2015, marchó sobre Madrid para demostrar la fuerza de Podemos y hoy no debe creerse la jugada de cartas que tiene entre manos pese a haber sacado 21 diputados menos que el PSOE y casi la mitad que el PP.

¿Burgfrieden y Saint-Exupéry?

sí Tienen que ver. El Burgfrieden era una costumbre medieval según la cual cuando un castillo era acosado desde el exterior quedaban prohibidas las peleas entre los defensores de la fortaleza. Pongamos que la fortaleza es España. Rellene usted, querido lector, quiénes se pelean entre sí en vez de defender el castillo y quiénes son los atacantes que socavan España. Saint-Exupéry escribe en “Un sentido a la vida”: “¿Acaso no os dais cuenta de que la fuerza de un movimiento se encuentra en el hombre al que este movimiento devuelve la libertad”. Ese movimiento que convierte al anónimo en útil protagonista de algo. Sólo así se entiende el papel de Podemos y la deriva política en una España perpleja por la corrupción y por la desigualdad creciente con la crisis. Puestos a citar, citemos a Don Fabrizio, en “El Gatopardo”: “Un año de ardor y llamas, y luego treinta de cenizas”. En ello estamos.

Hay una frase de Eisenhower que sirve para España, para Cataluña, para Sánchez, para Mas y para todos: "Cuando un pueblo renuncia a sus principios para mantener sus privilegios acaba perdiendo los unos y los otros".

El juez instructor del Caso Noos, José Castro.

El juez instructor del Caso Noos, José Castro.

“¿Yo, el juez Pepe Castro?”

sí  “Como a partir de mañana, lunes, vais a verme en imágenes y a leer mi nombre en crónicas, voy a contaros en exclusiva quién soy. Nací precisamente un 20-D, de hace 70 años. Y como era clarito, huero dicen en México, en mi familia me llamaban El Rubio. Tiene gracia que a Don Juan Carlos, el rey emérito, le llamaran también así, El Rubio, y yo, el otro Rubio, vaya a juzgar a su hija Cristina y a su yerno. Antes de seguir quiero aclarar, como bien sabe mi admirada Pilar Urbano, ¡qué gran cronista sería para el juicio que empieza mañana!, que no soy ni pro ni antimonárquico, aunque siento que la república es la forma más democrática de gobierno. Pero ya bastantes líos tenemos”

“Prosigo. Esta semana, mientras preparaba mi intervención como juez instructor de caso Nóos, recordaba mis Reyes Magos cuando era niño, en la finca Marmolejos de mi Córdoba natal. Los reyes, los pajes y los pastorcillos del Belén eran empleados de mi padre disfrazados para la ocasión. Mi padre heredó numerosísimas propiedades; era un terrateniente que acabó arruinado. El negocio principal eran los olivos en Córdoba y en Jaén. Yo, que siempre fui un estudiante del medio me sabía de memoria el “Andaluces de Jaén, aceituneros altivos”... Y ese “Decidme, decidme” que Miguel Hernández repetía para dar fuerza a su poema, lo utilizo yo en mis interrogatorios con frecuencia. Porque yo siempre quiero saber más, “Quién levantó los olivos”, “Quién los amamantó”, trasladado a la realidad de los juzgados: quién se llevó el dinero, quién amamantó los negocios fraudulentos”.

“¿Qué en quién estoy pensando? Pues con la que tengo encima… Mi padre se arruinó y tuve que hacer la carrera de Derecho por libre, desde casa. Por eso no puedo presumir de haber sido un rojo universitario: me faltó el ambiente. Al licenciarme, como quería empleo fijo para casarme, preparé unas oposiciones a funcionario de prisiones. Estuve en el Penal de Córdoba, en los 70, durante el juicio de Burgos. Y luego en la Modelo de la Barcelona. Allí denuncié a uno de los directivos: el sinvergüenza se quedaba con dinero que producían los presos haciendo balones”.

“¿Balones? Jaja. En la Modelo conocí a un preso muy trabajador que ahorraba lo que ganaba para poder comprarse un 600 y en él viajar su familia para visitarle. Balones de fútbol, eh; no de balonmano… El de balonmano es el que tengo ahora entre manos. Y menuda familia. Nunca pude imaginar cuando me llevé una carpetilla beige, de papel duro, en una intervención por el caso Palma Arena, que guardaba en su interior la bomba de la Fundación Nóos, con el señor Urdangarin y la señora Cristina de Borbón al frente. Remarco lo de señor y señora porque en el juzgado no hay reyes, ni infantas, ni duques ni altezas. La única señoría soy yo como juez representante de la ley”.

Con este lío de temperaturas, el carnaval se ha adelantado y ha convertido a los Reyes Magos en adefesios de chirigota.

“Pero sigo. Para prosperar más, aprobé la oposición de secretario judicial. Curiosamente mi primer destino fue en Cazalla de la Sierra (Sevilla), que es donde acaba la primera parte del “Guzmán de Alfarache”. Mateo Alemán presenta así a su personaje: “¿Ves aquí, Guzmán, la cumbre del monte de las miserias, a donde te ha subido tu torpe sensualidad?”. Eso podría aplicársele a otros pícaros que yo me sé”.

“Tras pasar por Rute, famoso por sus anisados y por un dulce llamado Las Bobas del Monte, también a esto podría sacársele punta ahora, me convertí en juez por oposición. Estuve en Marchena, Dos Hermanas, Lanzarote y Sabadell y acabé, aquí, en Palma de Mallorca. sigo y seguiré hasta que acabe esto. Que Dios reparta suerte y el tribunal imparta Justicia. Ah, quiero dejar constancia de lo siguiente: como funcionario de Prisiones adquirí conciencia social y me di cuenta de que siempre, siempre, detrás de un preso hay un ser humano arrepentido de su delito que en un determinado momento cometió un error. No un malvado por naturaleza. Siempre lo tengo muy presente. Lo que me solivianta es que nos tomen por tontos”.

El atuendo de los Reyes Magos desata polémica/ EFE/Mariscal

El atuendo de los Reyes Magos desata polémica/ EFE/Mariscal

¿Se adelantó el carnaval?

sí  Con este lío de temperaturas, el carnaval se ha adelantado varias semanas y ha convertido a los Reyes Magos en adefesios de chirigota. En vez de Oriente, los Reyes de este año parecían venir directamente del manicomio, con mofa en vez de incienso. Un participante de una cabalgata anómala se presentaba como un “puto outsiders”. Menudo susto si se aparecen vestidos así en el dormitorio de un niño. Claro que en Madrid los Reyes pudieron ser peor de haber seguido la estrella de la portavoz del ayuntamiento, Rita Maestre, que el 18 de febrero será juzgada por quedarse en tetas en la capilla de la Complutense. Pero no demos ideas para las “Reyas Magas” de 2017.