El merodeador

Es oportuno cambiar los nombres franquistas , pero con cautela , Albert Rivera debe tender la mano a los náufragos de UpyD , El juez investiga si el PP mintió para desvincularse de Bárcenas

Es oportuno cambiar los nombres franquistas , pero con cautela

La retirada de placas y monolitos que homenajean en lugares públicos de Madrid a personajes que tuvieron un papel activo en el Alzamiento y en la posterior represión franquista es una actuación irreprochable que se compadece, por lo demás, con lo que prescribe la Ley de Memoria Histórica. El Ayuntamiento de la capital, que preside Manuela Carmena, procederá en los próximos meses en ese sentido. Ahora bien, es una tarea en la que hay que tener mucho tacto, porque junto a nombres como el del propio Franco y otros generales que no tienen discusión, pueden estar otros menos evidentes. El criterio para actuar no debería ser, desde luego, el del simple hecho de haber desempeñado un cargo en el régimen. Hubo cantidad de alcaldes, por ejemplo, que hicieron una meritoria labor desde su responsabilidad y trabajaron por la reconciliación y el bien general. Hoy contamos el caso del comandante Demetrio Zorita, el primer aviador español en superar la barrera del sonido, cuyo nombre en el callejero defendió el propio Tierno Galván. Remover en la historia siempre es polémico, particularmente si aún está reciente, porque toca sentimientos. Está bien que se limpie el callejero de nombres que resultan ofensivos para las víctimas de la dictadura, pero debe hacerse con ecuanimidad, sin tratar de convertir un acto así en arma arrojadiza. El objetivo ha de ser buscar la concordia. Sería un error utilizar la memoria para tratar de resucitar el fantasma de las dos Españas.

Albert Rivera debe tender la mano a los náufragos de UpyD

La estrategia de Podemos de fagocitar a Izquierda Unida ha sido más evidente que nunca durante la campaña electoral. La formación morada se negó a formar una alianza con la coalición de izquierdas para acudir juntos a las elecciones, y en los mítines electorales ha ignorado al partido de Garzón al referirse a las fuerzas del cambio. La táctica de Iglesias es comprensible desde la lógica política, ya que los votantes de Izquierda Unida están próximos ideológicamente a los suyos. De la misma forma que Podemos trata de sumar apoyos en su ámbito natural, Ciudadanos debería hacer lo propio en el centro político con quien ha sido su rival más próximo, UpyD. La diferencia es que al contrario que Iglesias, que intenta destruir a IU, Rivera debería tender la mano a lo que queda del partido de Herzog. Esta maniobra enriquecería a Ciudadanos, ya que aunque la formación magenta ha perdido su representación parlamentaria, sigue contando entre sus filas con personas extremadamente valiosas. Basta con citar a Fernando Savater y a Andrés Trapiello, los que han sido sus candidatos al Senado. Una de las críticas que ha recibido Ciudadanos durante la campaña ha sido la falta de estructura y de cuadros, algo de lo que puede presumir UpyD.

El juez investiga si el PP mintió para desvincularse de Bárcenas

El enredo judicial entre el PP y su ex tesorero, Luis Bárcenas, continúa. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, la jefa de personal del partido, Milagros Puentes, ha reconocido ante el juez que es suya la firma que figura en el acuse de recibo entregado a Bárcenas en 2010 cuando solicitó su ingreso en el PP tras abandonar el Senado. Sin embargo el asunto se complica, ya que Puentes afirma que no reconoce el documento donde está plasmada. La dirección del PP ha negado reiteradamente que Bárcenas, que ya estaba imputado en esas fechas por el caso Gürtel, se hubiese reincorporado al PP en 2010 y sostiene que las nóminas que se le pagaron hasta 2013 eran el pago diferido de la indemnización por su salida del partido cuatro años antes. Desde que las cuentas de Suiza salieron a la luz en 2013, el PP ha hecho todo lo posible por desvincularse del extesorero, pero tras estas nuevas revelaciones su versión de los hechos es cada vez más difícil de mantener. En octubre, Puentes constató ante el juez que fueron la gerente y el asesor jurídico del PP quienes le requirieron para hacer el acta notarial en la que afirma que no recibió la solicitud de admisión de Bárcenas. Ahora, el juez ha citado a ambos para declarar como testigos. Es un paso más para averiguar si el PP mintió o destruyó documentos para desligarse de su extesorero.